Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/37705
Nutrición

Cinco consejos para evitar el efecto rebote.

El efecto rebote suele ocurrir sobre todo con las dietas extremas, en calorias o en nutrientes (muy bajas en calorias, sin hidratos, etc). Aunque puedan dar resultados a corto plazo, a largo plazo, con este tipo de dietas es habitual sentir frustración, pesar más que al principio y aumentar el porcentaje de grasa corporal.

Por Dra. Marianela Ackermann  

Sostener una dieta extrema hace que el metabolismo sea mas lento, funcione más despacio la combustión de calorías y se empiece a acumular más grasa. Por otro lado, se pierde masa muscular. Al final el cuerpo no lo resiste y empieza a sufrir las consecuencias (algunas hasta peligrosas para la salud).

Además, nuestro cuerpo esta diseñando para mantener las reservas de grasa corporal, lo que ayuda al ser humano a sobrevivir en periodos de escasez de alimentos. Al comer muy poco, se ponen en marcha mecanismos hormonales y del metabolismo para que, al aumentar aunque solo sea un poco las calorías iniciales, vuelvas a recuperar el peso perdido. Nuestra biologia  hace que tener mas hambre sea la respuesta de nuestro cuerpo cuando hacemos dietas extremas.

 

Consejos para evitar el efecto rebote:

1. Perder peso progresivamente: un plan de comidas diseñado para que pierdas sobre todo masa grasa es la mejor manera de mantener el peso perdido.

2. No pasar hambre: el plan debe diseñarse como para que llegues con el hambre justa a cada comida, de lo contrario se puede provocar un aumento de la ansiedad y dificultad en sostener el plan.

3. No eliminar los hidratos de carbono: Si bien es importante elegir mejor las fuentes de hidratos de carbono, muchas dietas basan su método en eliminar alimentos que aportan hidratos de carbono. Eso no enseña a la persona como comerlos una vez que haya bajado de peso. Además, la restricción total puede llevar al descontrol posterior.

4. Tener una vida activa: Cuando una persona tiene un estilo de vida sedentario es muy difícil mantenerse delgado. Las personas que se mueven poco gastan poca energía y resulta más difícil sentirse saciado comiendo lo que necesita el organismo. La solución es ¡moverse más! ¿Cómo? Todo suma! Usa el cuentapasos y aumenta el numero de pasos por día, el objetivo es hacer al menos 10 mil pasos por dia. Si pasas

mucho tiempo sentado, parate a menudo, usa escaleras, camina o usa la bici, aprovecha el verano para hacer actividades al aire libre, etc.

5. Hacer un plan de mantenimiento: El plan no termina cuando logras bajar de peso. Para mantener el peso perdido es imprescindible hacer un plan de mantenimiento. Al terminar una dieta el cuerpo va a intentar volver a su peso “habitual” y, por lo tanto, a ganar otra vez el peso perdido. ¿Cómo evitarlo? Con un plan de mantenimiento. El objetivo es hace un plan para mantener el peso, con seguimiento nutricional. Cambiar los hábitos lleva mas tiempo que bajar de peso, esta demostrado que para eso necesitamos al menos 6-8 meses. Ese es el tipo minimo para que la células registren un nuevo peso “habitual” y el peso se mantenga en el tiempo. El mejor plan de mantenimiento es el que te enseña una nueva forma de comer, y a disfrutar de ella.