Corrientes 17 °C
Min. 12 °CMax. 21 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/113475
VIDEO

Ana Rosenfeld renunció a LAM: "Realmente me voy triste"

La mediática abogada tuvo un corto y convulsionado paso como panelista por el programa conducido por Ángel de Brito y este miércoles anunció que no piensa seguir en el ciclo


Tras varias idas y vueltas, discusiones con sus compañeras y de haberse ausentado varias semanas del programa, la mediática abogada Ana Rosenfeld anunció este miércoles que abandona su puesto de panelista en LAM.

"Le quiero agradecer fundamentalmente a Ángel [De Brito]. Cuando me convocó en el mes de febrero me dijo: ‘Ana, te animás a estar con nosotros en un programa como LAM’. Para mí era muy fuerte, pero cuando me enteré del horario, eso me motivó a aceptar la propuesta. Creía que cuanto más tarde llegara a mi casa, mejor me iba a sentir, por cosas que saben que viví el año pasado y que sigo viviendo", comenzó explicando la letrada en su despedida, en referencia a su reciente estado de viudez.

Y agregó: "Pero tengo demasiadas cosas que hacer en mi trabajo profesional que me obligan a faltar; la semana pasada falté dos días, esta semana faltaría el viernes porque me tengo que ir otra vez de viaje... Todas las semanas tengo que estar en las provincias, no solamente porque tengo conferencias y cursos que dar, sino también divorcios que atender".

"Entonces, me parecía realmente mal que ustedes estuvieran poniendo una reemplazante todo el tiempo, porque me parece desprolijo. Sé que formamos un equipo diferente, porque somos todas distintas, pero yo me siento cómoda porque cada una tiene su rol, cada una ocupa su lugar, cada una sabe exactamente qué es lo que aporta y qué es lo que no aporta al programa", continuó, ante la atenta mirada del conductor y de sus compañeras, Nazarena Vélez, Andrea Taboada, Pía Shaw y Estefi Berardi. Yanina Latorre recién en ese momento despegó sus ojos de la pantalla de su celular.

"Yo, desde lo jurídico y desde la experiencia en mi profesión, aporte mucho", aseguró. "Realmente me voy triste, porque es un hermoso equipo de gente, es un equipo lindo de profesionales y Ángel es un divino", finalizó. De Brito, entonces, aprovechó para preguntarle en qué medida afectó su decisión la aparición en los medios de un grupo de exclientas de la abogada, asegurando que fueron estafadas por ella. "¡No! Para nada, todo lo contrario... Estas mujeres ya venían estando (sic) pero hasta ese momento no les dieron la repercusión... Además, no me dieron a mí el derecho a réplica, que es lo que me están pidiendo estas mujeres, hostigándome todo el tiempo (...) Para nada tuvieron que ver con mi decisión. Además, siento que soy un gran aporte. Debiera haber muchas veces abogados convocados".

Con respecto a sus discusiones con Latorre, Rosenfeld, expresó: "Obviamente fueron sorpresivas para mí, porque hasta el día anterior a esa discusión cúlmine teníamos una excelente relación". Latorre no estuvo de acuerdo con su apreciación e indicó: "No fueron sorpresivas. Nos llevamos mal mediáticamente toda la vida".

"Lo que pasa es que Yanina quería que yo al aire no fuera políticamente correcta con mis clientas. Cada vez que yo hablaba de una de ellas, sea Victoria Vanucci, Luciana Salazar, Wanda Nara, Karina Jelinek... De alguna manera, todos los casos que pasaron por mi trabajo profesional, quería que no las avalara [SIC]. Y, sin embargo, las avalo; algunas son amigas y otras clientas", expresó, pero su compañera seguía sin estar de acuerdo y una vez más se enfrascaron en una discusión poco conducente.

"Cuarentamil veces me invitaste a tomar un café para amigarnos y yo no quiero hablar más; es una relación que no va", aseguró la esposa de Diego Latorre. "Si estamos haciendo una polémica de si me voy por ella, no, no me voy por ella. Sepan que no. Y que si yo la tengo que volver a encontrar a la señora Yanina Latorre en otro lugar, no va a ser dicho públicamente", cerró la abogada, con cierto misterio.

La incorporación de Roselfeld a LAM en su nueva etapa en América fue una de las sorpresas televisivas en un año sin demasiadas propuestas ni ideas. Desde el comienzo, la letrada intentó encontrar su lugar en un programa en el que históricamente los chimentos compiten a la par con las impresiones, las discusiones y los egos de las panelistas. Una de ellas, Latorre, comenzó cuestionando las participaciones de su nueva compañera y terminó convirtiéndola en su nueva "enemiga íntima" dentro del panel.

Incómoda, la letrada buscó mantenerse en su postura de no opinar sobre ciertos temas y solo aportar su sapiencia en los casos que lo ameritaban, pero a pocos meses de su debut como panelista, estalló un escándalo en las redes que la tuvo como protagonista: algunas de sus clientas la acusaban de haberlas estafado. A pesar de ser una figura del canal, en A la tarde y en Intrusos se hicieron eco de las denuncias mediáticas, un hecho que a la abogada no le habría caído para nada bien.

Temas en esta nota

Ana RosenfeldLAM