Corrientes 13 °C
Min. 11 °CMax. 19 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/113183
Carlos Bramante

Autor

REFORMA ELECTORAL

Un debate tardío en el país y ¿frenado en Corrientes?

La semana pasada el Congreso dio inicio al debate para incorporar la Boleta Única de Papel en las elecciones nacionales de 2023.

La semana pasada el Congreso dio inicio al debate para incorporar la Boleta Única de Papel en las elecciones nacionales de 2023. Comenzó forzado porque la oposición necesitó reunir una mayoría circunstancial ante la negativa del oficialista Frente de Todos.

Esa realidad nacional la podemos transpolar a Corrientes. Aquí hace más de una década, diferentes sectores sostienen la necesidad de reformar el régimen electoral para garantizar transparencia y sencillez en cada acto eleccionario provincial. Hasta ahora, sólo se escucharon buenas intenciones. Incluso es llamativo que hoy muchos opinan sobre las modificaciones a nivel federal pero no ponen el mismo énfasis cuando se trata de cambios similares en su terruño.

Para demostrar la necesidad de una reforma electoral sólo hay que recordar el "récord" de boletas en los cuartos oscuros. Un "desparramo" de papeletas que aporta a la confusión ciudadana pero termina confluyendo en dos coaliciones políticas que se disputan el poder hace veinte años.

Los compromisos de cambio parecen enfáticos cuando se pronuncian mediáticamente los dirigentes al finalizar cada domingo electoral de los últimos diez años. La realidad demuestra que los discursos quedan borrados por la inacción para avanzar en las reformas y sólo se hacen declaraciones forzadas por las circunstancias.

No quedan dudas que se trata de debates que requieren acuerdos a partir de un dialogo profundo entre todos los sectores políticos y sociales de la provincia. Una instancia que ni siquiera comenzó y los políticos demuestran poco interés en darle impulso.

El comportamiento conservador que nos atribuyen a los correntinos afectaría con más intensidad a la dirigencia política. Así se muestran frente a propuestas de cambios para transparentar y facilitar el régimen electoral en favor de los votantes y no de la conveniencia partidaria. Los proyectos de Paridad de Género y Voto Joven son claros ejemplos del "conservadurismo" electoral en la provincia.

Cuando la bancada oficialista es dueña de la mayoría legislativa debe ser el "motor" de las iniciativas, independientemente de la autoría de las mismas. De lo contrario, termina siendo un obstáculo y/o protectora de un status quo que sólo beneficia sectorialmente y no a la población en general.

La abundancia de boletas en los cuartos oscuros podría darnos el título de la "democracia perfecta" dentro y fuera del país. De todas formas, será difícil llegar al podio porque sólo es una "ilusión óptica" generada por la llamativa multiplicación de partidos políticos.

El párrafo anterior podría ser consecuencia de la mezquina vida interna partidaria. Termina provocando el desmembramiento de los partidos tradicionales con dirigentes creando nuevas agrupaciones. Sin dejar de mencionar que los noveles partidos tampoco son ejemplo de práctica democrática a la hora de elegir autoridades o candidatos.

Las elecciones internas son casi inexistentes en Corrientes. Quizás sea la explicación sobre el rechazo compartido por la mayoría dirigente a la implementación de elecciones primarias como rige a nivel federal.

Recordemos que las voces más enérgicas para anular las PASO se escucharon en Corrientes. Fue la única vez que la dirigencia argumentó el costo económico para las arcas del Estado "olvidando" el viejo reclamo social sobre el gasto político provocado por las superpobladas oficinas gubernamentales.

En la conclusión de la presente columna es necesario insistir que el debate de las iniciativas para producir cambios favorables a la sociedad debe ser promovido o acompañado por el oficialismo gobernante. Más aún, cuando los dos tercios de la legislatura pertenecen a la colisión de gobierno.

Sólo así podrán anular las sospechas de convertir en "escribanía" del Poder Ejecutivo al Palacio Legislativo provincial. O, peor aún, que "la dictadura" de los números frene el avance de iniciativas legislativas volcándolas al archivo. Cabe recordarle a la dirigencia política correntina que no es tiempo de intenciones perpetuas sino de acciones inmediatas.