Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/1585
Polémica

Sobreseyeron a un hombre que mató a un presunto ladrón en Paso de los Libres

En el caso de un “ve­ci­no jus­ti­cie­ro” que dis­pa­ró con­tra un de­lin­cuen­te que es­ta­ba den­tro de su propiedad y lo ma­tó, en un hecho ocurrido en agosto de 2017 en Paso de los Libres, una Cá­ma­ra de Ape­la­cio­nes so­bre­se­yó al atacante y re­gre­só la cau­sa al Juz­ga­do de ori­gen, con la acusación directa solo por la tenencia de arma de guerra

Se en­vió la cau­sa al juz­ga­do de ori­gen, en Pa­so de los Li­bres, pa­ra ajus­tar la ca­li­fi­ca­ción le­gal del de­li­to so­la­men­te ba­jo la ca­rá­tu­la de de “te­nen­cia de ar­ma de gue­rra sin de­bi­da au­to­ri­za­ción le­gal”.

En agos­to del año pa­sa­do un hom­bre en­con­tró en su do­mi­ci­lio de Pa­so de los Li­bres a dos jó­ve­nes que in­ten­ta­ban ro­bar su au­to. El he­cho ocu­rrió en la ma­dru­ga­da y el due­ño de ca­sa, Adol­fo Ve­nan­cio, de 43 años ma­tó de un dis­pa­ro a uno de ellos, de 17.

camara apelaciones mercedes.jpg


Los ma­gis­tra­dos Car­los An­to­nio Mar­tí­nez, En­ri­que Eduar­do De­ni­ri y Jor­ge Al­ber­to Es­per re­cha­za­ron el re­cur­so y lo so­bre­se­ye­ron en or­den al he­cho en que re­sul­ta­ra víc­ti­ma el jo­ven, por ha­ber si­do cometido en le­gí­ti­ma de­fen­sa pri­vi­le­gia­da.

En un pri­mer mo­men­to, una Re­so­lu­ción dis­pu­so el pro­ce­sa­mien­to del “ve­ci­no jus­ti­cie­ro” por en­ten­der que hu­bo ex­ce­so en la le­gí­ti­ma de­fen­sa en el de­li­to de ho­mi­ci­dio agra­va­do por la uti­li­za­ción de ar­ma de fue­go. La Fis­ca­lía de Ins­truc­ción Nº2 pre­sen­tó un re­cur­so de ape­la­ción por­que en­ten­dió que el pro­ce­sa­do no ha­bía ac­tua­do en le­gí­ti­ma de­fen­sa y pre­ten­día la im­pu­ta­ción del de­li­to de Ho­mi­ci­dio

Sim­ple agra­va­do por la uti­li­za­ción de ar­ma de fue­go. La cau­sa fi­nal­men­te lle­gó a la Cá­ma­ra de Apelacio­nes en lo Cri­mi­nal de Mer­ce­des que emi­tió el dic­ta­men.

El ar­tí­cu­lo res­pec­to a “le­gí­ti­ma de­fen­sa pri­vi­le­gia­da” dis­po­ne que “se en­ten­de­rá que con­cu­rren es­tas cir­cuns­tan­cias res­pec­to de aquél que du­ran­te la no­che re­cha­za­re el es­ca­la­mien­to o frac­tu­ra de los cer­ca­dos, pa­re­des o en­tra­das de su ca­sa, o de­par­ta­men­to ha­bi­ta­do o de sus de­pen­den­cias, cualquiera sea el da­ño oca­sio­na­do al agre­sor…” Pa­ra los ca­ma­ris­tas las cir­cuns­tan­cias de la cau­sa acre­di­ta­das ha­cí­an que el mis­mo fue­ra apli­ca­ble.

La doc­tri­na en­tien­de que el pri­vi­le­gio só­lo se re­fie­re a la “ne­ce­si­dad ra­cio­nal” del ac­to de­fen­si­vo.
“Es de­cir que pa­ra la ley pe­nal hay una pre­sun­ción que la con­duc­ta lle­va­da a ca­bo por el agre­di­do, cual­quie­ra sea el da­ño que cau­se al agre­sor, es un me­dio ne­ce­sa­rio y ra­cio­nal pa­ra re­pe­ler tal agre­sión in­jus­ta. Y ello es así aun­que, ob­je­ti­va­men­te com­pa­ra­das agre­sión y de­fen­sa, es­ta re­sul­te, des­de el pun­to de vis­ta va­lo­ra­ti­vo, des­pro­por­cio­na­da, no ra­cio­nal. He aquí el pri­vi­le­gio de es­ta mo­da­li­dad de de­fen­sa”, se­ña­la el dic­ta­men.

Los in­te­gran­tes de la Cá­ma­ra se­ña­la­ron que se ha­bía de­mos­tra­do el in­gre­so ile­gal del jo­ven con in­ten­cio­nes fur­ti­vas, con un ar­ma blan­ca, y ba­jo los efec­tos de los es­tu­pe­fa­cien­tes.

En cuan­to al de­li­to de “por­ta­ción de ar­ma de fue­go sin la de­bi­da au­to­ri­za­ción le­gal” ex­pre­sa­ron que no era co­rrec­to.

La por­ta­ción re­quie­re que la per­so­na lle­ve el ar­ma de fue­go con­si­go en con­di­cio­nes de uso in­me­dia­to pe­ro, ade­más, que sea en un lu­gar pú­bli­co o de ac­ce­so pú­bli­co, re­qui­si­to que no se cum­plía en el ca­so.

El he­cho
En agos­to de 2017 en la cha­cra 213 de Pa­so de los Li­bres, Adol­fo Ve­nan­cio, de 43 años se des­per­tó al es­cu­char rui­dos fue­ra de su vi­vien­da. El hom­bre to­mó un ar­ma ca­li­bre 38 y sa­lió a ver que ocu­rrí­a. Ca­mi­nó por el in­te­rior de la ca­sa has­ta lle­gar al ga­ra­je en el que es­ta­ba su au­to­mó­vil.

En el es­ta­cio­na­mien­to, Ve­nan­cio sor­pren­dió a dos mu­cha­chos que ha­bí­an abier­to el ca­pó del ve­hí­cu­lo al que in­ten­ta­ban in­gre­sar.

Cuan­do los su­pues­tos la­dro­nes ad­vir­tie­ron la pre­sen­cia del due­ño de la ca­sa, uno de ellos se aba­lan­zó so­bre él, mien­tras que el otro es­ca­pó del lu­gar.

Tras un for­ce­jeo el mal­vi­vien­te hu­yó pe­ro el due­ño de la ca­sa le dis­pa­ró al me­nos tres ve­ces. Uno de los pro­yec­ti­les dio en la ca­be­za del de­lin­cuen­te quien ca­yó gra­ve­men­te he­ri­do en la ve­re­da, mien­tras su cóm­pli­ce es­ca­pó a pie.

El due­ño de ca­sa avi­só a la Po­li­cía de lo ocu­rri­do. Cuan­do lle­ga­ron los uni­for­ma­dos les en­tre­gó el ar­ma de fue­go.

Cuan­do lle­va­ron al de­lin­cuen­te he­ri­do ha­lla­ron un cu­chi­llo en una de sus ma­nos. El mal­vi­vien­te de 17 años mu­rió ho­ras des­pués en el hos­pi­tal lo­cal. El ma­lo­gra­do la­drón fue iden­ti­fi­ca­do co­mo Ke­vin Mon­zón, quien se do­mi­ci­lia­ba en las in­me­dia­cio­nes del ba­rrio.

Por aquél en­ton­ces, fun­cio­na­rios po­li­cia­les de la Uni­dad Re­gio­nal IV die­ron a co­no­cer que el mu­cha­cho fa­lle­ci­do ya ha­bía si­do in­vo­lu­cra­do en otros he­chos de­lic­ti­vos.

“Se tra­ta­ba de un jo­ven con fron­do­so pron­tua­rio. El año pa­sa­do es­tu­vo va­rios me­ses pri­va­do de la li­ber­tad en la co­mi­sa­ría Ter­ce­ra de Pa­so de los Li­bres”, di­jo en la opor­tu­ni­dad un al­to fun­cio­na­rio de la fuer­za del or­den a la pren­sa lo­cal.

Fuente Diario época

 

Te puede interesar