Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/36635

El amor a la vida: Un hecho histórico en Corrientes para luchar contra el cáncer

Las últimas horas han sido muy emotivas para la comunidad de Curuzú Cuatiá, la inauguración del Centro Oncológico “Ana Rocca de Bonatti” ha tocado el corazón de cada persona transformándose, a mi criterio, en uno de los hechos más importantes de la historia de la ciudad.

75586155_795674450867864_3422658312900968448_n.jpg

El Centro Oncológico es, por definición, un centro ambulatorio para el diagnostico y tratamiento de pacientes con enfermedades oncológicas.  Sin embargo, para el ciudadano de a pie, significa mucho mas que eso, significa esperanza, amor, ganas de vivir, ganas de vencer a la muerte.

Lo que a cualquiera le parece un simple edificio, a los que vivimos al cáncer de cerca nos parece una herramienta para recuperar las fuerzas y aferrarse al amor, el amor del bueno, de los tuyos, el amor por la vida, el amor propio.

Quienes padecimos al cáncer, en carne propia o de cerca, quienes lo sufrimos, lo lloramos, lo soportamos, sabemos de qué se trata. Sabemos el dolor que representa. Es un camino difícil, que te golpea donde más te duele, te debilita, te desgarra por dentro, te mata de a poco…

Quienes lo superaron saben que la sensación de victoria es indescriptible.

El cáncer me arrebató a mi madre, y es una herida que no sana. El Centro Oncológico me toca de lleno en el corazón, me devolvió la sonrisa, me hizo recuperar la esperanza, y ese sentimiento de que podemos vencer a esa maldita enfermedad.

Mi madre ya no está, pero este capítulo se escribe con los que la siguen luchando, y el Centro Oncológico es una gerramienta invaluable en esa lucha. Espero que todos podamos valorar y agradecer el gesto de una mujer, Elena Bonatti Rocca, espero que podamos comprender la grandeza de su gesto, y que podamos estar a la altura de ese gesto.

Espero que podamos entender que tenemos a mano una carta que nos puede salvar la vida, que es nuestro, y es público. Espero que los funcionarios de hoy y de mañana sepan entender lo valioso de este centro, y lo que representa en la vida de quienes vivimos al cáncer.

En palabras de Elena: “No pierdan la esperanza, no pierdan el amor a la vida”.