Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/32361

Denuncian apremios ilegales, arbitrariedad y abuso policial en la Comisaría Cuarta

 

 La noche del viernes 28  de septiembre,  Elías Alexander Córdoba  de 19 años de edad, concurrió  junto a un grupo de amigos a una Peña en el Club de Regatas. Durante la madrugada se produjeron incidentes y Elías fue violentamente, a golpes y patadas, expulsado a la calle por personal policial de la Comisaría 4ta. Como sus acompañantes estaban adentro, el joven intenta regresar para buscarlos, y fue entonces que 4 policias de esa jurisdicción, a los que puede identificar, le impiden el  reingreso, lo vuelven a golpear, lo reducen, lo esposan, lo suben a la camioneta ( todo el tiempo con golpes de puño y patadas) y asi lo ingresan a una celda de la Comisaría 4ta, alrededor de las 5 de la mañana del día sábado 29.

 

Durante el tiempo que duró su detención no le permitieron llamar a su familia, ni a un abogado, ni lo llevaron a revisar las lesiones que visiblemente presentaba. En horas de la siesta, y a través de terceros particulares, la familia toma conocimiento de la golpiza y la  detención de Elias Alexander y se hace presente la madre en la Comisaría.  Si bien le informan que está detenido allí no le permiten verlo. Pasan varias horas mas, y ante la insistencia de familiares, después de las 18 hs  recién lo pueden ver, y preocupados por los golpes que presenta, piden la presencia de una ambulancia, que lo traslada al Hospital Escuela.  Ante la gravedad de las lesiones, se le hicieron estudios de tomografía, ecografía,  y la medicación pertinente, para calmar los fuertes dolores, recomendándose atención oftalmológica, por los golpes en el ojo.  Allí concurre el personal policial para  darle la libertad.

En la mañana del lunes 30 de septiembre, se radicó  denuncia  ante la Fiscalía de Instrucción n 3 a cargo de la Dra Mónica Espíndola, formándose causa n 213.166 , caratulada “CORDOBA, ELIAS ALEXANDER S/ DCIA-CAPITAL,  aguardando  la continuidad de  las actuaciones pertinentes.

La  familia pide justicia para que estas prácticas violentas, abusivas y fuera de todo marco legal no se repitan con otros jóvenes,  que salen a divertirse.