Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/28554

Tarde piaste

Por Daniel Collinett  

Se dió cuenta del moco que se mandó.

Estaba como loco, porque todo lo que había construido se borró de un plumazo. Culpas compartidas? Nada que ver!

Solito se fue metiendo en este infierno. Solito fue cavando su propia fosa. Pero claro, sin notarlo. Porque uno no mete la gamba a propósito. En todo caso, se mete sin tener muy en claro donde y creyendo tener manejada la situación.

Uno se mete creyendo que puede entrar y salir cuando quiere y cómo quiere. Hasta que ese mundo en el que está ensartado, lo siente o cree único, olvidando el antes y creyendo que todo va a estar bien. Hasta que pasan cosas. Hasta que se dan cuenta. Hasta que lo pescan. Y es ahí en donde estaba en ese preciso momento. Pescado. Cazado. Asustado. Perdido. En medio de tinieblas que le impedían encontrar alguna grieta para hallar una salida.

Quiso volver atras. Pidio piedad. Prometió que nunca más. Y empezó a hacer lo que nunca hubiese hecho. Entonces, el quien era ahora, nada tenía que ver con el quien fue recién. Pero menos aún con el que alguna vez había sido.

De a poco, lo fueron dejando hasta los mas cercanos. Y de a poco se fue aislando, alejando. Perdiendo. Ya no había vuelta atrás. Lo que supo ser paraíso, se convirtió en infierno. Dicen que enloqueció. Dicen que no volvió. Dicen que aún confunde lo real con lo virtual. Gordura con hinchazón.

Dicen que pasó a la historia. Sin dejar rastros. O quizás, alguna que otra huella que se fue borrando hasta desaparecer.

 

Temas Relacionados

Daniel Collinett Opinión