Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/29370

"De la Azotea"

Por Daniel Collinett  

Tenes que estar muy loco para quedarte escuchando a un aparato que dice cosas con las que podés o no estar de acuerdo.

Loco de remate para hablarle a ese mismo artefacto y putearlo o felicitarlo, llegado el caso.
Enfermo mental, como para aislarte del mundo con unas orejeras que cantan cosas, que alguna vez cantaste. O que ahora te encantan.

De la nuca, para silenciar a los que están cerca tuyo porque no te dejan escuchar lo que dicen "ahí adentro", donde vos no estás. Porque, a decir verdad, tampoco estás en donde aparecen los que te acompañan.

Y demente, para creer que un tipo, una tipa, una melodía, un mensaje, son tu única compañía por más solitario que sea tu andar.

Hay que ser medio "tocando un tango", la verdad.
Bastante chapa, para creer que tu vida está encendida solamente si está prendida o puesta en tal o cual punto del dial.

Y demasiado mal se está, si el alivio viene pura y exclusivamente desde ahí.

Si la vida está hecha para los locos, quedate tranquilo que este es tu lugar, y no otro.

El tuyo y el de tanto y tantos como vos, como usted, que siguen ahi, encendidos a su locura.

Algo más: la enfermedad no tiene cura. Y no se va con el tiempo. Por el contrario, se incrementa.

Donde vayas, vas a encontrarte con gente que padece de lo mismo. Y no se da cuenta de como está.

Tenés que estar muy mal para seguirle la corriente a un artefacto que dice por vos. Que habla por vos.

Que opina por vos. Que se enoja por vos. Que grita gol por vos. Que se alegra o sufre por vos.

En serio. Fijate. Debes estar muy loco. "De la azotea".