Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/41212

Kicillof: "Queremos honrar nuestros compromisos pero en este momento no hay capacidad de hacerlo"

El gobernador explicó las razones por las que no podrá afrontar el pago de deuda y detalló cómo fue la situación financiera de la provincia en los últimos años. 

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, confirmó este martes 14 de enero que no podrá pagar el vencimiento de un bono previsto para el 26 de enero, por cerca de 275 millones de dólares, y a cambio propondrá a los tenedores de ese título abonarlo el primero de mayo próximo. Entre las razones, el mandatario argumentó que la gestión de María Eugenia Vidal dejó una deuda insostenible y una caja "insuficiente".

deuda.jpg

El bono en cuestión, denominado "BP 21", fue emitido el 26 de enero de 2011, durante la gestión del entonces gobernador Daniel Scioli. Se trata de un vencimiento por casi 250 millones de dólares de capital, y 27 millones de dólares en intereses, a bonistas privados extranjeros. En ese contexto, el Gobernador explicó las razones de por qué no va podrá afrontar el pago: habló de un “catastrófico endeudamiento” que dejó el gobierno de la exmandataria María Eugenia Vidal, y criticó las “pésimas decisiones” que tomaron en materia de deuda. Además, esta tarde a las 15:30 está previsto que brinde una conferencia de prensa junto a su ministro de Hacienda y Finanzas, Pablo López.

“Deuda elevadísima y caja insuficiente son los factores que hacen que hayamos pedido a los tenedores de deuda que pospongan el pago de capital, no de intereses, hasta el 1 de mayo”, expresó. En cuanto a las razones, dijo que “hay dos datos que explican la complicada realidad financiera” de la provincia, y que ambos “fueron planteados durante la campaña y reafirmados el 11 de diciembre en el discurso de asunción en la Legislatura: el catastrófico endeudamiento y la situación de caja que dejaron”, comenzó explicando Kicillof en un hilo de Twitter.

El mandatario provincial señaló que, a 30 días del cambio de gestión, los problemas en relación al endeudamiento “son producto de las pésimas decisiones del gobierno anterior”, y detalló, según las estadísticas de la Provincia, se pasó de USD 9.362 millones en diciembre de 2015, a USD 11.263 millones de dólares en 2019. El peso de la deuda, detalló Kicillof, creció en el PBI del 6% a casi el 10%, como así también la relación entre deuda recursos totales “del 44% al 80%” y el presupuesto para cubrir intereses “del 8% a más del 15%”.

En relación a los vencimientos, detalló que se concentran “en los cuatro años de este mandato”. “Cuando asumió Vidal tuvo que afrontar durante su mandato vencimientos por 5.400 M, mientras que en el período 2019 a 2023 vencen 8.800 M”. Lo mismo, según dijo, pasó con los plazos: “En 2015 el plazo promedio era de 5 años y 5 meses, mientras que ahora su vida promedio bajó a solo 3 años y medio".

Para Kicillof, la deuda de la provincia “como la dejaron, es insostenible”. Y agregó que la política de endeudamiento durante la gestión anterior se resume en “mucha más deuda, deuda más cara, deuda en dólares y vencimientos más cortos que recaen en la gestión actual”. Durante 2020, detalló el gobernador bonaerense, “vencen 84 mil millones de intereses y más de 140 mil millones de capital”, y explicó que la caja que dejó la exgobernadora fue de $25 mil millones. “Por eso, siempre dijimos que no alcanzaba para afrontar ni siquiera las obligaciones de los primeros días de gobierno: los vencimientos hasta el próximo 26 de enero, entre capital e intereses, totalizan USD 570 millones, es decir, $36 mil millones. No dejaron ni para eso”, publicó Kicillof. 

Este martes, por medio de una solicitada publicada en matutinos porteños, el Poder Ejecutivo bonaerense señaló que solicitará "el consentimiento de los tenedores de sus Bonos 10,875% con vencimiento en 2021, para aprobar ciertas enmiendas a sus términos y condiciones". El propósito, señalaron, es “liberar temporalmente a la Provincia de ciertas obligaciones financieras” hasta el 1 de mayo, según el texto oficial y se incluyó el contacto de una firma de asesoría financiera de Nueva York, Morrow Sodali, con el fin de que los acreedores puedan comunicarse con esa empresa para adherirse a la propuesta.

Para lograr la postergación del vencimiento, la Provincia necesita la aprobación de los tenedores de al menos el 75% del capital en circulación de esos bonos antes del 22 de enero. Respecto a la posibilidad de recibir ayuda de la Nación, el presidente Alberto Fernández ratificó que no va a asistir financieramente a la Provincia para abonar este vencimiento.