Corrientes 23 °C
Min. 14 °CMax. 25 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/107420
INAUGURACIÓN DE SESIONES ORDINARIAS

Gustavo Valdés, en Asamblea Legislativa: "Los incendios nos van a costar carísimos"

El gobernador Gustavo Valdés inaugura el periodo ordinario de sesiones del presente año en la Legislatura Provincial. "Para mí no es una inauguración más, por las circunstancias que atraviesa la provincia y porque es la primera de mi segundo mandato como Gobernador", expresó. Seguí en vivo el discurso a través de todas nuestras plataformas
 

Al dirigirse a la Asamblea Legislativa durante la inauguración del periodo ordinario de sesiones, el mandatario provincial, hizo referencia a las diferentes crisis que le tocó enfrentar desde que su sector político asumió el gobierno en el 2001. Valdés sostuvo que fueron situaciones muy duras desde el inicio mismo, con crisis políticas sociales muy graves, hasta la actualidad con la pandemia desde hace dos años y ahora las consecuencias de cambio climático, que devino en una histórica sequia e incendios sin precedentes. No obstante puso de relieve que para todas estas contingencias la Provincia, tuvo herramientas para superarlas, con el acompañamiento de la comunidad que se ha logrado en estos 20 años, que devino en paz social y política , dejando atrás extensos años de conflictos, enfrentamientos, con intervenciones federales de por medio, todo ello merced al orden fiscal y la correcta administración de los recursos que permitió garantizar los servicios y cumplir con todas las demandas de los correntinos y fundamentalmente fortalecer las instituciones de la Provincia.  

"Hoy nos reunimos nuevamente para inaugurar el período de Sesiones Ordinarias 2022 de esta Honorable Legislatura de Corrientes.  

Para mí no es una inauguración más. Por las circunstancias que atraviesa la Provincia y también porque es la primera de mi segundo mandato como Gobernador. 

Por lo tanto, me gustaría describir la situación provincial y explicitar el rumbo que pretendo darle a esta nueva etapa. 

Vengo a solicitar la colaboración de todos ustedes para que a pesar de las dificultades, podamos lograr los objetivos que nos hemos propuesto y que votó el pueblo de Corrientes. 

En primer lugar, quiero agradecerles a los correntinos la confianza y cuando digo a los correntinos, me refiero a todo el pueblo: a los que nos votaron y a los que no nos votaron pero que volvieron a apostar por la democracia. 

Y aquí quiero detenerme un instante. Llevamos veinte años de funcionamiento ininterrumpido de las instituciones de gobierno que consagra nuestra Constitución Provincial, que fue una de las primeras y recientemente cumplió 200 años. 

No es un logro menor. Después de numerosas crisis, de incontables intervenciones federales, de interrupciones de ciclos democráticos, de alejamiento de los postulados que el federalismo exige, como la autodeterminación de las provincias para darnos nuestros propios gobiernos, entre todos, hemos encontrado la forma de funcionar para atender los problemas y resolverlos en el marco del sistema. 

Y no es porque hayan sido pocos los problemas, recordemos que este ciclo de normalidad institucional comenzó 10 días antes de la crisis del 2001, una crisis económica y política de grandes dimensiones.  

Tampoco es que haya sido la única. Hemos tenido otras crisis complejas como el "Tequila" del 2008, los picos inflacionarios, el crecimiento de la pobreza en todo el país, los cambios de gobiernos de un signo a otro… Los correntinos a nivel nacional hemos sido oposición y oficialismo alternadamente.  

Actualmente, estamos atravesando una pandemia inimaginable que se cobró la vida de muchos comprovincianos, y como si fuera poco, ahora sufrimos la seca más importante de los últimos 50 años y los devastadores incendios. Sin embargo, siempre seguimos caminando para adelante. 

La estabilidad, es un signo de madurez política, pero también el resultado de buenos gobiernos, de gestiones responsables.  

Si tuvimos paz política y paz social es porque durante 20 años nos ocupamos de los problemas de la gente. Y si pudimos hacerlo es porque:
—Tuvimos responsabilidad fiscal;  

—Porque no endeudamos a la provincia;  

—Porque pagamos siempre los salarios en tiempo y forma;  

—Porque protegimos el poder adquisitivo de los trabajadores activos y pasivos;  

—Porque creamos un fondo anticíclico, el Fondo de Desarrollo, Garantía y Sustentabilidad, para las épocas de vacas flacas;  

—Porque respetamos la independencia de poderes;  

—Porque dialogamos con todos;  

—Porque respetamos las autonomías municipales con independencia del signo político del intendente de turno;  

—Porque siempre intentamos establecer relaciones maduras y colaborativas con las fuerzas de la oposición y con los gobiernos nacionales. 

Celebremos entonces, porque hemos crecido como sociedad.  

Volvamos ahora a lo que les planteaba al principio. 

¿Cuáles son los compromisos que asumimos frente a la sociedad y qué vinimos a ratificar a esta Asamblea? 

¡Nosotros tenemos un plan! Lo elaboramos con una gran participación de la sociedad civil a través de 25 talleres virtuales, con más de 6000 participantes, realizados durante la Pandemia en un contexto de crisis sanitaria.  

Es el Plan Estratégico Participativo Corrientes2030. 

Un Norte, una guía y un compromiso que surge de nuestra Constitución Provincial. 

Tenemos también tres ejes que desde el primer día ordenan nuestra acción de gobierno, ustedes ya los conocen: 

Modernización, Desarrollo e Inclusión Social. 

Pero el compromiso, el verdadero compromiso ante la ciudadanía es mucho más importante y se puede resumir en una única frase: 

MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA DE TODOS LOS CORRENTINOS 

Ni más, ni menos. El desafío es que, dentro de cuatro años podamos decir que los correntinos vivimos mejor que cuando llegamos. 

La Declaración de Independencia de los Estados Unidos del 4 de julio de 1776 liderada por Thomas Jefferson, una referencia ineludible en la conformación de las constituciones modernas, hace particular hincapié en la búsqueda de la felicidad.  

Dice: 

"todos los hombres son creados iguales; el pueblo tiene el derecho a organizar sus poderes en la forma que a su juicio ofrecerá las mayores probabilidades de alcanzar su seguridad y felicidad". 

Yo creo que hoy en día en lugar de hablar de felicidad quizás sea más apropiado hablar de BIENESTAR o CALIDAD DE VIDA, ya que entendemos que la felicidad depende en gran medida de factores emocionales personalísimos. Pero el Bienestar y la Calidad de Vida se pueden mensurar más fácilmente para determinar el grado de eficacia de un gobierno. 

Como dije el año pasado, el nuestro es un gobierno provincial. No podemos decidir sobre cuestiones de vital importancia para la calidad de vida y el bienestar de los ciudadanos, que son resortes del gobierno nacional. 

—No podemos, por ejemplo, manejar la macroeconomía.  

—No podemos controlar la emisión monetaria. 

—No nos corresponde negociar con el Fondo Monetario Internacional y otros organismos crediticios. 

—No podemos decidir sobre las Reservas del Banco Central.  

—Tampoco sobre los Impuestos Nacionales o el tipo de cambio.  

—No establecemos los alineamientos internacionales. 

Es decir, no controlamos las variables macro que influyen en cuestiones que impactan fuertemente en la calidad de vida como son por ejemplo la inflación o los parámetros que definen el clima de negocios y por consiguiente la radicación de inversiones y la creación de fuentes de trabajo en la Argentina. 

Pero hay mucho que sí podemos hacer, debemos hacerlo y de hecho lo estamos haciendo: 

Podemos garantizar la seguridad jurídica en nuestra provincia respetando la independencia del Poder Judicial.  

—Podemos ofrecer números fiscales sólidos.  

—Una carga impositiva más que razonable.  

—Una provincia que a pesar de la crisis y la pandemia no se endeudó (los servicios del pago de la deuda del año 2021 representaron el 1,33% de los ingresos corrientes de la Provincia, muy inferiores al 15% que establece la regla de Responsabilidad Fiscal).  

—Una actitud receptiva hacia las necesidades que nos plantean los inversores. Podemos escucharlos y tratar de resolver las cosas que están a nuestro alcance.  

Puertos, caminos y parques industriales 

Pero al mismo tiempo debemos ofrecer una infraestructura que permita que los emprendimientos productivos se puedan desarrollar y así generar trabajo para los correntinos: 

—Rutas y caminos para trasladar personas y mercaderías. 

—Puertos para exportar. Estamos gestionando el financiamiento para los de la Capital y Lavalle. 

—Electricidad y gas para mover las máquinas, dándole especial atención al uso de energías renovables. El objetivo es que en 2025 podamos ampliar la participación actual de las energías renovables del 17% al 61%. 

—Internet de alta velocidad y comunicaciones confiables para conectarnos con el mundo desde cualquier lado. 

—Barrios para que vivan los trabajadores y sus familias con servicios adecuados. 

—Gestión integral de residuos urbanos en ciudades de más de 5.000 habitantes para cuidar el ambiente. 

—El Puente Monte Caseros/Bella Unión que fue iniciativa de esta legislatura hace casi 40 años y que estamos gestionando con el Presidente Lacalle Pou y el gobierno argentino. El Segundo Puente Corrientes/Resistencia y el que una Alvear e Itaquí. Tres obras que dependen del Gobierno Nacional, tan necesarias como demoradas, a las que vamos a ponerles toda la energía para impulsarlas. 

—Una red de parques industriales, que es el estándar que hoy exigen las empresas para radicarse en un entorno sustentable y eficiente.  

En ese sentido Corrientes ya cuenta con una red de parques provinciales y municipales en 16 localizaciones estratégicas con 2.400 hectáreas, para aprovechar todo el potencial de cada una de las regiones: logística en Paso de los Libres, madera en Santa Rosa, un parque portuario en Ituzaingó, etc. 

Pero no es solo infraestructura lo que debemos ofrecer, sino que también debemos formar recursos humanos de calidad, ciudadanos preparados, capacitados para asumir nuevos desafíos, con conocimientos técnicos y con formación en valores. 

Y debemos generar herramientas de promoción atractivas a través de incentivos fiscales y de créditos a tasas bajas o subsidiadas como hacemos a través del Banco de Corrientes. 

Trabajamos también en diversificar nuestra matriz productiva a partir de dos grandes ejes: incorporar nuevos productos a nuestra cartera tradicional compuesta de forestación, ganadería, arroz, cítricos, yerba mate y horticultura, e industrializar nuestra producción primaria incorporándole valor agregado. 

En estos años venimos impulsando, por ejemplo, la ampliación de las zonas de plantación de limones, pronto vamos a convertirnos en líderes nacionales del sector; también impulsamos la plantación de nuez pecán; de arándanos; de palta; creamos una empresa provincial para explotar el cultivo de cannabis con fines medicinales e industriales; la construcción de plantas de energía renovable en base a biomasa y células fotovoltaicas; invertimos fuertemente en el Iberá para desarrollar la industria del turismo y al mismo tiempo proteger nuestro patrimonio ambiental. 

Estamos empezando a ver resultados contundentes: 

Todos nuestros parques industriales están creciendo a gran ritmo. Algunos tuvieron que ampliar su superficie porque todos los días se radican nuevas empresas.  

Hace poco viajamos a Austria para visitar la casa matriz de la empresa que va a construir en Virasoro el mayor aserradero de la Argentina, con una inversión inicial de 110 millones de dólares. 

Algo fundamental en una provincia que tiene la mayor área forestada del país. 

Entre todos pusimos en marcha un círculo virtuoso: más producción no solamente significa más trabajo para los correntinos y menos necesidad de subsidiar a quienes no pueden vivir sin la ayuda del Estado, sino que también implica más empleo indirecto entre quienes brindan servicios (mecánicos, camioneros, ingenieros, programadores, abogados, contadores…) y también mayor recaudación fiscal que podemos reinvertir en más obras y mejores servicios. 

Permítanme compartir algunos indicadores que muestran claramente el rumbo por el que estamos transitando. 

Porque las palabras son palabras, pero los números son números: 

—Según el IERAF, Corrientes se sitúa en el tercer lugar del ranking nacional de indicadores de consumo que incluye cemento, patentamiento de automotores y motos, demanda eléctrica industrial, comercial y domiciliaria. 

—El trabajo registrado se incrementó un 2,4% en el sector privado, ubicando a Corrientes en el segundo lugar del NEA. 

—El aglomerado Corrientes está entre las tres ciudades con menor desocupación en el tercer trimestre del año pasado (son cifras nacionales). 

—Dentro de la región, Corrientes es la provincia que aportó mayor valor a las exportaciones con 278 millones de dólares, el 41,6% del total exportado por la región. Nuestras exportaciones registraron una suba interanual del 167,3%. 

—Somos también una de las jurisdicciones con menor presión fiscal del país. Y sin incrementar impuestos la recaudación creció un 73,44%, muy por encima de la inflación.

Pero no se trata solamente de logros en infraestructura y producción, también invertimos en la educación de nuestra gente. 

Este año, por decimotercer año consecutivo, las clases en Corrientes comenzarán en tiempo y forma.  

Hemos acordado con los gremios docentes un 56% de incremento al salario básico y otros beneficios. Nuestros docentes recibirán un aumento de bolsillo del 45%, por encima de las metas inflacionarias establecidas por el Poder Ejecutivo Nacional. 

También estaremos anunciando en estos días la recomposición salarial del resto de la administración pública, tanto para los activos como para los pasivos. 

El año pasado esta Legislatura aprobó la ley de titularización para el nivel secundario, un antiguo reclamo docente. Ahora podrán acceder para cubrir horas cátedras y primer grado del escalafón para garantizar su estabilidad. 

También construimos escuelas; incorporamos tecnología; seguimos desarrollando la red de educación terciaria y superior; y procuramos aprovechar todo el potencial de nuestras universidades con las que estrechamos vínculos para desarrollar proyectos conjuntos. 

Lo vimos en el principio de la Pandemia cuando trabajamos codo a codo con la UNNE para fabricar respiradores, alcohol en gel y desarrollar otros productos y servicios. 

Creamos Incluir Futuro, nuestro propio programa para complementar Conectar Igualdad y dotar de computadoras a nuestros estudiantes. Si algo quedó claro en la Pandemia es que la tecnología y la conectividad llegaron para quedarse en el proceso de enseñanza y aprendizaje. 

Y creamos también una plataforma digital propia, CorrientesPlay, que tiene un capítulo específico llamado EducaPlay para poner a disposición del proceso de enseñanza y aprendizaje contenidos específicos creados por docentes correntinos para docentes y estudiantes correntinos.  

Son contenidos sobre nuestra historia, geografía, sobre nuestra cultura y nuestras tradiciones, mitos y leyendas, temas que no están en los textos de estudio nacionales pero que queremos difundir para ponerlos en valor, para que no se pierdan, para que todos sepamos de dónde venimos, quiénes somos y podamos sentirnos orgullosos. 

Educación y trabajo, ese es el modelo de desarrollo que les proponemos a los correntinos, el que votaron y el que estamos llevando adelante. Y es también un modelo de desarrollo que podemos mostrarle al resto del país para que juntos podamos salir de la crisis y el estancamiento en el que estamos metidos. 

El país se hace trabajando. No hay milagros. 

Y les puedo asegurar que hay futuro. Hay un futuro mejor. Pero a ese futuro se llega superando adversidades.  

¡Nadie nos va a regalar nada!  

¡Nunca nadie nos regaló nada a los correntinos! Siempre fuimos nosotros los que le pusimos el hombro al país y estamos orgullosos de eso: desde San Martín a los héroes de Malvinas; desde los que nos quedamos a trabajar en nuestra provincia hasta los que se fueron al Gran Buenos Aires y a otros puntos del país a construir futuro; siempre los correntinos fuimos para adelante. Con inteligencia, con trabajo, con sacrificio, siempre empujamos para avanzar. 

Y debemos seguir haciéndolo unidos porque el futuro es responsabilidad de todos los argentinos.  

Cada vez que el Poder Ejecutivo Nacional es ejercido por un gobierno de distinto signo al nuestro, de una forma u otra Corrientes es discriminada: nos mandan menos recursos, nos destinan menos obras, nos esconden los servicios, nos mezquinan la ayuda. 

Les voy a dar un solo ejemplo: la actual fórmula utilizada para reconocer las regalías eléctricas de Yacyretá y Salto Grande, genera una diferencia con otras jurisdicciones. Corrientes cobra 30% menos, siendo que la ley no hace discriminaciones por tratarse de un mismo derecho. 

En 90 días construimos un Hospital de Campaña que nos permitió atender a todos y hoy podemos decir orgullosos que "en Corrientes a nadie le faltó una cama donde tratarse".  

Lo hicimos con el más moderno equipamiento y la más alta calidad profesional. Y el modelo que elegimos nos permitió que los otros hospitales y centros de salud pudieran seguir funcionando, porque sabíamos que las otras enfermedades no esperan.  

Y vacunamos eficientemente al ritmo que el gobierno nacional nos proveyó de vacunas. Más del 35% de nuestra población ya tiene tercera dosis. Y testeamos mucho, el doble que la media nacional. Y desarrollamos campañas de prevención y toma de conciencia. 

Fíjense también cuál fue el efecto de la vacunación y del aprendizaje de nuestros equipos de salud. En 2020, cuando no había vacunas, la tasa de letalidad fue del 2,1%. En 2021 bajó a casi la mitad, 1,2%. Y en lo que va del año es del 0,5%. 

Nuestra tasa de letalidad es mucho menor a la media nacional. Corrientes está entre las cinco provincias con menor tasa de muertes por COVID (1,6 veces menos que la media nacional). 

A pesar de ello, lamentamos todas y cada una de las muertes, nuestros esfuerzos siempre fueron para tratar de evitarlas. 

En este punto, no puedo ni quiero dejar de hacer un reconocimiento a los miles de correntinos que en plena pandemia pusieron el cuerpo arriesgando sus vidas para salvar otras vidas. 

Gracias a los médicos, enfermeras, kinesiólogos, psicólogos, camilleros, choferes de ambulancia, vacunadores, en fin, a todo el personal de salud. 

Pero gracias también a tanta otra gente que trabajó para que todos pudiéramos cuidarnos. Gracias a las fuerzas de seguridad, al personal municipal, a los recolectores de residuos, a los encargados de mantener en funcionamiento servicios públicos esenciales como la luz y el agua, gracias también a los empleados de farmacias, supermercados y bancos. 

Gracias a los docentes que sin la capacitación y los recursos tecnológicos necesarios, se hicieron cargo de la educación de los chicos: virtual cuando no pudo ser de otro modo y presencial en cuanto pudimos implementar la vuelta a clases segura y confiable.  

Son muchos los que cuando todos teníamos miedo, no había vacunas y no sabíamos qué iba a pasar, asumieron un compromiso e hicieron funcionar la provincia. 

Podemos decir que a pesar de los pesares Corrientes siguió funcionando: el 95% de nuestra actividad productiva se pudo llevar a cabo. Eso fue muy importante para nuestra economía y para la salud mental de nuestra gente. 

Hoy estamos atravesando una nueva crisis que se suma a la Pandemia: la sequía y los incendios.  

Sufrimos una fuerte sequía producto del cambio climático que muchos minimizan o se niegan a ver, lo que nos obliga a ser mucho más cuidadosos y no encender focos de incendio.  

Detrás de los incendios hay factores naturales pero también hay una cuota de irresponsabilidad que pone en riesgo vidas, patrimonios y años de trabajo. 

Desde el Gobierno Provincial implementamos un operativo especial de lucha contra el fuego y estamos creando un plan integral para el día después, con beneficios económicos para quienes han sido afectados, recursos para recuperar el Iberá y equipar a los 47 cuarteles de bomberos voluntarios.  

También, vamos a redefinir y fortalecer las acciones para la prevención y lucha contra los incendios forestales, creando 5 dotaciones especializadas equipadas con la más moderna tecnología en Ituzaingó, Virasoro, Santo Tomé, Santa Rosa y Paso de los Libres. 

Y volveremos a pedir que el Plan Nacional de Manejo del Fuego restituya la base de 6 aviones hidrantes de Cañada Quiroz. 

Pedimos y agradecemos toda la ayuda, venga de donde venga: del gobierno nacional, de las provincias solidarias, de otros países, de los bomberos voluntarios y brigadistas de todo el país, de los influencers como Santi Maratea, de los artistas, de las personas sensibles en general… 

¡Que nadie diga que no pedimos ayuda a tiempo porque no es cierto! 

Lo que pasó, pasó, lo importante es que ya estamos trabajando juntos para resolver los problemas. 

El Gobierno Nacional, a través de distintos programas, se comprometió a aportar fondos de ayuda financiera por más de 6.400 millones de pesos para compensar las pérdidas de los productores correntinos. 

Así es como quiere vernos la gente, trabajando codo a codo para resolver sus problemas, cerrando grietas, estrechando filas. 

Los incendios nos van a costar caros, carísimos. Todavía es prematuro arriesgar cifras. Trabajamos responsablemente para que el costo en vidas sea el mínimo posible. Pero se quemó el 11% de la superficie de la provincia. Pastizales, bosques naturales e implantados; destruyó alambrados, arrasó con flora y fauna nativa que con tanto esfuerzo estamos reintroduciendo (afectó aproximadamente el 20% del Iberá); cultivos de arroz y pasturas para ganadería. 

Perdimos también 400 kilómetros de tendidos eléctricos, con sus transformadores y otros equipos, que tendremos que reponer. 

Será un golpe sobre otros golpes, pero no vamos a bajar los brazos ni vamos a dejar solos a quienes se vieron afectados. 

Como ya anunciáramos, en el marco de la Emergencia Ígnea y Agropecuaria, eximimos del pago de obligaciones tributarias a los pequeños y medianos productores, con menos de 2.000 hectáreas, afectadas por la sequía o los incendios, lo que representa un alivio de 800 millones de pesos para los productores. 

Hemos anunciado también la distribución de aportes no reembolsables para productores agropecuarios afectados.

Cada pequeño productor recibirá hasta $300.000 no reembolsables y en el caso de los medianos, $500.000.

Presentamos una línea de crédito para pequeños productores de hasta $750.000 con un año de gracia, a tasa fija del 19% y a pagar en 84 meses.

En el caso de los medianos productores, la línea contempla créditos de hasta 3 millones con un año de gracia, una tasa fija del 19%, a pagar en 84 cuotas.

En tanto, para los productores más grandes se otorgarán hasta 15 millones de pesos, a tasa fija del 19%, con un año de gracia.

En total, el paquete representa 2.800 millones de pesos de recursos provinciales, que se suman a los 800 millones que la provincia dejará de percibir del campo correntino en concepto de impuestos y tasas. 

Habrá asistencia para todos nuestros productores, ya sean chicos, medianos o grandes. 

Esto confirma la importancia de haber creado un Fondo Anticíclico que hoy nos permite responder a las necesidades de la emergencia. 

Dado el impacto ambiental y el compromiso irrenunciable de esta gestión con la conservación y producción de naturaleza y el desarrollo del destino ecoturístico Iberá, creamos el Programa Renacer Iberá al cual destinamos 400 millones de pesos. 200 millones irán al Comité Iberá y 200 millones al Centro de Recuperación y Conservación de Especies Aguará. 

Lo hacemos con el objetivo de contribuir a la reconstrucción de la infraestructura, el desarrollo cultural y turístico, el reequipamiento, la capacitación y formación de recursos humanos, el fortalecimiento del equipamiento de lucha contra el fuego del Cuerpo de Guardaparques, el apoyo a las asociaciones de guías y la promoción y relanzamiento del destino turístico. 

Del mismo modo, los fondos permitirán la ampliación del recinto de recuperación de especies silvestres del Centro Aguará como así también el equipamiento para captura de animales y su recuperación previa a la reinserción. 

La situación me compromete a otro enorme agradecimiento y es a los bomberos correntinos y a los que vinieron desde otros puntos del país y de países hermanos a ayudarnos; a las fuerzas armadas; a los brigadistas; a los miembros de la sociedad civil que trabajan denodadamente como voluntarios para combatir los incendios. 

Podría mencionar a gobernadores de todos los signos políticos que se comunicaron para expresar su solidaridad y ofrecer ayuda, como Sergio Uñac de San Juan, Horacio Rodríguez Larreta de la Ciudad de Buenos Aires, Axel Kiciloff de la Provincia de Buenos Aires, Juan Schiaretti de Córdoba, Gerardo Morales de Jujuy, Gustavo Melella de Tierra del Fuego, Gustavo Sáenz de Salta, Raúl Jalil de Catamarca, Osvaldo Jaldo de Tucumán, Gerardo Zamora de Santiago del Estero, Jorge Capitanich del Chaco, Omar Gutiérrez de Neuquén y Gustavo Bordet de Entre Ríos, solo por mencionar algunos y mostrar que la solidaridad no tiene barreras partidarias. 

También lo hicieron autoridades de países vecinos como Bolivia y Uruguay. Nosotros les pedimos ayuda a todos y valoramos mucho a quienes lo están haciendo. 

¡En nombre de todos los correntinos, gracias por su compromiso y esfuerzo!