Corrientes  
Min. 8 °CMax. 16 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/109572
Carlos Bramante

Autor

MIRADA DE ANÁLISIS

Obras sociales: ¿protección o carga para los trabajadores?

El cobro de plus es una práctica generalizada. No es un problema atribuible a los profesionales ni a los centros de salud que, junto a los afiliados, son víctimas de un sistema que no funciona.

Para acceder a la salud se necesita pagar diversos montos de dinero por una consulta o un estudio médico. Pueden costar hasta un 10% del sueldo promedio de un trabajador público o privado. Sin olvidar que, de acuerdo a la patología, podrían requerirse varias "visitas" al profesional.

El afiliado no comprende por qué tiene que abonar adicionalmente sumas que multiplican lo descontado mensualmente de sus haberes en concepto de obra social. Una realidad que alcanza a trabajadores del sector público y privado.

Tampoco entiende por qué después de acumular años de aportes para garantizarse un futuro saludable necesita realizar trámites engorrosos en laberínticas oficinas y con funcionarios carentes de amabilidad. Son parecidos a los "palos en la rueda" de los que se queja la dirigencia política.

Esa situación lleva a reducir los medicamentos o a desistir de los tratamientos recomendados. Nadie quiere sospechar que se trata del objetivo oculto de quienes administran las obras sociales en Argentina.

Una dificultad recurrente para enfermos y familiares es la ausencia de medicamentos prescriptos en el vademécum de su obra social. Además, en los últimos meses se sumó el inconveniente de que algunas de ellas no tienen convenio con todos los laboratorios. Estas modificaciones no se informan a los médicos y obliga al afiliado a regresar en búsqueda del recetario apropiado para adquirir su medicación.

También aparece el obstáculo en quienes necesitan autorización para una prestación ordenada por el médico pero modificada por la obra social. Sucede con pacientes que tiene que trasladarse a otro lugar o requieren una prótesis durante una intervención quirúrgica.

En determinados casos, el ejemplo del transporte, representa un riesgo para la conclusión exitosa del tratamiento, e incluso, un peligro para la vida. En muchos de ellos, se trata de un sacrificio de meses o años y podría malograrse por un "ahorro" de la obra social. Llamativamente, son medidas adoptadas por auditorias conformadas por profesionales de la salud. Más allá de las diferencias de enciclopedias que dividen a los médicos, se desconoce si es atribuible estrictamente a criterios sanitarios o a criterios matemáticos.

El plus se convirtió en un nuevo gasto para las familias con acceso a una obra social. La erogación es similar o superior al descuento mensual en los haberes del trabajador. El mal funcionamiento de las obras sociales es un problema de larga data agravado en el último tiempo.

Los motivos pueden ser varios. Definitivamente, no existe un sistema de salud universal en nuestro país. El acceso a la medicina de calidad depende de los ingresos de la persona o de los engorrosos trámites judiciales que obliguen a garantizarla. El enfermo que no reúna esos requisitos podría empeorar su cuadro clínico o, peor aún, perder la vida.

Los gobiernos de todo el país deben rediscutir el sistema de obras sociales. Tienen que explicarle a los afiliados porqué pagan cápitas bajísimas a los prestadores. Posiblemente ,sea necesario volver a calcular el aporte del trabajador para mejorar los ingresos de las obras sociales. Y los bolsillos actuales no están preparados para absorber grandes sumas de dinero extra, ya que los salarios apenas cubren el costo de vida.