Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/23622

El chiste de Martín

Un gaucho matrero, vago y mal entretenido, grandote, de l.98 m de altura y 130 kg. de peso, muy malo y "pesado", se ufanaba de su rastra de monedas de oro y plata que lucía orgulloso.

 

Un día en un boliche tomando vino se emborrachó, luego de beber varias horas nadie se animaba a decirle nada, ni el bolichero, que lo soportó para cerrar hasta altas horas de la madrugada.

MARTIN CARAM 2.jpg

Salió del boliche, subió a su caballo rumbo al rancho, pero era tal el pedo que al rato se cayó del equino y se durmió en el suelo, despertándose al mediodía. Notando que le faltaba su hermosa rastra, volvió al boliche, allí estaba apoyado en la barra (llena de otros gauchos) un gauchito flaquiiiito y petisito tomando una naranjada y luciendo su hermosa rastra que le quedaba visiblemente grande. Despacito el matrero se le fue acercando y le dijo:

-Hermosa rastra, ¿es suya ?

-Sí -contestó el gauchito.

-Dígame, si no es molestia -dijo el grandote- ¿la compró?

-No.

-¿La heredó?

-No.

-Bueno, si no se ofende, ¿me dice cómo la consiguió?

-Le diré mi amigo -dijo el gauchito-. Yo venía temprano al boliche a tomar un refresco, cuando a mitad de camino encontré a un gaucho culo p`arriba, borracho y dormido, me lo culié y le robé la rastra. ¿Por qué..., es suya?

- ¡Nooooo... yo preguntaba nomás!