Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/42600
Infanticidio en Brasil

“¡Pará papá!”: el horrendo crimen de la niña arrojada desde un balcón y los celos enfermizos de la madrastra

Fue un infanticidio que conmocionó a Brasil. Y trascendió las fronteras: el diario francés Le Monde siguió el caso. El presidente de ese momento, Lula da Silva, pidió prudencia a la población enardecida contra el padre y la madrastra de la nena de 5 años que supuestamente había muerto al caer del 6 º piso. El misterioso “intruso”, los testigos y el juicio. El día que los condenaron la gente lanzó fuegos artificiales.

“¡Pará papá!”: el horrendo crimen de la niña arrojada desde un balcón y los celos enfermizos de la madrastra

Por Carolina Balbiani

A pesar de que el personal de emergencias intenta resucitarla durante 34 agónicos minutos, Isabella parece no respirar. Está golpeada, muy golpeada. No es raro. Hace menos de una hora cayó desde el sexto piso y su cuerpo se estrelló contra el jardín común del impecable complejo de edificios London, en un barrio de clase media llamado Mazzei, en la ciudad de San Pablo, Brasil.

Isabella está inerte. Ahí están su padre, su madrastra, su madre, el portero, algunos vecinos, los paramédicos… Todos contienen el aliento esperando un milagro. Que no sucede. Isabella Nardoni es declarada muerta entre esos últimos momentos de la noche del 29 de marzo de 2008 y los primeros del domingo 30. Tiene solo cinco años.
 
Al día siguiente la sociedad entera se conmoverá, y al otro día y al otro y al otro. La historia traspasará fronteras. Será uno de los casos de infanticidio que más prensa tuvo en la historia del país vecino.

Caída libre

El encargado de seguridad que cubría el turno nocturno del edificio London sintió un fuerte ruido proveniente del exterior. Estaba oscuro y no llegaba a ver bien. Se asomó un poco más, parecía haber un bulto en el jardín delantero. Se acercó y sobre el césped vio el pequeño cuerpo de una niña.

Un vecino del primer piso también escuchó algo y salió al balcón desde donde observó a Isabella desplomada. Fue este mismo residente quien dijo, durante la reconstrucción del hecho, que el padre de Isabella se había arrodillado y había puesto su oreja derecha en el corazón de la niña y que él mismo le había aconsejado no mover a su hija.

El padre de Isabella, Alexandre Nardoni (29), y su mujer Ana Carolina Jatobá (24, ex estudiante de derecho y madrastra de Isabella), están presentes en la escena. Alexandre grita como desesperado y sugiere que un ladrón entró a su departamento, rompió la protección infantil y tiró a su hija por la ventana. Ana Carolina Jatobá, llama histérica a la ex de su marido y madre de Isabella: Ana Carolina Oliveira (como ambas se llaman igual las nombraremos siempre con el apellido).

La madre, que estaba comiendo cerca, no entiende mucho lo que le está diciendo entre gritos esta mujer, pero piensa que Isabella se ha caído a la pileta así que le pide que le hagan resucitación cardiopulmonar y sale disparada para allí.
Llega antes que la ambulancia, que demora unos 40 minutos. No era en la pileta el tema, Isabella había caído desde su departamento del sexto piso. Se da cuenta de que la situación es gravísima. No la mueve, pero la besa y le habla al oído. Pone su mano sobre su corazón y siente unos débiles, pero acelerados latidos. Le dice que la quiere, que aguante que ya vienen a buscarla. La escena es para todos desgarradora. Cuando llegan los paramédicos suben a Isabella y a su madre a la ambulancia. Intentan, en vano, revivirla.

Empieza la investigación

Alexandre Nardoni y Ana Carolina Jatobá van a la estación de policía. Allí les toman declaración. El relato del padre fue como lo detallaremos a continuación. Ese día, después de visitar a los abuelos, fueron con su mujer y los tres chicos (Isabella, de su primer matrimonio, de 5 años, y Pietro, de 3 años, y Caua, de 11 meses, frutos de la relación con su nueva mujer) al supermercado. Cuando volvieron a casa entraron con el auto al garage. Como Isabella estaba dormida, decidieron que él subiera primero al departamento con ella en brazos. Así lo hizo. La acostó en la cama del cuarto de huéspedes, prendió la luz de la mesita y también la del cuarto de los chicos. Cerró la puerta con llave y bajó al garage nuevamente para ayudar a su mujer con Pietro y Caua.

Calcula que Isabella quedó sola entre 5 y 10 minutos. Cuando vuelven a entrar Alexandre vio la luz del cuarto de Isabella encendida, pero ella no está en donde la dejó. Observa un agujero en la red de protección de la ventana del cuarto de los hijos menores. Se asoma y ve a Isabella caída en el jardín.

La policía da por cierta esta versión de la pareja y salen inmediatamente a buscar al intruso. Rastrillan el sótano y el garage del edificio, buscan en los alrededores, clausuran el departamento y dejan dos policías de consigna. Ni un solo rastro del delincuente asesino.

Aparecen las primeras sospechas sobre el padre y la madrastra 

La prensa verá crecer el caso segundo a segundo. De hecho, llegaría hasta el prestigioso diario francés Le Monde. La opinión pública toma partido al instante por Isabella; los padres, sobre todo la madrastra, empiezan a ser profundamente odiados. Cada vez que van a declarar una multitud se lanza sobre ellos violentamente a los gritos: “asesinos, asesinos”. Marchas y más marchas empiezan a sucederse. Los sospechosos enfrentan reales riesgos de linchamiento. La gente está enardecida.

Tal es la magnitud del caso que el mismísimo presidente de Brasil en aquel entonces, Lula da Silva, pide prudencia a los brasileños intentando calmarlos: “Se habla del Caso Isabella las 24 horas del día. Lo que me parece grave es que, aunque puedan ser inocentes, la pareja ya fue condenada”.

La opinión pública no obedece. Y cada sospechoso es abucheado en la calle y corre riesgos de represalias por parte del público. Los violentos ecos de lo ocurrido sorprenden a todos, incluida la policía. El jefe a cargo de la investigación se llama Fernando Neves y parece expeditivo: pretende avanzar rápido para no poner a los testigos en peligro.

Juicio a papá

Pero a medida que pasan los días lo cierto es que la historia del padre no le cierra a nadie. Ni a los investigadores. Era inverosímil que alguien hubiera perforado la buena seguridad del edificio que, además, estaba en un predio rodeado con altos muros, que a su vez tenían cercos y alarmas que se encendían si alguien hubiera intentado traspasarlos.

Tampoco había indicios de una intrusión y la puerta del departamento no había sido forzada. Además, no faltaba nada entre las pertenencias de la pareja. Como si eso fuera poco había a simple vista un rastro de sangre que iba desde la puerta de entrada de la casa de Isabella hasta un sillón. En el lavadero encontraron un trapo lavado con gotas de sangre y también un cuchillo y una tijera con vestigios de una misma fibra que se mandó a analizar. Los resultados indicaron que era un material idéntico al que componía la malla de contención de las ventanas. Ciento por ciento.

Hubo algunos investigadores que admitieron la posibilidad de que la madrastra de la niña, Ana Carolina Jatobá, no hubiera estado esperando en el auto en el garage como había contado Alexandre a la policía. Incluso muchos sospechaban que ellos habrían intentado eliminar, infructuosamente, todas las manchas de sangre. El padre de Alexandre, el abogado de impuestos Antonio Nardoni y su hija, Cristiane Nardoni, fueron mencionados como quienes habrían ayudado posteriormente a la pareja a limpiar la escena. Ellos obviamente lo negaron.


En otras declaraciones, dos vecinos del edificio afirmaron haber escuchado una pelea y a una niña gritar pidiendo ayuda esa noche. Los interrogatorios se sucedían con velocidad. El padre y la madrastra pretendieron echar culpas y sospechas fuera del hogar… la mala seguridad del edificio, la envidia de los vecinos y hasta un obrero con quien Alexandre habría tenido un entredicho. Pero las pruebas y testimonios recolectados iban desbaratando lo que ellos decían.


Por otra parte, el examen forense reveló que la causa de la muerte había sido un paro cardiopulmonar y que había una clara evidencia de asfixia provocada. Los peritos que analizaron el cuerpo dijeron, además, que Isabella habría sido arrojada por las muñecas por las marcas que hallaron en sus manos y rodillas. Una de sus muñecas presentaba una fractura que había ocurrido mientras estaba viva; tenía trauma de cráneo y el hecho de que tuviera la lengua entre los dientes y lesiones petequiales en corazón y pulmones, marcaría que había sido asfixiada.

La autopsia demostró también que había sido golpeada: tenía el rostro morado, marcas en el cuello que sugerían ahorcamiento y una herida en la frente. Esa herida habría sido la que dejó el reguero de sangre desde la entrada hasta el sofá y, según concluyeron, fue hecha con un objeto romboidal que podía ser una llave o un anillo. Armas raras para un ladrón y asesino. Los peritos agregaron más: había rastros de otras fracturas que serían anteriores a la caída.

Los pequeños rastros de sangre se veían a simple vista por el apartamento: en las habitaciones, en el pasillo, en el manija de la puerta de entrada y en la sábana donde su padre dijo que la había dejado durmiendo. También hallaron sangre en el auto familiar.
El 7 de mayo de 2008 el juez Fossen dictó el arresto preventivo de la pareja. Fueron detenidos en el departamento de la madre de Ana Carolina Jatobá.

Evidencias que hablan

Las evidencias armaron un rompecabezas que sugería que esa noche, antes de la muerte de Isabella, tuvo lugar una violenta pelea entre la pareja.

En medio de este pandemonio de versiones, el Capitán Neves que encabezaba la investigación fue acusado de pedofilia con una menor de 5 años. Se fugó y se suicidó a los pocos días. El escándalo fue mayúsculo. La trama se volvía cada vez más compleja. Luego se sabría que su historia no tenía nada que ver con Isabella, pero lo sucedido con él enturbió la causa durante varias semanas.

para papa infobae.jpg
Foto: Infobae

Una familia ensamblada como tantas

Isabella de Oliveira Nardoni (en Brasil los niños llevan primero el apellido de su madre, aunque en este caso se la conoció por el apellido de su padre) nació el 18 de abril de 2002, en la ciudad de San Pablo.

Su madre, Ana Carolina Oliveira, tenía solamente 17 años y su padre, Alexandre Nardoni, estaba por entrar a la universidad para estudiar Derecho, como lo había hecho su propio padre. Por eso a Alexandre la noticia del embarazo no le hizo ni un poco de gracia.

Si bien estuvieron en total unos tres años juntos, lo cierto es que ella en un momento se fue a vivir con sus propios padres, creía que él la engañaba. Cuando Isabella tenía 11 meses, Ana Carolina Oliveira puso fin a la relación con Alexandre. Era verdad lo que pensaba: él la engañaba con una mujer que se llamaba igual que ella, Ana Carolina Jatobá.

Un tiempo después Alexandre formalizó su convivencia con esa mujer y tuvieron dos hijos: Pietro y Caua.

Alexandre y la mamá de Isabella llegaron a un acuerdo legal: él les pasaría una pensión alimenticia mensual y a su vez tendría derecho a dos visitas de su hija por mes.

Pero Ana Carolina Jatobá tenía celos enfermizos de la ex de su marido. Por ello le molestaba la presencia de Isabella, aunque solo tenía que soportarla fin de semana de por medio. Los vecinos aseguraron que cuando la pequeña iba a la casa de su padre, las peleas y los gritos eran una constante.

Se sabría luego también que los abuelos paternos evitaban que Ana Carolina Jatobá se quedara a solas con Isabella. Curioso. ¿Por qué? Algo sospechaban. Un vecino aseguró haber escuchado a la abuela paterna decir que tenía miedo de que esa mujer le hiciera algo a su nieta.

Lo cierto es que Isabella solía volver a casa de su madre antes de tiempo. No la pasaba nada bien con la nueva pareja de su padre, pero a su madre no le habría contado demasiado.
Los testigos declararon que Alexandre parecía ser una buena persona cuando estaba solo, pero que con la presencia de su mujer se transformaba. Ella era extremadamente celosa y lo torturaba con sus escenas.

Guerra pericial

El caso dividió también a los expertos. Hubo algunos que creyeron que su muerte fue accidental. En el libro Caso Isabella: nueva verdad, el doctor Paulo Papandreu defendió la tesis de que la niña cayó por accidente. La madre de Isabella logró evitar judicialmente la circulación del libro y demandó al autor. En consonancia con el médico, esta crítica también fue apoyada por el forense George Sanguinetti en su libro La muerte de Isabella Nardoni-Errores y contradicciones. Esta edición también fue prohibida por la justicia de San Pablo.

El médico Laércio de Oliveira Cesar, con la ayuda de otros colegas profesionales, reforzó en cambio la idea de que Isabella había sido asfixiada y encontró, además, una hemorragia menor en el cerebro. Un forense agregó que ese hallazgo era “común en los casos de lo que llamamos un síndrome del niño maltratado”. Había también un hematoma en su antebrazo derecho, como si se hubiera enganchado a la protección de la ventana o como si hubiese intentado aferrarse a algo en la caída.

Sanguinetti, en su libro, enfatizó que el hecho de que las lesiones ocurrieron cuando la niña estaba viva no significa que fueron antes de la caída, ya que la niña murió más de 50 minutos después de caer. Por ello, afirma que sería probable que todas las lesiones fueran resultado de la caída. Y, respecto de la asfixia, sostuvo que podría haber sido causada por las lesiones del sistema respiratorio de Isabella como resultado de la misma caída.
Un informe del director del Instituto de Ingeniería Biomédica de la Universidad George Washington, James Hahn, en 2013, aseguró que las marcas encontradas en el cuello de Isabella, no fueron hechas por su padre y su madrastra. No se correspondían con la morfología de ambas manos. Pero Rosangela, una técnica-científica brasileña, respondió a las críticas de la defensa de la pareja diciendo: “Las lesiones son compatibles con asfixia, asfixia con las manos. A veces encontramos tres, dos dedos (...) La asfixia no solo se caracteriza por marcas externas, sino también internas”.

En todo caso, lo que no cerraban eran las declaraciones del padre para desviar la atención y las pruebas acumuladas de fibra y sangre en el departamento. Por otro lado, el fiscal Cembranelli, sostuvo que los resultados obtenidos por Hahn no alteran las sentencias, ya que el “documento cuestiona solo una de las docenas de pruebas”.

El peor de los crímenes. La historia del asesinato de Isabella Nardoni, el libro de Rogerio Pagnan, reportero de Folha de Sao Paulo, fue editado en 2018. No toma partido por ninguna teoría, pero remarca una mala investigación policial y pone sobre la mesa los hechos. Entre las cosas que dice sobre el homicidio se destacan:

-“En el departamento de la pareja se había reservado una habitación para la niña que había sido decorada según sus deseos”
-“Al principio Ana Carolina Oliveira defendió a la madrastra ante los periodistas clasificándola como una persona muy cariñosa”
-“(...) la historia contada por el experto dice que Isabella fue atacada por su madrastra mientras estaba en el vehículo (...) con un objeto desconocido, tal vez las cuatro llaves de la familia, causando un corte en la región frontal izquierda de la cabeza (...) la hemorragia dejó manchas en el vehículo (...) En el departamento Alexandre Nardoni “arroja” a Isabella violentamente contra el piso. Luego, según el experto, la madrastra comienza a asfixiar a Isabella con sus propias manos. En ese momento, se escuchan gritos “pará papá” (según el profesor Lucio, vecino del edificio London). Luego la pareja pelea durante unos dos o tres minutos y decide cortar la malla protectora de la ventana (...) El experto evalúa que para pasar el cuerpo de Isabella por el agujero Alexandre necesitó la ayuda de su mujer”.

En el campo mediático también había una guerra. Pero, en este caso, era por las primicias. Alexandre Nardoni y Ana Carolina Jatobá y, luego, Ana Carolina Oliveira concedieron a distintos medios varias entrevistas para sostener sus posiciones.


En el reportaje -que se puede ver en la web- se los observa educados y muy sobriamente vestidos, en la casa de unos amigos donde respondieron las preguntas. Él no lloró nunca. Ella lo hizo durante toda la entrevista.
La madrastra aseguró que siempre había sido con Isabella igual que con sus dos hijos, que los tres tenían el mismo tratamiento. Que Isabella era una criatura alegre y dócil (el detector de mentiras apuntó aquí “verdad”) y que sus hijos lloran porque la extrañan (la máquina dijo “verdad”).


Cuando Alexandre esgrimió que no estaban pudiendo ir al cementerio para despedirla por culpa de la gente que los hostigaba y por su propia seguridad, el aparato señaló “mentira”. Y, cuando aseguró que sus vidas antes de lo ocurrido eran alegres, siempre bromeando y pasándola bien, indicó también “mentira”. Su mujer sollozó asegurando que ella adoraba que Isabella jugara, que hacía todo todo todo para que fuera feliz y que eran una familia muy unida... No hace falta aclarar que el detector la desmintió y delató, otra vez, “mentira”.

Cuando Ana Carolina Jatobá dijo “somos totalmente inocentes” el software marcó “inexactitud”.

El abuelo abogado de Isabella ¿involucrado?

La defensa intentó en 2016 que se anulara el juicio porque consideraba que la investigación había sido mal hecha y que la pareja Nardoni-Jatobá era inocente.

Por otro, la fiscalía quiso que la policía investigara si el abuelo paterno de Isabella, el abogado Antonio Nardoni, había estado involucrado en el encubrimiento del crimen. La solicitud fue motivada por el testimonio de dos testigos que denunciaron la supuesta relación del abuelo con la muerte de su nieta.

Los testigos son empleados de la cárcel donde está cumpliendo condena Ana Carolina Jatobá. Esto fue revelado por dos programas de Fantástico, rede Globo de televisión, en diciembre de 2014 y abril de 2015. Ellos habrían dicho que Ana Carolina Jatobá les confirmó haber golpeado a Isabella en el automóvil de la pareja y que la pelea habría continuado en el departamento. Como pensaron que la pequeña estaba muerta, Ana Carolina Jatobá habría llamado a su suegro abogado. Él habría sugerido que ambos simularan un accidente doméstico con la niña. Fue entonces que Alexandre habría arrojado a su hija por la ventana.

Jatobá les reconoció también que se había sorprendido mucho cuando las pericias dijeron que Isabella había sido lanzada viva. Antonio Nardoni empezó a ser investigado por el departamento de homicidios en 2015. Él desmintió las acusaciones en una entrevista, en marzo de 2018, con G1 Sao Paulo, dijo que su familia lloraba por Isabella: “La gente se olvida que Isabella era también mi nieta (…) La pérdida no fue solo para la familia materna también lo fue para mí”. Y agregó que su hijo y su ex nuera eran inocentes: ”Siempre tuve esa convicción”. Sobre los dichos de su participación en el crimen sostuvo “que nunca hubiera hecho eso“.

La historia parece no tener fin. Sí lo tuvo para Isabella que vivió una cortísima existencia y que, desde la mañana del 31 de marzo de 2008, descansa en el cementerio Parque dos Pinheiros de San Pablo.

Sería hoy una adolescente de 17. Pero eso no pudo ser porque hace 12 años, aquel padre que le había regalado la vida, la arrojó a los brazos de la muerte.

www.infobae.com