Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/36549

"El Petiso Orejudo": A 75 años de la misteriosa muerte del primer asesino serial de la historia argentina

Cayetano Santos Godino, conocido como“Petiso Orejudo”, permanece aún en la memoria de los argentinos. Nació en Buenos Aires un 31 de octubre de 1896. En 1923 fue trasladado al Penal de Ushuaia , conocido como “la Cárcel del Fin del Mundo”, donde permaneció hasta su muerte el 15 de noviembre de 1944. 

La macabra historia detrás del “Petiso Orejudo”

Cayetano Santos Godino pasó a la historia criminal argentina como el Petiso Orejudo. Convertido en una especie de mito con el que algunos padres asustaban a sus hijos, el personaje real existió y en 1912, con solo 15 años, cometió crímenes atroces contra otros niños.

En su prontuario figura el homicidio de cuatro menores, siete intentos de asesinato y el incendio de siete edificios. Hoy se cumplen 74 años de su muerte.

Santos Godino nació en Buenos Aires en 1896, fruto de un matrimonio de inmigrantes italianos. Durante sus primeros años de vida tuvo muchos problemas de salud y estuvo al borde de la muerte en varias ocasiones. También tuvo que sufrir los golpes y abusos de su padre alcohólico.

De chico fue expulsado de todos los colegios a los que asistió, por falta de interés y su mal comportamiento. A los 10 años cometió su primer asesinato: estranguló a una niña de tres años y la enterró viva en un baldío. Las autoridades nunca encontraron el cuerpo, se enteraron del hecho a partir de la primera declaración del Petiso Orejudo años después.

En esa época, Godino intentó asesinar a otros dos niños, de 1 y 2 años, aunque en ambos casos fue detenido por la policía. Debido a su corta edad, quedó en libertad.

2809055w740.jpg
El Petiso Orejudo ahorcaba a sus víctimas con un piolín

A los días de cometer su primer crimen, su padre lo llevó a la comisaria por el descontrol que provocaba en su casa. Entre otras cosas, mataba palomas y las escondía entre las pertenencias de sus familiares. Estuvo preso dos meses y luego volvió a vivir con su familia.

A los 12 años, con otros dos nuevos intentos de asesinato en su prontuario, los padres decidieron internarlo en una Colonia de Menores en Marcos Paz, donde estuvo dos años.

Nuevamente en libertad, dejó el colegio y se dedicó a deambular por calles y bares porteños. En ese tiempo, quemó siete casas y asesinó a otros tres menores, todos con la misma modalidad: por ahorcamiento. En el medio hubo todavía mas intentos fallidos de asesinato, pero Godino quedó en libertad otra vez por su corta edad.

Su último asesinato fue en 1912, con 16 años. Mató a uno de sus vecinos de apenas tres años con un clavo en la cabeza después de intentar ahorcarlo. Al día siguiente fue detenido por la policía, que logró unir este caso con los anteriores.

2809056w740.jpg
 Cayetano Santos Godino en 1923, apenas fue trasladado al Penal de Ushuaia

Tras varios incidentes en un hospital psiquiátrico, fue trasladado al Penal de Las Heras. Diez años después, lo llevaron a la Cárcel de Fin del Mundo en Ushuaia.

Durante su condena, le negaron la libertad en varias oportunidades por ser calificado cómo un psicópata peligroso. Nunca recibió visitas ni cartas.

El Petiso Orejudo murió el 15 de noviembre de 1944 en circunstancias que nunca fueron completamente aclaradas. El diagnóstico oficial dijo que murió de una hemorragia interna por una úlcera en el estómago. El mito alrededor del personaje asegura que fue asesinado por los otros reclusos luego de asesinar a un gato que vivía en el penal.

Con información de La Nación 

Temas Relacionados

Petiso Orejudo