Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.radiodos.com.ar/a/11195

Atraparon al capo narco que habría mandado a asesinar a la abogada correntina en Paraguay

La abogada Laura Casuso, goyana que residía en Pedro Juan Caballero (Paraguay) y fue acribillada en una guerra entre mafias del narcotráfico. Habría sido una de las víctimas de Sergio de Arruda Quintiliano Netto, alias Minotauro, el líder narco que fue apresado ayer por la policía brasileña en Camboriú, mientras participaba de una fiesta con mujeres.

Según relatan medios paraguayos, Minotauro fue un cercano colaborador del entonces capo Jorge Rafaat Toumani, quien fue asesinado en 2016, en Pedro Juan Caballero.
El narco detenido ayer era un personaje secundario del hampa fronteriza hasta que decidió aprovechar la oportunidad de quedarse como el nuevo “patrón” cuando fueron encarcelados en Brasil Elton Leonel Rumich da Silva, alias Galán, y Jarvis Chimenes Pavão.

Con ese escenario, Minotauro empezó a matar a todos los tentáculos de Jarvis, como a la abogada de este, la argentina Laura Casuso. Después intentó eliminar al sobrino de aquel, Pedro Giménez da Luz, alias Pedrinho, y finalmente consiguió ultimar al tío de ese apresado capo, el político Francisco Chimenes, alias Chico.


Minotauro fue capturado ayer cuando estaba disfrutando de sus últimos días de vacaciones antes de tomar posesión de la frontera.

Sergio de Arruda fue arrestado cuando se encontraba en un departamento del complejo de lujo Marina Beach Towers del Balneario Camboriú, en el estado de Santa Catarina, Brasil, según publica hoy el Diario ABC Color.

La Policía Federal lo sorprendió cuando participaba de una fiesta con un grupo de mujeres, mientras que su pareja estaba descansado en otro departamento de lujo de la misma ciudad turística.

Minotauro era buscado por narcotráfico y por una serie de crímenes de los que se le acusa en su país, donde lo consideran el principal aliado del grupo criminal paulista Primer Comando da Capital (PCC).

En Paraguay, el capo brasileño sobornó a la Policía Nacional, que le suministró una cédula falsa a nombre de Celso Matos Espíndola, supuestamente nacido en 1982 y residente en Pedro Juan Caballero. Cuando dicha identidad fue descubierta, Minotauro simplemente volvió a pagar a la Policía Nacional, que le entregó entonces otro documento a nombre de Wenceslao Rojas, supuestamente nacido en 1967 y residente en Horqueta.

La burda maniobra quedó evidenciada debido a que el policía que le cambió la identidad a Minotauro ni siquiera borró de la ficha de Wenceslao Rojas la firma de Celso Matos Espíndola.

Para colmo, ambos nombres tienen el mismo número de cédula, 7.728.257, lo que quiere decir que los policías corruptos ni siquiera se tomaron la molestia de modificar estos datos.

 

Temas Relacionados

BrasilNarcotrafico