Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.radiodos.com.ar/a/22907

Feliz día del parto

Por Daniel Collinett  

La vida hiperconectada no sería vida si un día, de repente y como si nada, lo que conecta, se deja de conectar.

Si la energizante fuerza que nos moviliza a andar todo el tiempo enchufados y a dos veinte, sin razón aparente decide parar la moto. Moto que por cierto, también es eléctrica.

Como lo es la computadora. El ascensor, la cafetera, el portón y especialmente, el mejor amigo del hombre: el celular.

Pero hete aquí que un día la vida hiperconectada decidió tomarse el día. Y casi morimos de tristeza, desesperación, angustia. Como si nada, se apagó todo A los cuatro vientos, se oyeron puteadas. Se elaboraron teorías. Se produjo un despelote bárbaro. Y todo porque si bien últimamente se habla cada vez más de la necesidad de conectar con la naturaleza, dicha conexión parece que no incluye desconectarnos de un modo "natural".

El puntual hecho de este domingo poco feliz para Papis enchufados, nos mostró la peor cara de nuestra dependencia hacia cualquier tipo de aparatejo que se mueve por obra y gracia de la corriente que le llega.

Fue un parto. El apagón desesperó a muchos, enculó a otros y puso en alerta a los que sienten que por vivir en un "ispa" bananero, pueden perderse hasta las selfies que quisieran tomar.

A estos, este domingo que no era cualquier domingo, les llenó el marote de preguntas. Mientras tanto, en algun rincón de la galaxia obsoleta de nuestras vidas, se cagaban de risa de nosotros, los teléfonos a disco, las estufas a gas, los juegos de mesa, las radios a pilas, las velas, los fósforos, los soles de noche y hasta los papeles y lápices, que fuimos dejando porque ya no serbían.

¡La pucha que lo parió! ¡Si hubieran sido útiles en este día de descanso! Si los teníamos, capaz no la sufríamos taanto. ¡Benditos sean hoy más que nunca, los recuerdos presentes de aquellos que nos llenaban lo cotidiano, sin esta excesiva dependencia lumínica! Y que allí estaban siempre. Aún cuando no se escuchaba nada.

O en días en los que, por hache o por be, no se veía una goma.