Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/44240

Uno de los autores del crimen y violación en Santa Cruz confesó: un día antes lo habían liberado

El magistrado interviniente solo lo había mantenido unas horas demorado, pese a que se parecía al identikit, tenía golpes en la cara y ropas con manchas que parecían de sangre. La víctima lo identificó luego en rueda de reconocimiento. 

El atroz caso de violación de una mujer y el asesinato de su hijo de apenas 4 años que conmocionó a la ciudad de Puerto Deseado, en Santa Cruz, parece estar en camino de dilucidarse. En las últimas horas, y luego de ser liberados por el juez Oldemar Villa el día anterior, la víctima identificó a uno de los sospechosos que habían sido arrestados por la policía en primera instancia, un sujeto mayor de edad que estaba en el barrio "La Favela".

santa.jpg

Según se indició, tenía golpes y arañazos en la cara y además le habían encontrado zapatillas y ropas con manchas que parecían ser de sangre. Curiosamente, sin esperar pericias, el juez Villa dispuso a las pocas horas que los dos detenidos fueran liberados, contra la opinión de los investigadores, afirmando que "no había razones para que no siguieran en libertad hasta la rueda de reconocimiento".

El primer intento de ese reconocimiento debió suspenderse porque la víctima se descompensó, pero cerca de la medianoche se pudo realizar y la mujer identificó a uno de sus atacantes, justamente uno de los sospechosos que habían sido liberados. Luego en sede policial habría admitido también la autoría del demencial suceso.

El tema fue anticipado por La Opinión Austral, que consignó que el magistrado había ordenado el viernes 21 de febrero la liberación de ambos sospechosos sin cotejar las pruebas, pese a que en los allanamientos se encontró ropa con manchas presuntamente de sangre y que junto a los ellos se encontraba un perro con el pelo ensangrentado, animal que María Mercedes dijo haber visto la tarde que fue atacada por los dos hombres.

santa1.jpg

La mujer de 44 años y su hijo Santino de 4 fueron sorprendidos en una playa cercana a Puerto Deseado, donde el chico fue asesinado a golpes y la mujer violada. Los atacantes golpearon con piedras dando por muerta a la mujer, oriunda de Salta y ocasionalmente de visita en esa ciudad patagónica, para visitar a otro de sus hijos. 

El terrible episodio derivó en numerosos allanamientos el pasado viernes, en un barrio de las afueras de la ciudad conocido como "La Favela", se demoró a varios hombres y dos de ellos quedaron detenidos, por su parecido con los identikit confeccionados en base al testimonio de la mujer agredida, y porque tenían lesiones en la cara.

El testimonio de mujer dio además un dato clave: dijo que uno de los atacantes le decía al otro que tenían que matarla porque "no quería volver a la cárcel", lo que delimitó la búsqueda a un grupo específico de ex convictos. Los dos detenidos había sido aprehendidos el viernes, pero liberados horas después "por falta de requerimientos probatorios", aunque permanecieron con una custodia policial.

Tanto el detenido como su presunto cómplice son de Puerto Deseado: uno de ellos fue reconocido por la mujer, confesó el crimen, y el otro tiene apenas 16 años. Un gran grupo de vecinos se congregó en Puerto Deseado para reclamar justicia, recordando además otros hechos de inseguridad en la zona. Según señaló La Opinión Austral, luego de la confesión de los uno de los detenidos, para el juez Villa se habría tratado de "un crimen por odio de género", y pidió "calma a la sociedad", afirmando que están trabajando "de la mejor manera posible".

El dramático hecho de violencia ocurrió el pasado jueves, cuando María Mercedes y Santino caminaban en una zona denominada "Cueva de los Leones". La mujer fue reducida a golpes, llevada junto a su hijo hacia una zona cercana a la playa y el niño asesinado a golpes.

La autopsia constató que el chico murió por una hemorragia interna causado por "politraumatismos de cráneo realizados con un elemento contundente". Los resultados de la autopsia fueron dados a conocer por el ministro de Seguridad de Santa Cruz, Lisandro de la Torre. Luego de violar a la mujer y golpearla con una piedra en la cabeza, los delincuentes la creyeron sin vida y escaparon del lugar.