Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/35529

Alberto volvió a hablar con Macri mientras está en México en busca de inversiones

Reveló que retomaron el contacto para avanzar con una transición ordenada. El lunes se reúne con el presidente mexicano, Andrés López Obrador. Fuente: www.clarin.com.-

fernandez.jpg

En Buenos Aires, antes de salir, Fernández había hecho algo que también lo separa de Cristina: había vuelto a hablar con Mauricio Macri, según confirmó una fuente inobjetable de la comitiva, para seguir negociando la transición. Eso fue posible, para ser justos, porque Macri decidió hacer lo que no habían hecho con él en 2015, cuando la ex presidenta ni siquiera aceptó entregarle los atributos presidenciales. 

"Fue una buena charla, cordial, en la que continuaron poniéndose de acuerdo en algunos temas", reveló la fuente albertista. Cerca del actual presidente confirmaron más tarde la conversación y contaron que Macri le hizo saber a su reemplazante que ni él ni nadie de su equipo habían tenido algo que ver con los rumores sobre su salud, un gesto que Fernández agradeció. En Twitter había cruzado fuerte a Marcos Peña.

Desde luego, en México Fernández persigue motivos comerciales. Por primera vez en décadas, la economía mexicana se convirtió en la segunda más grande de América Latina, más allá de que es una de las más desiguales. Los problemas se palpan en forma cotidiana. Casi el 45 por ciento de la población se encuentra debajo de la línea de pobreza.

En el tercer trimestre del año la caída del Producto Interno Bruto (PIB) fue de 0,4%, la mayor desde 2009. Los expertos hablan aquí de crecimiento cero para este año. La tasa de empleo solo crecería en 350 mil puestos, que equivaldrían a la mitad de los registrados el año anterior.

López Obrador, con quien Fernández se encontrará el lunes a solas y con el que luego mantendrá un almuerzo en la Casa de Gobierno, asumió su mandato el 1 de diciembre de 2018 con el 53 por ciento de los votos.

Lo hizo con la premisa de terminar con la corrupción, de hacer cambios estructurales profundos y de gobernar para los sectores más desprotegidos. Sus opositores lo califican de populista.