Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/37466
Casos de abuso sexual

Autocrítica de un Obispo: "Ahora nos toca quedarnos calladitos y aguantar lo que nos digan" 

El coordinador del Consejo Pastoral de Protección de Menores, Sergio Buenanueva, aseguró que la Iglesia "está revisando a fondo el proceso canónico para enfrentar estos casos". Todos los detalles en la nota.

El obispo de San Francisco, provincia de Córdoba, y coordinador del Consejo pastoral de Protección de Menores y Adultos Vulnerables, Sergio Buenanueva, se refirió este martes 26 de noviembre a la condena contra los curas Horacio Corbacho y Nicola Corradi a 45 y 42 años de prisión, respectivamente, por haber abusado sexualmente de menores en el ámbito del Instituto Próvolo. "Ahora nos toca quedarnos calladitos, escuchar y aguantar todo lo que nos digan", expresó en relación a los prelados y sacerdotes de la institución religiosa. "El caso del Próvolo es un caso bisagra para la sociedad mendocina y para toda la sociedad argentina. Incluso, tiene trascendencia internacional. Hasta para la Iglesia misma. Hasta ahora, es el caso más grave de abuso sexual en ámbitos de la Iglesia Católica que ha tenido la Argentina", afirmó en declaraciones a Radio La Red.

"Este caso, por las características de extrema pobreza, vulnerabilidad y chicos que han estado bajo la guarda del Próvolo, es de una gravedad inusitada", aseguró, y agregó: "El Consejo del que yo formo parte ha surgido casi al año de esto y como fruto de una Iglesia que toma conciencia de que hay que acelerar toda la transformación para prevenir".

En este sentido, el monseñor dijo que hoy "se está revisando a fondo el proceso canónico para enfrentar estos casos", pero también "la actitud de la comunidad cristiana, de los curas y de los obispos, que es escuchar y creer a las víctimas". Y remarcó que "toda reforma de procedimientos y normas canónicas hay que hacerlas".

"Ahora, nos toca quedarnos calladitos, escuchar y aguantarnos todo lo que nos digan porque el estropicio es muy grande", sostuvo. Consultado sobre por qué los condenados todavía tienen el estatus de curas, respondió: "El proceso canónico está iniciado y lo que suele ocurrir y suele hacer la Iglesia es esperar a que la Justicia dé su palabra para emitir su propia sentencia. Normalmente, es la división del estado clerical".

Corbacho y Corradi fueron condenados este lunes 25 de noviembre a 45 y 42 años de prisión, respectivamente, por haber abusado sexualmente de menores en el ámbito del Instituto Próvolo. Los religiosos llegaron al juicio como acusados de abusos de menores sordomudos e hipoacúsicos en centros educativos de La Plata y Mendoza gestionados por el instituto, vinculado a la Iglesia. 

Corbacho había sido imputado por 16 hechos, mientras que a Corradi lo acusan por seis y a Gómez por otros seis, en una causa que tiene una decena de víctimas de entre 4 y 17 años de edad. Se trata de la segunda condena por los abusos en el Instituto Próvolo, ya que ya había sido sentenciado a diez años de prisión Jorge Bordón, un monaguillo que también trabajaba en el establecimiento y fue hallado culpable de once abusos.