Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/39297

La Iglesia planteó a Alberto Fernández su “sorpresa, desazón y preocupación” por el protocolo del aborto no punible

El Presidente recibió a la cúpula de la Comisión Episcopal en la Casa Rosada; hubo momentos de tensión cuando se habló sobre el protocolo de interrupción voluntaria del embarazo, pero coincidieron en la lucha contra el hambre, la droga y la marginalidad.

descarga.jpg

La cúpula del Episcopado le planteó hoy al presidente Alberto Fernández su “sorpresa, desazón y preocupación” por el protocolo del aborto no punible presentado por el Ministerio de Salud, que según los obispos, “en la práctica autoriza el aborto libre”, al mismo tiempo que manifestó que la Iglesia “ha defendido y defenderá siempre toda vida desde la concepción de manera firme y clara”.

El encuentro de Fernández con la Iglesia se extendió por una hora y 40 minutos en el despacho presidencial y los que estuvieron presentes aseguraron a Infobae que se trató de una “reunión cordial y con buena sintonía”. Pero también hubo momentos de tensión cuando el presidente de la Comisión Episcopal, monseñor Oscar Ojea, transmitió las críticas de la Iglesia por el protocolo del aborto.

Por medio de un comunicado, los obispos expresaron al término del encuentro en la Casa Rosada que “valoraron ante el presidente de la Nación la presencia de dirigentes de todo el arco político argentino en la Misa por la Patria en la Basílica de Luján y el gesto de haber participado juntos en una misma oración”. Fue un resumen de la Misa por la Paz que Fernández compartió con Mauricio Macri el 8 de diciembre pasado a pedido de la misma Iglesia.

Al mismo tiempo, la cúpula de la Iglesia manifestó su conformidad con las expresiones de Fernández en su discurso inaugural como Presidente, en el que “pone de relieve la Encíclica del Papa Francisco, Laudato SI´, por la que nos trae una enseñanza sobre el cuidado de la casa común, como también del cuidado de la vida en todo su desarrollo, desde la concepción hasta la muerte natural”.

Y hubo una clara coincidencia en torno a “las urgentes demandas sociales que presenta el país, especialmente la grave situación alimentaria, la creciente demanda de droga por parte de jóvenes y la grave situación de las cárceles. Asimismo, reafirmaron su postura de atender prioritariamente a los más frágiles del tejido social”.

Pero según señalaron fuentes de ambos sectores, en el encuentro hubo claras diferencias respecto del protocolo del aborto. De hecho, la cúpula de la Iglesia reforzó el comunicado que redactó al salir del encuentro de la Casa Rosada con las duras críticas que la semana pasada efectuó el presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral de la Salud, monseñor Alberto Bochatey, cuando el ministro de Salud Ginés González García publicó el protocolo para el aborto no punible.

“No sorprende porque el ministro González García es abortista y ya había advertido que no iba a entrar en una discusión por la ley, sino promulgar el protocolo vía ministerio y obligar a las provincias a que se adhieran. Y así ya se instala el aborto libre en la Argentina”, había dicho Bochatey, y agregó sin vueltas: “Se instala el aborto libre en la Argentina”. Así, despertó un nuevo enfrentamiento con el Gobierno que veladamente se había dado antes de que asumiera Fernández cuando éste adelantó que iba a promover un proyecto de ley sobre el aborto cuando llegara a la Casa Rosada.

 

Este mensaje quedó también subrayado con el comunicado que en forma simultánea difundió hoy la Conferencia Episcopal a todos los feligreses, en el que destacó: "Nos duele y preocupa este modo de obrar que evita el razonable debate democrático sobre la tutela de la vida, el primer derecho humano”. Y recordó: “Hay una jerarquía normativa que se ha visto vulnerada por la imposición de este protocolo por parte de un funcionario, contrariando con un reglamento la Constitución Nacional, los tratados internacionales y el Código Civil y Comercial de la Nación, entre otras leyes nacionales que tutelan la vida desde la concepción”.

También en el mensaje de los obispos a la feligresía señala que “lo que no legisló el Parlamento nacional al término de un debate democrático, que contó con la discusión pública por parte de todos los sectores, instituciones y credos, lo acaba de definir un improcedente protocolo del ministro de Salud”, sostuvo.

“No somos anti-derechos los argentinos que estamos a favor de la dignidad y el valor sagrado de toda vida. En comunión con tantos creyentes y ciudadanos de buena voluntad, esperamos la revocación del protocolo”, aseveró.

Desde el Gobierno emitieron un comunicado después de la reunión, en el que no hace mención alguna al tema del aborto en el encuentro con la cúpula de la Iglesia. En el texto se planteó que el Presidente sostuvo en el encuentro con los obispos “su admiración por el trabajo social que realizan en todo el país” y adelantó que"está analizando una reforma judicial para ir a fondo contra el narcotráfico”.

“Nadie mejor que ustedes conoce el problema del hambre y las drogas; somos aliados para trabajar juntos”, dijo Fernández tras el encuentro con la Iglesia, según el comunicado de la Casa Rosada.

A la vez, desde el Gobierno remarcaron a Infobae que el Presidente buscó profundizar el diálogo mediante una “agenda positiva” con sus interlocutores de la Conferencia Episcopal en relación a la tarea social que coordinará el Ministerio de Desarrollo Social, Cáritas y las parroquias situadas en los barrios humildes para dar contención a los sectores vulnerables.

El Presidente invitó a la cúpula de la Iglesia a la convocatoria prevista para este viernes en la Casa Rosada para el lanzamiento formal del Consejo contra el Hambre. Quedará en la agenda futura una eventual visita de Fernández al Vaticano para encontrarse con el Papa, aunque todavía este tema ni siquiera estuvo en la discusión.

A la vez, los obispos agradecieron una vez más a Fernández el gesto de concurrir antes de asumir a la “Misa por la Paz” que se celebró el 8 de diciembre el Luján, donde concurrió Macri.

Por el lado de la Iglesia, además de Ojea estuvieron presentes el secretario de la Comisión Episcopal, monseñor Carlos Malfa; el arzobispo de Buenos Aires, Mario Poli, y monseñor Marcelo Colombo. Por el Gobierno estuvieron el canciller Felipe Solá, el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, el secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Béliz, y el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Desde la Iglesia aclararon que el encuentro de Alberto Fernández y las autoridades eclesiásticas estaba enmarcado en la tradición de reunirse con los Presidentes a fin de año para expresarle los saludos por la Navidad, a la que vez que aclararon que "no está previsto ningún mensaje del Papa Francisco”. Recordaron el viaje que hizo Fernández antes de asumir para visitar al Papa, pero no se habló de una visita por el momento al Vaticano.