Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/37691
Misiones

"Algunas mujeres se la buscan”, la inadmisible respuesta de una policía ante la denuncia de la menor violada

El caso de la menor violada en la zona de “Villa Cariño” de Puerto Iguazú el pasado 11 de octubre tuvo un avance inusitado, por el hecho que tiene un hilo conductor con el  caso del asesinato de Vilma Mercado , dado que el supuesto asesino de la estudiante también fue el que atacó a la adolescente en el mismo lugar geográfico y con similar “modus operandi”.

 

Se trata del soldado voluntario, Carlos Luis Leandro Villar (21), quién se encuentra detenido e imputado en primer lugar por « femicidio y abuso sexual en concurso real» por el asesinato de Vilma Mercado y hoy declara en Cámara Gessell, la menor abusada.

policia.jpg

La adolescente fue atacada el  11 de octubre a la madrugada en la zona de la Rotonda de Puerto Iguazú. Tras ser violada pudo escapar por un descuido de su atacante, primero ocultándose en la maleza y después huyendo por la Ruta Nacional 12, donde finalmente fue socorrida por una familia.

Pero en esa fatídica madrugada, la menor experimentó otras situaciones límites tras el ataque. El su huída por la Ruta 12 primero se topó con un auto con dos mujeres a bordo que «se asustaron» y no la levantaron, dejándola en el camino semidesnuda. Luego pasó otro automovilista que si la socorrió y la llevó hasta la Comisaría de la Mujer,  donde radicó la denuncia.

Pasaron varios días y una de las mujeres que viajaban en el primer vehículo que no paró en la ruta cuando la menor abusada pedía auxilio, escribió  una descarnada carta a través de Facebook, donde relata el dramático momento vivido aquella madrugada y señala el error que cometieron y la culpa que sienten  por no haber parado para ayudar a la víctima.

Pero además, en su relato la mujer desnuda la consideración de una agente de policía de Iguazú acerca de ese caso, que habla de la «naturalización» de los abusos, de la condición de «ser mujer» en una parte de una sociedad retrógrada y desquiciada, carente de  valores de defensa de la vida humana, en donde «el vale todo» parece estar a la vuelta de la esquina. Los más triste del caso todavía, que una mujer habla con desprecio de otra mujer.