Corrientes 32 °C
Min. 24 °CMax. 37 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/120082
Quita de subsidios a tarifas

La secretaria de Energía dijo que los aumentos son "razonables", aunque algunos usuarios pagaran hasta el triple

Para Flavia Royón, "no hay aumento de tarifas", sino "incrementos razonables".

Luego que el Gobierno confirmara el nuevo cuadro tarifario para los servicios de gas, energía y agua con aumentos que llegan hasta el triple del valor actual, la nueva secretaria de Energía, Flavia Royón, afirmó que el incremento lleva las tarifas a precios "razonables".

Para Royón, "al margen de la coyuntura internacional", resultaba "necesario ir hacia un sistema de subsidios de energía mucho más justo", y adelantó que la semana próxima se publicarán los topes de consumo subsidiados del gas, al igual de lo que se realizó con la energía eléctrica.

Según precisó Clarín, las boletas de luz, gas y agua tendrán subas de entre 50% y 140% en los próximos meses. Es consecuencia de la "segmentación", un sistema decidido por el Poder Ejecutivo que preservará los subsidios a las tarifas de los servicios públicos a segmentos de menores ingresos, los recortará para sectores medios y los removerá para hogares que ganen más de $ 250.000 mensuales.

Los comercios y empresas también afrontarán aumentos en los servicios públicos y, en el caso del agua, más de 300.000 comercios, industrias o clientes que tengan una actividad económica verán escalar sus facturas en un 250% hasta marzo de 2023. 

"Teníamos que caminar hacia un sistema de subsidios de energía mucho más justo donde si hay un subsidio sea al que realmente lo necesita", afirmó Royón este viernes en diálogo con América TV.

En este sentido, la funcionaria sostuvo que había "un esquema donde el subsidio era para todos y hoy pasamos a un registro voluntario", indicó la funcionaria, quien al mismo tiempo consideró que, aun a pesar del incremento, se tratan de tarifas "razonables".

"Estos aumentos van debajo del índice de coeficiente salarial; son aumentos razonables y que hoy se necesitan para acomodar un poco y llevar orden fiscal", añadió en declaraciones a radio La Red.

"El subsidio era indiscriminado a todas las familias. Hay que ver cómo uno define el tarifazo. En mi opinión debíamos repensar el esquema a tarifas más justas y los aumentos en promedio dependen de lo que uno consuma, va entre 200 pesos y 550 pesos. Son razonables", sostuvo.

Y agregó: "Lo que uno destina de sus salarios al pago de servicios de energía es menor que en otros lugares e inclusive menor al 2019 cuando se destinaba el 5,4% de los salarios".


En relación con el gas, y al igual que con el tope de 550 kWh en provincias del norte sin acceso al gas natural, Royón recalcó que se tuvo en cuenta la "variabilidad y dispersión" y que no se puede "tener la misma consideración con una persona del sur".

En ese sentido, adelantó que la próxima semana se van a publicar "y se actualizarán mensualmente- los topes mensuales de consumo subsidiado de gas" de acuerdo a la categoría y la distribuidora.

Además, precisó que ese tope aplicará, al contrario de la electricidad, para usuarios de todos los ingresos.

En el caso del gas, es un aumento del 100%. Los clientes con consumo promedio -97 metros cúbicos mensuales- pasarán de una boleta de $ 1.650 (en junio) a una de $ 3.100 en enero, según detalló Federico Bernal, subsecretario de Hidrocarburos.

Los hogares que conservarán una parte del subsidio pasarán de una factura de gas de $ 1.650 a una de $ 2.146 en enero de 2023.

El impacto en las expensas
Royón ratificó que la quita de subsidios a los servicios también afectará a los consorcios, pero intentó relativizar el impacto que tendrá sobre las expensas. 

La funcionaria indicó que, tras una consulta realizada este jueves con las distribuidoras, "el peso de la energía sobre las expensas en general es del 5% o menos sobre las expensas", y que el aumento "no va a disparar el valor" de las mismas pese a que, en general, entran dentro de la categoría donde se retirarán los mismos.

Según precisó Clarín, los consorcios que se encuentran anotados como usuarios generales perderán subsidios, mientras que los registrados como consorcios residenciales, los mantendrán.

Por ejemplo, un PH con siete unidades, anotado como residencial, los mantendrá, pero un complejo de 100 unidades -anotado cómo general- no los tendrá mas.

Las clínicas privadas, perderán subsidios, según fuentes oficiales. En cambio, todavía no está definida la situación de clubes de barrio y merenderos escolares en luz y gas.