Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/42275

Misiones: un padre siguió al violador de su hija por varios meses, lo halló y le entregó a la Policía

La Policía de Colonia Alberdi detuvo a un hombre que estaba prófugo casi un año, acusado por la violación de su hijastra de 13 años, detención que se logró por la determinación y constancia del padre biológico de la víctima que siguió al violador por meses y al hallarlo, le entregó a la policía.

El hecho se supo a partir de la huída de la menor de su casa en dos oportunidades, que a través de esta conducta pretendía dar a conocer el calvario que padecía con el concubino de  su madre.

MISIONES.jpg

Al ausentarse por segunda vez de su casa y tras ser hallada por la policía con otra familia de la zona, la víctima relató a los uniformados que su padrastro, identificado como Javier M. la abusaba sexualmente.

Tras la denuncia que se efectuó en la Comisaría de la Mujer de Oberá, la causa recayó en el Juzgado de Instrucción I de la Capital del Monte, que ordenó la detención del supuesto violador, que por entonces ya había desaparecido de la vivienda que habitaba con su concubina y un hijo que tenían en común.

Las pesquisas de la Policía para dar con el paradero del prófugo se llevaron a cabo por varios meses sin resultados positivos; hasta que  entra en escena el padre biológico de la víctima quien decide llevar a cabo una investigación personal para ubicar al sospechoso.

Es así que en los ratos libres, tras sus labores en la chacra, este hombre  se dedicaba  a recabar datos con vecinos, amigos y conocidos del prófugo y avanzar en su pesquisa Después de varias semanas de investigación, el padre de la menor ubicó al supuesto abusador en una vivienda de su hija, ubicada en la Ruta provincial 6 de Campo Viera. El persistente «investigador» montó guardia varios días cerca de la casa para conocer sus movimientos y con datos precisos comunicó los detalles del mismo a la policía, que se abocó a la inmediata detención del prófugo a mediados de diciembre del año pasado.

Javier M. fue puesto a disposición de la Justicia, pero para ello tuvo que transcurrir casi un año de impunidad de una persona acusado de una violación que se movía entre las sombras y la vegetación de la Zona Centro y que fue interrumpida por el accionar decido de un padre que se propuso llegar hasta el final de una hecho aberrante que padeció su hija en su infancia marchita.

La madre de la víctima también está bajo sospechas y se busca determinar si conocía o no de lo que sucedía con su hija , que solo a través de sus escapadas de la casa pudo dar a conocer su calvario. La menor deberá prestar declaración en  Cámara Gesell cuando finalice la feria judicial. La causa está caratulada como «abuso sexual con acceso carnal».