Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/18565

Córdoba: La heladería inclusiva dedicada a chicos con autismo

La heladería más inclusiva sorprende en Alta Gracia. La propuesta de este negocio, aparece como innovadora. Todo sobre este negocio dedicado a chicos con autismo.

Creó una carta con pictogramas diseñados especialmente para chicos con autismo. Además, sirve a sordomudos, a extranjeros que no entienden español y a niños que aún no leen. En una sociedad que busca mayor inclusión, la propuesta de la heladería Caramella, de Alta Gracia, aparece como innovadora. Inspirados por su hija Sofía Moroni (22), que estudia Psicomotricidad y es acompañante terapéutica, los dueños incorporaron un menú de gustos y propuestas con pictogramas para que sea accesible para personas con trastornos del espectro autista (TEA).

heladeria_1556147869.jpg

“Hablamos de inclusión, pero no se hace inclusión y me parecía necesario. Los cambios van a ir surgiendo en la medida en que la sociedad va cambiando. En este caso, se pedía inclusión. Entonces, que sea inclusivo en serio”, explicó Sofía. Sus padres, Matías Moroni y Eva Vitali, acompañaron la idea.

En ese marco, Sofía y su novio, Javier Cuñado, trabajaron varios meses en la creación de una carta con pictogramas para generar un sistema de comunicación alternativa para personas con TEA. Lo novedoso, además, es que el menú con esas características está disponible para la población en general. Incluso, les ha servido ya para que turistas extranjeros que no hablan español pudieran acceder a elegir sus gustos de helados con sólo señalarlos. También es de utilidad para personas sordas o con niños que no saben leer. “Sirve para chicos que quieren ser autónomos en su hacer y deciden usarlo”, explicó Sofía.

Una misma para todos

“Creo que es un puntapié para que otros comercios se sumen con acciones inclusivas y accesibles, desde poner rampas hasta implementar cartas con pictogramas para personas que usan sistemas alternativos de comunicación”, expresó Romina Zejdlik, presidenta de la Fundación por la Inclusión Plena y autora del libro Transformar el vuelo-Relatos de una mamá TEA. Zejdlik tiene un hijo de 10 años con TEA y colaboró con ideas en el diseño.

“Se trata de una única carta para todos, con un diseño universal. No hay una carta para personas ‘comunes’ y otra para personas con discapacidad. Eso es inclusión de verdad”, valoró Zejdlik.n un recorrido por la heladería, se puede observar una rampa de acceso para personas con discapacidad motriz y el menú con pictogramas. Se suman unas llamativas imágenes en la entrada a los baños: un dibujo de un nene haciendo pis y otro de una niña sentada sobre el inodoro. Sofía recordó que, en su momento, su papá le preguntó si era necesaria tanta “literalidad”. Ella respondió que sí, tomando su propia experiencia con un paciente.