Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/3306

Copa Libertadores: Boca empató con Palmeiras y jugará una final histórica contra River

"Wanchope" Ábila puso al "Xeneize" en ventaja, pero Luan y Gustavo Gómez revirtieron la historia. Darío Benedetto ingresó en el complemento y emparejó el duelo. Ayer River eliminó a Gremio en la otra semifinal y ahora ambos jugarán el suplerclásico argentino en la final de la Copa Libertadores. El primer partido será el próximo miercoles 7 en la Bombonera. 

Tras los dos goles emotivos que cosechó Darío Benedetto en la Bombonera, Boca llegó a Brasil con la misión de capitalizar la ventaja de local y sellar la clasificación a la final de la Copa Libertadores, donde espera River.
El esquema de 4-1-4-1 que dispuso Guillermo Barros Schelotto sirvió para imponer su presencia ante el Palmeiras. Con el antecedente que dejó el duelo con Cruzeiro, donde el Mellizo imaginó un encuentro en el que las claves estuvieron por las bandas, el técnico volvió a apostar por la velocidad de Villa y Pavón. Sin embargo el destino del espectáculo pudo haber sido otro si el VAR no hubiera intervenido.
A los 10 minutos Bruno Henrique despertó al público del Allianz Parque con un gol que dejó de rodillas al Xeneize. Sin embargo, una posición adelantada anterior anuló la conquista local.

La tranquilidad porteña llegó unos instantes después, cuando Sebastián Villarecuperó una pelota en campo opuesto, construyó una pared con Jara y desarticuló a la defensa rival para abastecer a Ramón Ábila. Wanchope, con la efectividad que lo caracteriza, tocó ante los esfuerzos de Weverton y festejó el 1 a 0. Para quedar afuera del torneo, el combinado boquense debía recibir 4 goles, algo insospechado por cómo se dio el cotejo.
En el complemento Boca demostró que tuvo uno de los mejores partidos del certamen. El intento de media distancia de Lucas Lima hizo lucir a Rossi, con una tapada que despertó el aplauso espontáneo en las tribunas. Hasta el arquero que había recibido innumerables críticas en el pasado tuvo una producción notable.
El grito de Luan sirvió para que el espectáculo adquiera una carga emotiva superior. Los constantes gritos de la parcialidad local contribuían a una gesta argentina más épica. Del mismo modo que lo hizo River en Porto Alegre, el Xeneize quería repetir la hazaña en San Pablo.

Notas Relacionadas