Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/41558
Promesa

Candela Wiedmann, la correntina de las jóvenes voces que apuesta al Chamamé y su mística

Tiene 18 años, Fue parte del Pre Cosquín, en Córdoba

Candela Wiedmann, la correntina de las jóvenes voces que apuesta al Chamamé y su mística

Tiene 18 años, es correntina y desde hace dos años sube a cuanto escenario la convoque para cantar chamamé, una de sus grandes pasiones. Por segundo año consecutivo compitió representando a Corrientes en el Pre Cosquín, Córdoba y también por segundo año consecutivo, será parte de la Fiesta Nacional del Chamamé junto a Tupá y el Movimiento Corriente Nueva.

Día de ensayo en la casa de la familia Wiedmann, la música fluye con el repertorio que se prepara para subir al escenario “Osvaldo Sosa Cordero” del Anfiteatro “Mario del Tránsito Cocomarola”. Estamos transitando el mes de enero y en Corrientes la mística señala que ha comenzado la 30° Fiesta Nacional del Chamamé y 16° Fiesta del Chamamé del Mercosur.

Candela, una jovencita de 18 años que cursa el segundo año de medicina en la Universidad Nacional del Nordeste, es parte fundamental en ese ensayo que la lleva de un lado al otro haciendo lo que más le gusta: cantar. Y cantar chamamé, para remarcar una pasión que comenzó hace un par de años y se instaló para siempre en su corazón.

“Estudio canto desde los doce años. Primero con Sergio Casco y ahora con Emilio Aguilera. Probé todos los géneros y me cautivó el chamamé, siento que allí está mi identidad y que desde su poesía en cuando mejor me expreso”, dice mientras hace un breve repaso de lo que fue su recorrido en el ámbito de la música: la Peña de Los Alonsitos, la Peña Municipal y la Rotopeña, la Peña del Arte y la Fiesta Nacional del Chamamé, el CCK y la calle Corrientes en Buenos Aires, Fiesta de la Naranja en Bella Vista, aniversario de CuruzúCuatiá, por citar algunos. Y por quedarnos, en lo que a experiencia se refiere, en dos escenarios puntuales, el de la Fiesta Nacional del Chamamé y el Pre Cosquín en Plaza “Próspero Molina”, Córdoba.

“El año pasado, luego de ganar la sede Corrientes en el rubro ‘tema inédito’ con el chamamé ‘Amor infiel’ que lleva letra y música de Agustín Duarte, me presenté en Cosquín y si bien no pasé a la siguiente instancia, la experiencia fue tan gratificante que quise volver a intentarlo y hace pocos días regresamos, reforzando la práctica de querer hacer las cosas lo mejor posible. Esta vez el tema propuesto fue ‘Letanía de Domingo’, una poesía de Moni Munilla a la que Daniel González aportó una música bellísima. La canción hace referencia a una mujer que peregrina al Santuario de la Virgen de Itatí y deja su mensaje de fe que se debe aplicar a cada paso que damos en la vida. Yo cuido mis sueños y tengo claro mi objetivo: dar siempre lo mejor de mí y es lo que hago cuando canto y cuando interactúo con mis compañeros”

Por si todo lo que cuenta Candela fuera poco, basta recordar que en la edición pasada de la Fiesta Nacional del Chamamé, la invitó a cantar nada menos que Antonio Tarragó Ros y acompañada por el autor, interpretó ´María Va’. “Fue un honor compartir escenario con un grande del género, una persona humilde y generosa que con ese pequeño gesto, dio un gran impulso a mi carrera”, cuenta Candela que remarca a ese momento como “inolvidable”.

Y así será sin dudas su próxima actuación el día 22, acompañando en coros a su amigo Matías Galarza que presenta la Orquesta Chamamecera y el día 25 junto a Tupá (AldiBalestra, Carlos Escobar y Gabriel Bartolucci) y las jóvenes voces del Movimiento Corriente Nueva, Pedro Ríos, Sergio Sosa, Joaquín Insausti y Regina Ferrazi.

Candela nombra siempre a sus colegas y dice “son amigos que me tratan con mucho respeto, que me hacen sentir valorada y que están para ayudarme”. Y así se la vio en Cosquín, cuando luego de su presentación en el concurso, cantó en las peñas que abrieron sus puertas a la delegación correntina y cuyo público se deleitó con la voz de esta jovencita que no mezquinó el “bis” bajo la luna coscoína. A su lado, incondicionales, Daniel González (guitarra), Daniel Buera (guitarra) y Maxi Canteros (acordeón).

“Este sentir chamamecero es realmente una forma de ser que va mucho más allá del canto y del baile, que remite la historia de quienes forjaron un camino que ahora transitamos nosotros, con respetuoso reconocimiento”.