Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/37682

Alberto no invitará a Maduro, Añez y Rohani a su ceremonia de asunción presidencial

El presidente electo tomó la decisión política tras una recomendación del canciller Jorge Faurie, que sugirió evitar que Venezuela, Bolivia e Irán participen de la transmisión del mando en el Congreso

Alberto Fernández tomó una decisión protocolar que permite observar los límites que impondrá a su agenda internacional: por recomendación del canciller Jorge Faurie, el presidente electo no invitará a su asunción ante la Asamblea legislativa a Nicolás Maduro, Jeanine Áñez y Hasan Rohani, los cuestionados líderes de Venezuela, Bolivia e Irán.

Sin título.jpg


Hasta la ejecución de esta decisión política, era factible considerar que Alberto Fernández no invitaría a Yañez por su participación en la renuncia forzada de Evo Morales en Bolivia. El presidente electo considera que Morales fue derrocado en un golpe de Estado, y su inesperada reemplazante tenía pocas posibilidades de aparecer el 10 de diciembre en la Asamblea Legislativa.
Pero existían las dudas políticas respecto a Maduro y Rohani. El líder populista venezolano tiene fluidas relaciones con Cristina Fernández de Kirchner y el jefe del régimen iraní conduce un estado fundamentalista que suscribió a instancias de la vicepresidente electa un Memo sobre la AMIA que fue declarado inconstitucional por la justicia federal.

Sin embargo, las dudas se aclararon hace un par de días cuando Alberto Fernández decidió que Maduro y Rohani no fueran invitados a la ceremonia de asunción en la Cámara de Diputados. El presidente electo puso límites a su agenda internacional, pese a la cercanía política que exhibió CFK con Venezuela e Irán cuando ocupaba la Casa Rosada.


Alberto Fernández había sido muy crítico del Memo con Irán que terminaba con la investigación del atentado terrorista a la AMIA, y eso hacía prever que no invitaría al jefe del régimen iraní Rohani a su asunción presidencial, que finalmente se hará en el Congreso adonde llegarán todos los invitados especiales.

Sin título.jpg

En cuanto a Maduro, el panorama aparecía más opaco. Alberto Fernández no califica al régimen venezolano como una dictadura y resistía la tesis del Grupo de Lima de forzar una transición democrática sin la participación de Maduro en la mesa de negociaciones. Al contrario, el presidente electo considera que el líder populista debe interactuar con las fuerzas políticas que resisten al sucesor de Hugo Chávez.


Desde que derrotó a Mauricio Macri en las elecciones, Alberto Fernández se reunió, chateó y habló por teléfono con importantes protagonistas de la agenda global que empezaron a pulir su propia perspectiva del escenario mundial. En este contexto, el presidente electo asumió que Maduro debía ser obviado de las invitaciones oficiales a su asunción como sucedía con Añez de Bolivia y Rohani de Irán.