Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/33235
Noche del martes

Una familia dejó su vivienda por unas horas y la encontró desvalijada

En ho­ras de la no­che del mar­tes, cer­ca de las 22, due­ños de una vi­vien­da ubi­ca­da por ca­lle Los Ma­ta­cos al 2200 de es­ta ciu­dad ca­pi­tal, re­gre­sa­ban de una jor­na­da de tra­ba­jo, cuan­do ad­vir­tie­ron que la puer­ta prin­ci­pal es­ta­ba abier­ta. De­nun­cia­ron co­mo ele­men­tos sus­tra­í­dos, va­rios ob­je­tos de elec­tró­ni­ca. Los de­lin­cuen­tes se lle­va­ron una no­te­bo­ok, dos ta­blets, un se­ca­dor de ca­be­llo, una plan­chi­ta de ca­be­llo, un pa­ño de jo­yas de pla­ta -­con ca­de­ni­tas, ari­tos, pulseras-­, dos cas­cos ne­gros, una mo­chi­la de cue­ro con ele­men­tos per­so­na­les y una tar­je­ta de dé­bi­to del Ban­co Na­ción.

 

La Po­li­cía re­ci­bió una de­nun­cia por sus­trac­ción de va­rios ob­je­tos de va­lor de un do­mi­ci­lio del ba­rrio San An­to­nio Oes­te.

La due­ña de ca­sa, de nom­bre Éli­da, di­jo que “la puer­ta de ac­ce­so es­ta­ba for­za­da”.
Cer­ca de las 22, lle­gó, jun­to a su pa­re­ja, y al ba­jar de su ve­hí­cu­lo par­ti­cu­lar, ob­ser­vó que el por­tón de ac­ce­so del do­mi­ci­lio se en­con­tra­ba ca­í­do y una puer­ta la­te­ral de la ca­sa es­ta­ba se­mia­bier­ta.
An­te esa si­tua­ción, la mu­jer ad­vir­tió que “al­go ma­lo“ ha­bía su­ce­di­do, por lo que pi­dió a su pa­re­ja que la acom­pa­ñe.

policiacamioneta.jpg


In­gre­sa­ron y en­con­tra­ron los ob­je­tos de to­da la ca­sa ti­ra­dos en el sue­lo, con lo cual pre­su­mie­ron que des­co­no­ci­dos “re­vol­vie­ron to­do”.

Los de­lin­cuen­tes se lle­va­ron una no­te­bo­ok, dos ta­blets, un se­ca­dor de ca­be­llo, una plan­chi­ta de ca­be­llo, un pa­ño de jo­yas de pla­ta -­con ca­de­ni­tas, ari­tos, pulseras-­, dos cas­cos ne­gros, una mo­chi­la de cue­ro con ele­men­tos per­so­na­les y una tar­je­ta de dé­bi­to del Ban­co Na­ción.

La mu­jer es­ti­mó, lue­go de ob­ser­var los fal­tan­tes, que to­do lo sus­tra­í­do se­ría su­pe­rior a los 40 mil pe­sos.

Fuente: Diario época