Corrientes 8 °C
Min. 8 °CMax. 16 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/112633
Marcela Tomasella

Autor

DELITO EN ALZA

Alerta grooming

Las cuestiones de explotación sexual infantil virtual se incrementaron durante la pandemia. Hay herramientas para evitarlas.

Considerado como uno de los delitos de mayor crecimiento durante la pandemia, el término grooming es un anglicismo que se traduce en "conductas de acercamiento".

Es definido como el acoso a niños, niñas y adolescentes, generalmente, por parte de adultos y a través de medios digitales, con fines sexuales. Enganche, fidelización, seducción y acoso sexual son las diferentes etapas que recorre este proceso orquestado por el acosador.

Dos maneras de prevenir
Hay dos formas de hacer prevención. Por un lado, la "primaria" que remite a las acciones tendientes a evitar el delito.

Por el otro, la "secundaria" que se pone en marcha ante un caso de grooming y consiste en implementar medidas (acompañamiento, contención) dirigidas a detener o retrasar el progreso de la crisis que ya está vivenciando la víctima.

Twitter es una plataforma digital entendida como un servicio público, abierto y conversacional donde las personas se mantienen conectadas e informadas mediante el intercambio de mensajes de hasta 280 caracteres.

Si bien es un espacio participativo donde se pueden expresar opiniones diversas, no se toleran comportamientos que utilicen el acoso, la intimidación ni el miedo para silenciar la voz de otras personas.

Las reglas de Twitter son lineamientos importantes para saber qué está permitido y qué no en la plataforma. El objetivo es garantizar que todas las personas puedan participar de manera libre y segura. Las hay de seguridad, de privacidad y de autenticidad. Las cuestiones de explotación sexual infantil entran dentro del primer grupo.

Twitter presenta una política de tolerancia cero hacia la explotación sexual infantil. Para cuentas que pretendan compartir este tipo de información, la sanción es una suspensión permanente porque no tiene razón de estar en la plataforma. Tenemos formularios para reportar cualquier tipo de contenido que sea contrario a estas reglas.

Otra forma de protección es que al momento de twittear se puede configurar que no aparezca la ubicación geográfica del lugar en que están twitteando. Recomendamos dar de alta la autenticación de dos fases, un mecanismo de identificación para que nadie pueda acceder a su cuenta aún obteniendo la contraseña (es útil porque con la pandemia aumentaron los hackeos de cuentas).

 
Diez claves para prevenir el Grooming
1. Apostar a la educación digital como principal herramienta de prevención y detección temprana de posibles situaciones o conductas de riesgo.

2. Mantenerse seguro en línea. Informarnos sobre riesgos y cuidados en Internet.

3. Ejercitar el diálogo, la educación y la comunicación en las familias y distintos sectores de las comunidades. Educar sin invadir o prohibir (recordemos que lo que se prohibe puede buscarse de otra manera y con otros recursos que no siempre son seguros).

4. Contar con información clara, concreta y adecuada en función del desarrollo integral de cada adolescente. Dialogar generando vínculos de confianza para que puedan compartir sus emociones, preocupaciones e inquietudes.

5. Dialogar con los y las adolescentes para estar al tanto de cómo utilizan las tecnologías: qué saben concretamente y qué conocimientos permanecen aún en construcción respecto al manejo de dispositivos y aplicaciones.

6. Comentarles que es importante no compartir información personal o datos sensibles (como por ejemplo: nombre del colegio al que asisten, dirección del hogar, rutinas cotidianas personales o de la familia, lugar en el que se encuentran o que suelen frecuentar, número de teléfono, etc.).

7. Advertir sobre los peligros que puede ocasionar interactuar en sus redes con personas que no conozcan.

8. Compartir momentos de lectura sobre las políticas de privacidad que contienen las aplicaciones y plataformas.

9. Reforzar la noción de la importancia en pedir ayuda ante la más mínima amenaza o peligro que surja en Internet.

10. Acompañarlos en su vida digital es estar presente en su vida real: saber a quiénes siguen y admiran nuestros adolescentes en Internet. Si conocemos a sus amigos en la vida real, sus referentes, que valores pregonan.