Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/47136

Los primeros estudios en mujeres embarazadas descartaron la transmisión vertical del coronavirus de madre a hijo

Investigaciones en una docena de embarazadas portadoras del virus, que dieron a luz en hospitales de Wuhan demostraron que ni los bebés, ni el líquido amniótico, ni el cordón umbilical o la leche materna dieron positivo en los casos analizados.

mujer-embarazada-450x300.jpg



Según estudios científicos, hasta el momento, no se comprobó científicamente que las mujeres embarazadas corran con mayor riesgo de contagio del coronavirus, por lo que se sugiere seguir los mismos pasos para prevenir la infección que los definidos para el resto de la población. Los artículos publicados y los casos estudiados hasta la fecha muestran que no existe transmisión vertical del COVID-19 de embarazadas a fetos.
“Es importante mantener la calma y estar atentos a la información, que constantemente se está actualizando, publicada por los entes oficiales. Hasta ahora, conocemos que ni pacientes en tratamiento ni gestantes en el tercer trimestre de embarazo demostraron riesgos para la evaluación de su proceso y el estado de su futuro bebé. Sin embargo, es importante tener en cuenta que una viriasis que pueda afectar las vías respiratorias representa una situación de riesgo para cualquier mujer embarazada, por lo cual se recomienda la consulta médica inmediata en caso de presentar cualquier síntoma relacionado”, sostuvo la médica especialista en fertilidad Natalia Fernández Peri, directora médica de IVI Buenos Aires.
Los bebés recién nacidos de madres infectadas con coronavirus parecen no estar en riesgo frente al patógeno, según sugieren dos estudios con una docena de embarazadas que dieron a luz en hospitales de Wuhan (China) cuando cursaban la enfermedad.
Según los relevamientos, salvo en un caso, todos los partos fueron por cesárea y, a pesar de algunos síntomas leves, todos los bebés nacieron libres del virus. Tras la obligada medida de aislamiento separados, tanto los pequeños como sus madres ya están en casa. 
 

Uno de los estudios, publicado este lunes, siguió la evolución de cuatro embarazadas ingresadas en el hospital Unión de Wuhan, epicentro del brote inicial de la pandemia. Las cuatro dieron positivo por coronavirus y se encontraban en la fase aguda de la enfermedad cuando dieron a luz. Todas las mujeres forman parte de una investigación aún en marcha que busca determinar el riesgo de transmisión vertical intrauterina.
En ese sentido, tomadas las medidas de aislamiento especiales para evitar un contagio posparto, como separar a madre e hijo mientras ésta estuviera infectada, los médicos tomaron varias muestras de ambos -del cordón umbilical, líquido amniótico, la primera leche materna o de la garganta de los pequeños- y todas dieron negativo en las pruebas.
Los recién nacidos no presentaron ninguno de los síntomas y niveles propios de la enfermedad, que sí tenían sus madres, como tos, fiebre o linfopenia. Dos de ellos nacieron con erupciones cutáneas de origen desconocido que desaparecieron a los pocos días y sin necesidad de ser tratadas. Todos pesaron más de tres kilos.
“Para evitar infecciones provocadas por una transmisión perinatal o posnatal, nuestros obstetras consideraron que sería más seguro un parto por cesárea”, explicó la investigadora de la Universidad de Ciencia y Tecnología Huazhong (Wuhan) y coautora del estudio Yalan Liu, quien además es pediatra del hospital Unión. Sin embargo, tampoco se infectó el pequeño nacido por vía vaginal.
 
 
Los médicos tomaron varias muestras del cordón umbilical, líquido amniótico, la primera leche materna o de la garganta de los pequeños y todas dieron negativo en las pruebas
También nacieron por cesárea otros nueve niños de madres infectadas internadas en otro hospital, también de Wuhan. Como en el estudio anterior, en este publicado en The Lancet hace unas semanas los resultados indican que tampoco ninguno de los pequeños recibió el coronavirus de su madre.
En ninguno de los casos tomaron muestras ni de la mucosa vaginal ni del canal del parto, por lo que tampoco pudieron determinar el grado de riesgo de un parto natural. Así que, al menos en los nacimientos por cesárea, todo parece indicar que el coronavirus de la madre no pasa al hijo. Sin embargo, los expertos destacaron lo reducido de ambas muestras.
“Tenemos más casos y análisis y hemos ampliado la muestra -señaló- el profesor del departamento de ginecología y obstetricia del hospital universitario de la Universidad Zhongnan y principal autor de este segundo trabajo Yuanzhen Zhang-. Nuestros resultados sobre la propagación vertical coinciden con los de los otros estudios”.

 

Fuente: Infobae.com.ar