Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/42041

Corrientes: los paraísos que afloran con la bajante del río Paraná

Aguas arriba de Paso de la Patria, la Isla de los Pájaros ofrece un balneario de aguas transparentes y arenas blancas. Cómo llegar, atractivos y precauciones.

El Paraná ofrece escenarios que brotan desde las profundidades cuando el nivel del río se ubica debajo de los cuatro metros. Es el caso de una pequeña isla a pocos minutos de navegación de Paso de la Patria, junto a la gran isla Toledo. Allí se forma un pequeño banco de arena detras de un pedregal lleno de vegetación que normalmente es el embudo de fuertes corrientes, que se vuelve manso con el menor caudal de agua.

La llamada Isla de los Pájaros, frente al islote conocido como el Palo Cagado, debido a la gran cantidad de mbiguás que hacen allí sus necesidades, es uno de los tantos paraísos de aguas cristalinas y arenas blancas que ofrece Corrientes. Casi tan hermoso como inhóspito, es también una zona de pesca muy frecuentada por los pescadores deportivos, ya que las piedras de la zona son un escondite ideal para el asecho de los dorados.

banco de arena 3.jpg

Sin embargo, estas cuevas del gran depredador son, además, un área de peligro considerable para las hélices de las embarcaciones, ya que algunas piedras están apenas tapadas por el agua, fenómeno que puede observarse a simple vista por el movimiento del agua e incluso en una vista satelital.

banco de arena 5.jpg

Si bien solo se puede llegar en embarcación, la isla no es inaccesible. Desde Paso de la Patria se requieren entre 15 y 20 minutos río arriba, cruzando el riacho de la isla Toledo y bordeando un banco de arena. Al final del reducto se puede incluso divisar la Basílica de Itatí al horizonte. 

banco de arena 4.jpg

Es importante tener en cuenta que se trata de una zona no habilitada, con lo cual las medidas de seguridad corren por cuenta de cada bañista. Frente a la isla, se encuentra un pequeño pedregan conocido como el Palo Cagado, nombre dado por los guías de la zona por la abundancia de excremento de mbiguás, que se posan sobre el árbol y defecan sobre las piedras. Entre ambas formaciones hay un estrecho de aproximadamente cinco metros donde se forma una intensa corriente, que constituye una zona de peligro a evitar.