Corrientes 12 °C
Min. 11 °CMax. 16 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/108104
DAN EL VEREDICTO

"Si no reaccionaba así, yo era la muerta" dijo la mujer que mató a su ex para defenderse

El veredicto en el juicio que se le sigue a una mujer como acusada de asesinar a su expareja en 2018, y por quien su defensa pidió que sea absuelta ya que al momento del hecho era víctima de violencia de género, se dará a conocer mañana en los Tribunales de Lomas de Zamora.

La audiencia comenzará a las 12 en la sede judicial ubicada en la esquina de Camino Presidente Perón y Larroque, en el sur del conurbano, en donde se prevé que la imputada, Morelia Colque (21), de nacionalidad boliviana, declare ante el Tribunal Oral Criminal (TOC) 7 de Lomas de Zamora.

Voceros judiciales informaron a Télam que luego del testimonio de Colque, el TOC 7, presidido por Inés Moyano, dará a conocer el veredicto.

El debate oral en el que la joven es juzgada por el "homicidio agravado por el vínculo" de Brian Huanca (22) comenzó ayer con el pedido de absolución por parte del abogado Ernesto Flores, del Frente Popular Darío Santillán, una agrupación de la sociedad civil que acompaña a Colque junto a otras organizaciones.

El letrado además sugirió que el caso sea analizado con perspectiva de género, según relataron los voceros.

A su vez, en la primera jornada de debate declararon siete testigos, entre ellos la madre, el padre y la tía de Colque.

También declaró una amiga de la acusada que estaba con ella en el momento del hecho y la coordinadora del equipo de Salud Mental del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), Macarena Sabin Paz, mientras que los testigos de la parte del fallecido no se presentaron.

"El miércoles lo que más anhelo es que me escuchen, que sepan mirar más allá de mi historia. Más allá de lo que ocurrió el día del hecho. Quiero demostrar la clase de persona que soy, sabiendo que me van a dar un par de horas para hablar", dijo la acusada, que se encuentra con prisión domiciliaria, a la salida de la audiencia.

El episodio ocurrió en la noche del 31 de marzo de 2018, en una vivienda precaria ubicada en el barrio Tongui de Lomas de Zamora, que alquilaron Colque y Huanca hasta que se separaron y la joven quedó viviendo allí con la beba en común de ambos de dos meses.

Esa noche, Morelia dejó la beba al cuidado de sus suegros y salió con una amiga a festejar su cumpleaños, para luego regresar ambas a la casa.

En esas circunstancias, Huanca llegó a la vivienda y le pidió a la joven que le abriera para entrar, a lo cual la amiga le pidió que no lo hiciera porque tenía miedo.

El joven se fue, pero regresó unos 15 minutos después e ingresó a la propiedad por la parte posterior, y comenzó a discutir con Colque en la cocina, mientras la amiga se encontraba en una habitación.

De acuerdo con la declaración de Morelia, Huanca la tomó del cuello y de un brazo y en un forcejeo, sin lograr recordar cómo, clavó un objeto punzante en el tórax de su expareja.

"Se me acercó, me agarró de las manos, y yo quería soltarme. Me quiso agarrar el cuello y yo le pedía que me soltara. Con la otra mano estiré para un costado, para agarrar lo que sea para me dejara en paz. Fue un momento tan rápido. Estaba desesperada y acorralada. Agarré algo de la mesa y lo cambio de mano, y es ahí cuando lo quiero empujar y le clavé el cuchillo en el hombro", relató Colque.

Y remarcó: "Yo nunca me di cuenta de que era un cuchillo".

En tanto, según el testimonio de su amiga, escuchó los gritos provenientes de la cocina hasta que Huanca salió herido y le pidió que llamara a una ambulancia, tras lo cual el joven salió a la calle, se desplomó y finalmente falleció.

Tras el crimen de Huanca, la joven fue detenida por la Policía de inmediato y quedó alojada en una comisaría, para luego ser trasladada a una unidad carcelaria.

Finalmente, su defensa obtuvo el beneficio de la prisión domiciliaria para la joven, ya que se encontraba delicada de salud y alejada de su bebé, y gracias a su buena conducta se le permitió comenzar a trabajar y llevar a su hija al pediatra.

El relato del calvario

"Me rompía las cosas cuando se enojaba. Llegaba borracho y se enojaba, y me pegaba porque no había comida. Me pegaba con las latas en la cabeza. Me encajaba piñas por cualquier cosa. Con la fuerza que tenía me tiraba al piso. Para que no pidiera ayuda me ponía una almohada en la cara. Muchas veces la pasé muy mal. Me pudo haber pasado a mí, que yo muera", contó Morelia a Infobae.

La situación se agravó poco después del parto de su bebita cuando Huanca llegó una noche borracho y la violó. "Me soltó todos los puntos del parto y me abusó. Me dejó sangrando y eso fue el colmo", aseveró.

De acuerdo con la víctima, fue a la casa de sus suegros para avisarles y la mamá de Huanca le dijo que no lo denunciara, mientras que el papá la amenazó.

"Me acerqué a la comisaría pero no me animé por miedo. Preferí irme al médico para que me revisaran, porque me dejó sangrando", explicó la mujer, que en ese momento dio por terminada la relación, tres semanas antes de la muerte de Huanca.

"Lo único que quiero decir es que no soy una asesina. Quiero simplemente que me escuchen. Demostrar quién soy y lo que me pasó. Que sepan mi historia", remarcó.

"Si no reaccionaba así, yo era la que estaba muerta", se defendió.