Corrientes 30 °C
Min. 23 °CMax. 36 °C
 
Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/29375
Liberaron a los guardias

Impactante video: Así golpearon al jubilado que murió tras robar chocolates en un supermercado

El vigilador privado y el empleado del supermercado Coto acusados de matar a un jubilado que se quiso llevar cuatro productos sin pagar fueron liberados luego que uno fue sobreseído y otro procesado por el delito de homicidio preterintencional.

 
La decisión la tomó hoy el juez de instrucción Darío Bonanno, que concluyó que Vicente Ferrer, de 68 años, murió por los golpes que recibió. Sin embargo, según su razonamiento, los acusados no tuvieron intención de quitarle la vida y descartó que en el caso haya habido "una violencia inusitada".

El procesamiento recayó en Ramón Cerafín Chávez, empleado de la sucursal San Telmo de Coto. "Chávez, en el afán de asegurar la detención de Ferrer (por los elementos que previamente había sustraído), ejerció sobre él un despliegue de violencia que causó de manera mediata su fallecimiento", sostuvo el juez en su resolución.

Para el magistrado, Chávez tuvo un accionar "desproporcionado" porque "la víctima era una persona de 68 años de edad y se encontraba en inferioridad física de acuerdo a su contextura" pero descartó que haya tenido la intención de matarlo.

El segundo acusado es Gabriel Alejandro De la Rosa, vigilador privado de Coto, que fue sobreseído porque el juez entendió que solo buscó aprehender a Ferrer para buscar a la Policía y porque no estaba en el momento que Chávez redujo a la víctima.

El hecho ocurrió el viernes 16 de agosto a las 18:39 de la tarde y para reconstruir el hecho fueron clave las cámaras de seguridad, una de ellas de un negocio de la avenida Brasil, que hoy publica Infobae.

De las filmaciones del supermercado se ve -según la resolución judicial -cómo Ferrer salió del supermercado con un producto en la mano sin pagar (luego se supo que tenía dos chocolates, un queso y un aceite). El vigilador privado lo advirtió e intentó detenerlo pero no pudo. Forcejearon, De la Rosa lo tomó de las manos pero Ferrer se opuso. En ese forcejeo salieron a la calle y llegó Chávez que lo tomó de los brazos. Luego De la Rosa se fue a llamar a la Policía de la Ciudad.

Hicieron varios metros y Chávez tomó a Ferrer del cuerpo, lo redujo y lo lanzó al piso. Ferrer se levantó y Chávez lo volvió a tirar al piso y le presionó la espalda con sus rodillas.

Al lugar llegó un oficial mayor de la Policía que declaró en la causa que le tomó los datos personales a Ferrer, quién tenía un hilo de sangre en la cabeza y que repentinamente se desvaneció y cayó al piso. Se le hicieron maniobras de RCP y luego fue trasladado al hospital Argerich, donde murió.

El hecho generó indignación en los vecinos del barrio que cuando se conoció públicamente el hecho hicieron una marcha de protesta frente al supermercado. 
 
En la causa declararon cuatro testigos. Una fue la empleada de una panadería que está enfrente de donde ocurrieron los hechos y dijo que unas clientas le contaron que Ferrer había sido golpeado pero que ella no vio eso, sino que observó el forcejeo y que la víctima sacó una botella de aceite que se le cayó al piso y que Chávez lo tiró al piso. También señaló que De la Rosa no estaba en el lugar.

Otros tres testigos dijeron que vieron cómo Chávez tiró al piso a Ferrer y lo mantuvo apretado contra el piso con sus rodillas. Ninguno declaró haber visto a Chávez golpear a Ferrer pero sí coincidieron los tres en señalar que otras personas le gritaban al empleado de Corto que deje de pegarle.

Fuente: Infobae