Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/46360

Esto recién empieza ....

La mayoría apoya la idea del aislamiento más el cierre de actividades y se escala pidiendo más porque cree que esto culmina el 31 de marzo y que luego, tal vez, todo vuelve a la normalidad.

Los gobiernos avanzan y restringen otras variantes adicionales hasta el límite del “toque de queda” casi total con patrullas policiales monitoreando que nadie circule y expulsando gente de los comercios.

La probabilidad de que la fecha original sea el final de esta historia es muy baja. 

La experiencia de esta pandemia en Asia y Europa dice que tenemos para rato y es probable que convivamos varios meses con esta situación.

En ese escenario. ¿Alguien cree que los más vulnerables, esos que no tienen ahorros, podrán resistir tanto tiempo ?

Sin clientes, ¿qué comercio sobrevivirá ? 

Y si ese establecimiento quiebra, ¿quién podrá conservar su empleo?

Sin ventas con que dinero, ¿se pagarán los sueldos ?.

Algunos ingenuos que creen que el gobierno se alimenta del aire y dicen livianamente “es fácil, el Estado entregará subsidios a todos”.

Pero si las empresas no venden porque no tienen clientes, ¿quién abonará los impuestos ? 

Si la gente no cobra salarios, ¿con qué consumirá y cómo pagará impuestos ?

Ergo, si el Estado no recauda no puede dar dinero a nadie.

Es en ese momento que aparece la magia y las frases hechas del tipo “habrá que ser creativos”.

Claro que la creatividad será clave pero antes de eso debemos ser conscientes de que esto es una “frazada corta” y que no existe forma de eliminar el impacto de esta pandemia. Nada es gratis y esto saldrá caro.

¿Balancear la salud pública y la economía ?. Claro que si. Sin embargo veo con preocupación a muchos sosteniendo que la única prioridad es la Salud. 

Habrá que recordarles que si nos quedamos sin recursos y sino generamos riqueza tampoco tendremos Salud.

¿Soluciones integrales ?. No, no tengo. 

Lo que si creo es que debemos prepararnos para un proceso más largo de lo que se imaginan muchos.

Y bajo ese panorama tendremos que encontrar el modo de mantener la economía funcionando porque sin ella estaremos condenados a una epidemia mucho más devastadora que esta tan temible.

Antes de la acción viene la reflexión y esa es mi invitación en estas horas, especialmente convocando a aquellos líderes de la sociedad que tienen en sus manos las decisiones más vitales.

Alberto Medina Méndez