Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.radiodos.com.ar/a/22636
Informe especial desde el lugar

In situ: Barcaza varada en el Paraná continúa perdiendo combustible

Un cronista de La Dos navegó hasta la zona de Nueva Valencia, 20 minutos río abajo del puerto de Corrientes, para constatar lo que sería un escenario más que desalentador: manchas de un líquido viscoso y negro, fuerte olor a combustible y hasta un colchón empetrolado.

Un cronista de La Dos navegó hasta la zona de Nueva Valencia, 20 minutos río abajo del puerto de Corrientes, para constatar lo que sería un escenario más que desalentador: manchas de un líquido viscoso y negro, fuerte olor a combustible y hasta un colchón empetrolado.

Si bien la situación fue considerada grave desde un primer momento, estar en el lugar generó un impacto aún más sorprendente. La vieja barcaza abandonada que se encuentra varada en un banco de arena frente a Nueva Valencia, a pocos metros de la desembocadura del Riachuelo y a 20 minutos de navegación del puerto de Corrientes, continúa despidiendo un líquido negro y oleoso, similar al petróleo crudo.

Tras haber recibido imágenes aéreas de un largo cordón de fluido escurriendo desde la embarcación, La Dos fue hasta el lugar y constató con fotografías lo que sucede: el líquido en cuestión continúa saliendo y hay un olor a aceite muy fuerte. La densidad es tal que el cabo utilizado para anclar cerca de la barcaza terminó manchado de una sustancia negra y viscosa.

En el lugar se encontró un colchón, bolsas de residuos y tapas de las bodegas donde se encontraría alojado el líquido. A su vez, la cubierta de la barcaza está manchada casi en su totalidad por el agua que logró filtrarse y expulsar el fluido..

colchon manchado.jpg

Otro punto alarmante es que la parte hundida de la chata continúa cubriéndose de arena producto de la corriente, lo cual dificultaría aún más cualquier maniobra para extraerla del lugar.

Cabe recordar que hace un año la embarcación se encontraba semihundida de lado izquierdo de la Isla Noguera frente a Astilleros Corrientes y fue arrastrada por la corriente varios kilómetros.

Casi al mismo tiempo en que el cronista de La Dos se dirigía hacia el lugar, se conoció un informe de Prefectura Naval Argentina con fecha del 6 de junio en el que aseguran haber realizado “tareas de obturación definitiva de tubos de sondas, tapas y venteos de la Barcaza Tanque que días emanó restos de hidrocarburos en las aguas del Río Paraná”.

En el informe se detalla que “se procedió a verificar en el entorno de la estructura de la barcaza así como también zonas aledañas sin observarse restos oleosos en el agua”, análisis al menos extraño si se tiene en cuenta que el nivel del río no tuvo variaciones considerables en la última semana como para tener un diagnóstico diferente al de hoy.

Hace una semana el propio jefe de Prefectura Corrientes, Roberto Fabián Galvaliz, había afirmado en declaraciones a este medio que “se dispusieron barreras flotantes para que la gente no pueda acercarse”; sin embargo, las imágenes demuestran lo contrario. Tampoco hay en el lugar ningún tipo de señalización como ser boyas de peligro aislado, que tienen como función indicar la presencia de un objeto extraño en el agua.

NO ES LA ÚNICA BARCAZA ABANDONADA EN LA ZONA

En su recorrida náutica, el cronista de Radio Dos pudo constatar que hay al menos cinco barcazas más que se encuentran en la misma situación de abandono: 3 en la isla Noguera, donde anteriormente se encontraba la barcaza cisterna en cuestión, otra petrolera inmediatamente debajo del astillero, y una restante amarrada en la costa de la isla Palomera, frente a la zona del hundimiento en Nueva Valencia.