Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/45934

El remedio o la enfermedad

No me abraces.

No me beses.

No me mires.

No me toques. No te toques.

No te acerques.

No me hables.

No me tosas.

No te juntes.

No te cases ni te embarques.

Ni de tu casa te apartes.

Algo anda lo suficientemente mal entre los seres humanos como para que un puto bicho nos lleve a dejar de hacer lo que somos.. Que no es trabajo, no es dinero, no es posesión. Es lo simple. Lo maravillosamente simple de poder compartir sin esperar nada a cambio. Y menos, esperar que un estornudo nos cague definitivamente la vida, llevándonos al aislamiento más profundo que puede producir una enfermedad irremediable, según dicen.

Porque lo que no tiene cura no es es virus de moda. Lo que no se cura es la soledad con que se termina jodiendo la paciencia todo aquel que pasa al otro lado sin tener alguien cerquita. Cerca del caos estamos. Cerca del apocalipsis. Ese que hace que temamos por lo que respiramos y que contabiliza números de personas fallecidas.

Cómo si el choto flajelo se hubiera llevado todas las miradas, desviando incluso aquellas que miraban compungidas a los que, por no nacer con, ni tener corona, viven como pueden, morfan cuando pueden y sufren de tantas pestes...menos de la que todo lo cura: la del afecto, el amor y el cariño.

No hay barbijo que frene la hipocresía. No hay vacuna para el desamor. No hay antídoto para la insensibilidad. Solo hay que ser un poco humano, sin cagarnos tanto en las patas. Lo saben los que aún en los peores escenarios de la vida, siguieron adelante. Lo sabe el que hippea sin calentarse de más. Lo sabe el que no necesita de tanta planificación. Porque hoy vale más que ayer. Y el doble que mañana. Asusta sabernos indefensos. Pero mucho más, el sospechar que uno como nosotros, puede llegar a estar decidiendo cómo, cuando y dónde. Allá ellos con sus conciencias.

Solo resta salir a hacerle frente a lo que tenemos enfrente. Sin tanto para prohibir. Y mucho pero mucho, para dar. Cómo era en un principio. Ahora. Y siempre.

Temas en esta nota

Daniel Collinett