Corrientes 12 °C
Min. 12 °CMax. 19 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/108838
Pesca ilegal en Corrientes

Depredadores atacan de noche a un gran cardumen de sábalos en el río Paraná

Una patrulla nocturna de Recursos Naturales atrapó a pescadores paraguayos en aguas argentinas con más de 200 metros de trasmallo. Luego controlaron una canoa que minutos antes había cortado sus redes dejando varios surubíes y dorados.

Hace varios meses un gran cardumen de sábalos instalado aguas abajo de Paso de la Patria es blanco de pescadores furtivos que no acatan las normativas vigentes en la provincia que prohiben el sacrificio de especies y la pesca en zona no habilitadas.

La zona en cuestión abarca desde Punta Santa Ana, en el kilómetro 20, hacia la costa chaqueña aguas arriba y en la misma dirección algunos kilómetros antes de Paso de la Patria. Se trata de un gran banco de arena conocido antiguamente como "el anteojo" que hoy alberga a cientos de sábalos. Se trata además de un áraea vedada para la pesca comercial por encontrarse fuera del perímetro de la veda extendida.

En la noche del miércoles una canoa con un tripulante que sería oriundos del Paraguay fue interceptada por inspectores de Recursos Naturales que realizaban un patrullaje nocturno con más de 200 metros de trasmallos en inmediaciones de la Isla Verde, frente a la Isla del Cerrito.

Tras ese operativo, una canoa con dos pescadores terminaron cortando sus redes al ver a los agentes. Horas más tarde, ya con la luz del día, una embarcación deportiva las encontró con varios dorados y surubíes vivos y muertos.

El mallón cortado fue hallado de lado correntino en la mañana del jueves por pescadores deportivos. En el lugar se hizo presente una patrulla de Prefectura que secuestró el instrumento ilegal de pesca.

Sin embargo y a pesar de la presencia de Recursos Naturales y Prefectura Naval Argentina, la depredación continúa día y noche por parte de pescadores que ignoran las normativos y muchos otros las conocen y desobedecen para comercializar pescado. 

A esto se les suman los campamentos de malloneros en la Isla Guáscara, siempre atentos para lanzar sus redes en el fino límite permitodo para la pesca comercial.