Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/30471
Rivadavia y Mendoza

Contactaron a familiares del anciano que vivía en un refugio de cartón en pleno centro de Corrientes

El hombre que vivía en un refugio de cartones en la esquina de las calles Rivadavia y Mendoza fue trasladado a la residencia de ancianos "Juana Costa de Chapo" el último sábado y recibió atención médica. Aseguran que tomaron contacto con familiares para hacerse cargo y lo llevarían a Buenos Aires.
 

Gabriel vive en situación de calle y no aceptaba recibir curaciones para sus piernas. Se presentó un amigo, quien contactó a su hija y se encargarán de brindarle la atención y cuidados que necesita.
 
  

casilla carton.jpg


"Se hizo un trabajo en conjunto con Desarrollo Social, en el que se dispuso dos asistentes sociales y se movilizaron para trasladarlo a un hogar de ancianos", comentó Estela Ávalos, una Trabajadora Social que forma parte del área de Servicio Social del Hospital Escuela.
 
"A partir de la publicación de ellitoral.com.ar se presentó un empresario de Buenos Aires que nos ayudó, conoce a la hija y ella lo va a venir a buscar", aseguró.
 
"Este amigo ubicó a su hija, Gabriel pensaba que estaba muerta y, a su vez, ella pensaba que él estaba muerto" relató y agregó: "El encuentro por teléfono fue muy emocionante".

"Gracias a la nota se suscitan un montón de hechos que hicieron que Gabriel finalmente pueda ir al hogar de ancianos y esta semana estaría viniendo la hija a buscarlo", reiteró la trabajadora social, quien contó que "junto con las asistentes fuimos todos los días y hablamos con él, se negaba pero después cuando le dimos datos del amigo y de la hija aceptó trasladarse y se le hizo las curaciones".

"El mismo gobernador y el ministro de Desarrollo Social pidieron que solucionemos este tema y lo solucionamos entre todos", destacó Ávalos.

Gabriel tiene heridas en las piernas a causa de la diabetes aguda que padece; pero a pesar de la insistencia del personal del Hospital Escuela para realizarle las curaciones que necesita, no aceptaba recibir ayuda.

Finalmente, lograron llevar al hombre a una residencia geriátrica donde fue atendido por profesionales médicos. 

Fuente: Diario El Litoral