Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/50800
Resistencia

Chaco: un nene violado dejó el hospital por la pandemia y su agresor solicitó prisión domiciliaria

Vive en un departamento con sus hermanas mayores, que piden ayuda económica para afrontar la situación. Su violador,  Omar Alberto Verón, condenado a 38 años, solicitó prisión domiciliaria.

La historia del nene, a quien llamamos Santi para preservar su identidad, comenzó cuando tenía siete años, en el barrio donde vivía, en Resistencia, Chaco. Después de que un vecino lo violara y le provocara lesiones internas gravísimas, su vida transcurrió exclusivamente dentro de hospitales. Ahora, para evitar que contraiga coronavirus dentro del centro de salud, lo trasladaron a un departamento donde vive con dos de sus hermanas mayores.

resi.jpg

Su victimario, Omar Alberto Verón, alias el "Japo", era el padre de un amiguito, y una tarde lo invitó a su casa, donde lo agredió sexualmente y lo amenazó con que lo mataría si contaba algo. Verón se escapó pero fue condenado a 38 años de prisión.

Para donar, escribir a @MalenaStein 

Entretanto, Santi estuvo internado en Buenos Aires y fue sometido a numerosas intervenciones. Durante mucho tiempo, le fue imposible comer por la boca y aún ahora le es imposible absorber nutrientes por esa vía y tiene alimentación parenteral.

Su mundo fue una habitación de hospital, donde era cuidado por sus padres, que se alternaron para asistirlo y viajar a Resistencia, donde tienen otros hijos que requieren atención. No es la única vez que se intenta deshospitalizar a Santi. La primera ve, contrajo un virus. Otros ensayos se frustraron porque no estaba preparado psicológicamente. Según Malena Stein, su madrina y benefactora, "se aterrorizaba al salir a la calle".

Ahora, Santi está mejor. "Parece otro chico", dice Malena. La externación fue exitosa, y seguramente durará hasta que se elimine definitivamente el fantasma de la transmisión del coronavirus.

Esta vez no quedaba margen para mantenerlo internado porque el riesgo dentro del hospital, en medio de la pandemia, era alto. El departamento donde vive Santi, cerca del hospital, está solventado por el ministerio de Desarrollo Social. Lo acompañan dos hermanas mayores de edad, porque su mamá, que iba a viajar, quedó varada en Resistencia por la restricción de circulación que se aplicó para evitar la transmisión del COVID-19.

La mujer tiene asignado el pago del plan Alimentar, pero las compras de mercadería, alimentos y artículos de limpieza en Buenos Aires se están cubriendo con donaciones porque la tarjeta es personal y ella no puede trasladarse.

Para donar, escribir a @MalenaStein 

Se está gestionando una excepción para que sea posible que llegue hasta la capital, pero es imprescindible que se le haga un test para verificar que no es portadora del virus. De esto se hará cargo el gobierno de la provincia de Chaco a través del diputado Aldo Leiva, pero también será necesario que el papá, que es empleado de limpieza provincial, obtenga una licencia, porque su entrada y salida diaria del hogar implica un peligro. De todos modos, se decidió esperar hasta el 10 de mayo, cuando es posible que se ingrese en otra etapa con respecto a la pandemia. 

Malena consiguió a través de contribuciones que Santi tuviera un televisor y juegos para estar entretenido y estimulado. También acompaña a una de sus hermanas al supermercado para abastecerse. Recibe aportes en mercadería y dinero a través de Twitter, donde publicó información acerca del progreso del nene.

"Santi no se ve afectado por el aislamiento, pero cuando viajábamos en auto del hospital al departamento me preguntó por qué no había chicos en la calle", recuerda. El chico cumplió años y recibió una torta para soplar las velitas y regalos. "La compré a pesar de la falta de dinero. Ya aparecerá gente que ayude con otras cosas, pero no quería que se quedara sin el festejo", explica Malena.

Para donar, escribir a @MalenaStein 

A partir de que comenzó la campaña de #JusticiaporSanti, incluso antes de la detención del violador, miles de personas se solidarizaron con él a través de las redes. La China Suárez y Abel Pintos fueron apenas dos de los "famosos" que ayudaron a que el caso se hiciera visible.

Entretanto, Omar Verón, el "Japo", de 58 años y con algunos problemas de salud entre los que se cuentan la hipertensión y el sobrepeso, está detenido cumpliendo su pena y esperando el resultado de una apelación en el penal de Sáenz Peña, Chaco. Solicitó que se le concediera el beneficio de la prisión domiciliaria para evitar contagiarse el coronavirus, pero la justicia se lo denegó.

Fuente: TN

Temas en esta nota

Chaco Argentina Abuso sexual
Notas Relacionadas