Para ver esta nota en internet ingrese a: http://www.radiodos.com.ar/a/868
Por los despidos y medidas de ajuste en el sector

Diputado Jorge Romero solicita declaración de emergencia laboral para la industria textil de Corrientes

El diputado nacional Jorge Antonio Romero (PJ) presentó en la Cámara baja del Congreso de la Nación un proyecto para que se declare la emergencia laboral para el sector textil por un año. Tras analizar la situación los despidos y medidas de ajuste en las industrias textiles de Bella Vista, Monte Caseros y la Capital provincial, el legislador consideró que “Es necesario proteger las fuentes laborales, a las empresas locales y su capacidad productiva”.

Tras los despidos de Alpargatas en Bella Vista, el diputado nacional correntino presentó el proyecto en el que refiere a la  crítica situación que atraviesa el sector textil en Corrientes y consideró que corresponde a “la devaluación, apertura indiscriminada de las importaciones, caída del consumo interno, tarifazos, inflación, escaso acceso al crédito por altas tasas de interés”.

“Si no hay asistencia a las industrias y a los trabajadores; habrá cada vez más despidos y se agravará la conflictividad social en cada comunidad afectada y en la Provincia”, advirtió el legislador.

Al  respecto, afirmó que “lamentablemente debemos reiterar nuestra preocupación por la crisis que atraviesa el sector, esta vez con otros 60 operarios despedidos en la plata Alpargatas, en la ciudad de Bella Vista”.

“Es muy grave la situación que están atravesando los trabajadores textiles y sus familias en Corrientes”, inicia el proyecto presentado por  el diputado nacional Jorge Antonio Romero.

JorgeRomero.jpg

Seguidamente, se refirió a la problemática correntina y mencionó que “a despidos que se concretaron en Alpargatas de Bella Vista; se le sumaron en los últimos días suspensiones y vacaciones anticipadas en Textil Nordeste TN & Platex de la ciudad de Monte Caseros; operarios que ya venían cobrando sueldo y aguinaldo en cuotas.

También la emblemática textil Tipoití, de la Ciudad de Corrientes, anunció la reducción de horarios y jornadas de producción; lo que implica una pérdida de hasta el 25% de ingresos para los trabajadores. Se le suman los procesos preventivos de crisis que iniciaron otras PyMEs y empresas hilandera en la Provincia.

Jorge Antonio Romero advierte que “si no se revierten políticas como la apertura indiscriminada de las importaciones, tarifazos en los servicios; si no hay asistencia a las industrias y a los trabajadores; habrá cada vez más despidos y se agravará la conflictividad social en cada comunidad afectada y en la Provincia”.

La Asociación Obrera Textil estima que son más de 2.000 puestos de trabajos en riesgo en distintas empresas textiles de Corrientes. El excesivo aumento de los costos producto de la inflación y la devaluación; la apertura indiscriminada de las importaciones; los tarifazos en insumos como energía eléctrica y combustibles; la caída del consumo interno; escaso acceso al crédito por las altas tasas de interés, que superan el 65%; son factores que están afectando severamente a las industrias textiles.

Las empresas textiles de la región son mayoritariamente hilanderías que venden cerca del 80% de su producción en el mercado interno, que se sigue deprimiendo. En paralelo, por la apertura indiscriminada de las importaciones, están ingresan productos hasta un 50% más barato desde países asiáticos. Mientras que los productores de algodón, que venden su producto a valor dólar, prefieren exportar que proveer a las industrias locales. Por todas estas razones, el panorama para el sector es muy preocupante.

“Es necesario proteger las fuentes laborales, a las empresas locales y su capacidad productiva. Es difícil para las empresas producir en estas condiciones. Ante esta situación se incrementa la preocupación de los trabajadores que pueden perder ingresos y está en peligro la fuente laborar para esas familias”, señaló Jorge Antonio Romero.