Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/25440

Miles de personas se manifestaron en contra de las políticas de Trump en Estados Unidos

La política migratoria del presidente Donald Trump, que ha conducido a la retención de los niños en instalaciones cuyas condiciones sanitarias son cuestionadas.

Manifestaciones para exigir el cierre de los centros de internamientos para migrantes, considerados "aberrantes" e "inaceptables" se registraron en cientos de ciudades de Estados Unidos, cuando Washington prepara para mañana redadas masivas contra personas indocumentados en este país.

Miles de personas salieron a la calle en varias localidades estadounidenses para denunciar la situación que sufren los migrantes detenidos en las instalaciones destinadas para su detención mientras se estudia su situación migratoria. En Florida, cerca de 500 personas realizaron la velada de protesta frente a un centro en el sur del estado, en donde las autoridades de Estados Unidos están albergando casi 2.000 menores indocumentados.

En movilizaciones similares se expresaron en rechazo a la política migratoria del presidente Donald Trump, que ha conducido a la retención de los niños indocumentados en instalaciones cuyas condiciones sanitarias son cuestionadas por políticos opositores y activistas de derechos humanos.

En Washington, la capital de Estados Unidos, cientos de personas se concentraron en la Plaza Lafayette, frente a la Casa Blanca, donde la congresista demócrata Norma Torres manifestó que no es suficiente decir que no se está de acuerdo con las injusticias que suceden en la frontera sur, "tenemos que organizarnos".

De acuerdo con la legisladora por California, participó en la vigilia como la única inmigrante centroamericana miembro del Congreso, "para dar una voz a los niños migrantes que no han recibido más que odio por parte de esta administración", en referencia a las políticas de Trump.

En este sentido, Elora Mukherjee, una prestigiosa abogada de la Universidad de Columbia, denunció ante el Congreso la “degradación” a la que se ven sometidos los niños detenidos en la frontera de su país con México. Nunca antes había visto, oído u olido tal degradación y trato inhumano de los niños bajo custodia. El Congreso debe actuar de inmediato para garantizar que los niños estén libres y con sus familias, dijo Mukherjee en una audiencia ante el comité de supervisión de la Cámara de Representantes.


Las redadas conocidas como "family op" (operación familia) comienzan en la madrugada del domingo en una decena de ciudades y afectarán hasta a 2.000 familias a las que ya se les han emitido órdenes de deportación final. La cancillería mexicana y la red de más de 50 consulados en Estados Unidos se declararon en alerta para brindar apoyo a sus compatriotas ante la gran redada que ordenó. Frente al temor que generan entre los migrantes las deportaciones masivas de extranjeros indocumentados, muchos de ellos mexicanos, el ministerio de Relaciones Exteriores señaló que puso a disposición de sus sedes diplomáticas en Estados Unidos un fondo por 1,2 millones de dólares que corresponden al Fondo de Contingencia para las Representaciones Mexicanas en el Exterior.

El dinero será destinado a "atender las emergencias que afecten a mexicanos y que se deriven de las acciones emprendidas por las autoridades estadounidenses", señaló Tomás Zaragoza, director general de Programación, Organización y Presupuesto de la Cancillería, en un mensaje que envió un mensaje a todos los consulados, informaron la agencia ANSA y el diario El Universal.

"¡Libérenlos ahora!", un grito repetido este viernes por miles de personas que marcharon al lado de la frontera de Estados Unidos con México para exigir a Trump que cierre sus criticados centros de detención de inmigrantes.


Muchos niños cubiertos con frazadas de emergencia, esas de color aluminio que reciben los indocumentados detenidos, iban al frente de la marcha que llegó hasta el edificio administrativo del punto fronterizo de San Ysidro, California, el más cruzado en todo el mundo.

A su vez, en Chicago, miles de personas colmaron la Plaza Daley, en el centro de la ciudad, para protestar contra las redadas de indocumentados. Artemio Arreola, de la Coalición de Illinois para los Derechos de Inmigrantes y Refugiados (ICIRR), declaró a Efe que la concentración realizada frente a la Alcaldía, podría superar la estimación inicial de los organizadores de reunir a unas 10.000 personas.

Los manifestantes desplegaron carteles donde se leía "cierren los campos de concentración", en referencia a las instalaciones donde son recluidos inmigrantes en la frontera, en particular niños. También, "detener ahora las deportaciones", mientras que un gran cartel colgado del edificio del Daley Center, donde funcionan las cortes del Condado de Cook, dice "Fin de las detenciones, bienvenidos los inmigrantes".

El representante del Distrito 4, que incluye a vecindarios latinos como La Villita y Humboldt Park, calificó de "cruel e inhumanas" las políticas de Trump. Otros oradores exigieron el "cese inmediato de los ataques contra las familias inmigrantes", y de las "políticas migratorias opresivas" del Gobierno.