Corrientes 27 °C
Min. 22 °CMax. 31 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/128539
Agustin Benchetrit

Autor

OPINION

El fuego y la pandemia son dos armas letales para un mismo año

¿En qué sociedad nos estamos convirtiendo? Es evidente que llega enero y la ciudad por momentos está fijada en chamamé y carnaval.     No tratemos de ocultar esta verdad, sepamos entender que a menos de un año hemos vivido una crisis ambiental, donde los incendios devoraron gran parte de la provincia, sin mencionar el Iberá. Pero recién con esta tragedia involuntaria de la naturaleza logramos entender por completo el rol de los bomberos, muchos de ellos voluntarios pero la gran mayoría abandonados por la población.

Hoy la ciudad nos muestra una misma historia, diferente contexto, y distintos actores. Esta nueva escena del "ojo crítico" busca fomentar la importancia de los luchadores del COVID 19, que actualmente se encuentran reclamando por mejoras salariales, avances en refacciones edilicias y elementos para trabajar correctamente como ser indumentaria e insumos. 

Entonces tratemos de levantar la moral del profesional de la salud pública. En primer lugar, dando gracias a aquellas personas que supieron ocupar la primera línea del combate contra el virus en tiempos de pandemia. Y, en segundo lugar, seamos críticos con nuestros representantes políticos.

Puedo asegurar que en tiempos de pandemia no distingo quien es héroe y quien no, la verdad no lo sé. Lo que si sé es que algunas personas se han jugado la vida cumpliendo con sus obligaciones: médicos, enfermeros, kinesiólogos, bioquímicos, psicólogos, obstetras, trabajadores sociales, chofer de ambulancia, etc. 

Hay una verdad escondida en esta problemática social. Desde una perspectiva logramos valorar el trabajo del bombero y del trabajador de la salud pública, lo aplaudimos cuando fue necesario, los abrazamos cuando necesitaban afecto, compartimos sus reclamos por redes sociales cuando mayormente necesitaban insumos necesarios para desarrollar con éxito su labor. Pero con certeza se refleja una triste situación… el total abandono que tiene el correntino a personas indispensable en nuestra población.

Mi actitud con escribir esta "crónica de un sueldo anunciado" no es generar un conflicto entre diversos partidos políticos, tampoco es generalizar y que alguien se sienta ofendido. Más bien es pensar y reconocer con sinceridad que el problema por una parte consiste en uno mismo, en esperar que exista un responsable en solucionar los problemas sociales, para luego lograr valorizar el trabajo y tomarlo con el respeto que se mereció ayer, hoy y mañana.

Por otra parte, sería conveniente que apoyemos las causas emergentes, buscando una mayor comunicación de dialogo entre funcionarios y trabajadores de la salud. De esta manera, lograremos conformar de manera exitosa y democrática ambas partes, con el fin de que el personal de la salud pública pueda ser reconocido y logre estar conforme, tanto en el plano salarial, como también tener las herramientas necesarias para un buen desempeño laboral.

El fuego y la pandemia son dos armas letales para un mismo año. Valoremos lo indispensable: el respeto pasa en primer lugar por aprender a colocarnos en los zapatos de las otras personas. 

Temas en esta nota

saludPandemiaFuego