Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/42742
Sobredimensionar un aspecto económico aislado no ayuda  

El falso dilema de la deuda estatal

El relato político siempre se ocupa de aprovechar al máximo los temas del momento y asignarle magnitudes que suelen estar bastante alejadas de la realidad.

Por Alberto Medina Mendez  

Nadie puede poner en duda que el actual endeudamiento es excesivo y que su peso específico puede traer múltiples complicaciones financieras en el corto plazo con derivaciones trascendentes para lo que viene después.
 
Pero no menos tangible es que el oficialismo contemporáneo pretende agigantar su relevancia y dramatizar una suerte de “todo o nada” en el proceso de la negociación que está iniciándose para plantear su resolución.
 
Tampoco se puede ignorar, con tanta superficialidad, las colosales responsabilidades históricas tanto de deudores como de acreedores en ese devenir. Enfatizar solamente en la dinámica reciente escondiendo los idas y vueltas de décadas atrás en esta materia es una absoluta canallada.
 
Claro que cada dirigente explota su época diseñando una creativa caricatura y brindándole su peculiar interpretación a los sucesos, omitiendo las culpas de su propio espacio político y magnificando hasta el hartazgo las ajenas.
 
Este esquema es el clásico modo de hacer política en estas latitudes y no debería sorprender a nadie. Habla muy mal de los que están ahora y de los anteriores, pero sobre todo de una comunidad dispuesta a creer cualquier cosa que afirmen con grandilocuencia sus circunstanciales líderes.
 
Lo preocupante es que ese mediocre intento de manipular los hechos de una forma tan burda logre semejante éxito en académicos, intelectuales, economistas y periodistas que repiten mentiras por verdades sin sonrojarse.
 
La economía depende de muchos factores y no solo de uno en especial. Algunos tienen una ponderación mayor que otros, pero considerar que la deuda es la clave del futuro es caer en una ridícula exageración.
 
Colocar a este asunto en su justa dimensión es vital para el porvenir. Es obvio que hay que dedicarle tiempo e inteligencia a concebir un nuevo acuerdo razonable. Refinanciar, reformular, reperfilar o como quiera que deseen llamar a esta nueva etapa es un requisito para avanzar.  
 
La confluencia de intereses compartidos ayudará a que esa tan temida negociación sea inexorablemente fructífera y es eso, y no otra cosa, lo que permite en esta instancia ser tan optimista respecto de la situación.
 
No tendrá tanta gravitación en esta victoria el eventual talento de los protagonistas, sino la imperiosa necesidad de cerrar este tumultuoso capítulo para enfocar la mirada en lo verdaderamente prioritario.
El endeudamiento, en este tipo de naciones, no ha sido una determinación relacionada a la inversión en infraestructura para el desarrollo, ni para financiar complejas reformas estructurales que llevarían lapsos prolongados de adaptación sistémica, sino que ha sido solo para transitar coyunturas.
 
La pretendida lógica que la política doméstica pretende atribuirle al Estado tomador de deuda, comparándolo con el sector privado es un ataque al sentido común y una demostración empírica de la deshonestidad intelectual de los argumentadores que usan lo que sea para justificar esta herramienta.
 
Un individuo o una empresa que decide pedir un crédito ofrece en garantía su patrimonio, toma un riesgo intransferible con su capital propio comprometiendo no solo su sacrificio sino también su futuro en esa movida.
 
Cuando los gobiernos recurren a esta posibilidad les endosan a las generaciones venideras, que no pueden siquiera opinar, gran parte del costo del disfrute del hoy que quienes deciden tomar deuda gozarán en el presente. Es una decisión sin ética alguna y cuestionable por donde se mire.
 
En estos próximos meses los ciudadanos asistirán a una nueva parodia de esta sátira en la que los gobernantes pretenderán convencer a la sociedad de que todo depende íntegramente de como se resuelva este desafío.
 
Prepararan las condiciones ideales para luego darle un significado irreal a ese festejo que están elucubrando. Precisan imperiosamente edificar una épica y desean fervorosamente mostrarse consiguiendo un logro magnifico.
 
Lo cierto es que ese trato particular podrá será mejor o peor, pero seguramente se resolverá en la dirección prevista.  La única razón de ese triunfo es que nadie se beneficia con un fracaso en estas conversaciones.
 
Vale a pena insistir en esta idea. Nadie dice que no sea importante pero el país depende mucho mas de su capacidad de producir competitivamente, de comerciar internacionalmente integrándose al mundo y de multiplicar sus oportunidades, que de este falso dilema de la deuda estatal.
 
Y es allí donde radican las mayores preocupaciones sobre la economía. Los parches conocidos hasta aquí, opinables todos ellos, no conforman un plan que concentre energías en la creación de riqueza sino solo en la distribución de lo existente, mecanismo que jamás trae consigo resultados positivos.
 
Una nación obsesionada en repartir mas que en producir, no tiene otro destino que el de achicar progresivamente ese prorrateo, como ha ocurrido, con escasas excepciones, a lo largo de las últimas décadas de estancamiento permanente, recesión cíclica y desorientación conceptual.
 
Lo de la deuda es un mero trance, un trámite, con complejidades diversas, pero trámite al fin. Lo que resta conocer es como creen que “multiplicarán los panes” porque sin ese programa serio y bien pensado nada será sustentable y muy pronto los ridículos festejos demostrarán su ineficacia.
  
 
 
Alberto Medina Méndez
 
[email protected]

54 9 379 4602694

Twitter: @amedinamendez

Temas Relacionados

Alberto Medina Méndez