Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/52801
Corrientes

Conmovedor relato: el correntino que se recuperó de coronavirus dijo que "los médicos son los verdaderos héroes"

El hombre recibió hoy el alta de los médicos. En charla con La Dos agradeció la atención de los profesionales de la salud, además reveló los síntomas que tenía por la enfermedad.

Conmovedor relato:  el correntino que se recuperó de coronavirus dijo que "los médicos son los verdaderos héroes"

Este viernes dieron el alta médica al último paciente que se encontraba internado por coronavirus en Corrientes. Se trata de Carlos Giménez, que estuvo 15 días aislado en el hospital Llano. 

Giménez dialogó de forma exclusiva con La Dos y contó que el primer síntoma que tuvo fue la falta de apetito y ante esto se comunicó con gente del sector epidemiológico quienes le realizaron el hisopado y le detectaron que contrajo COVID-19.

Con la enfermedad confirmada, Carlos estuvo durante una semana en su domicilio. Pero luego debió ser internado en el hospital, a donde llegó tras sentir que le faltaba el aire. “Hacía dos pasos y era como si corría 10 cuadras. Sentía que me explotaba la cabeza”, reveló. 

El hombre tuvo palabras de agradecimientos con los médicos que lo trataron durante su internación. “Ellos son los verdaderos héroes y son los que se merecen los aplausos”, consideró. A la vez agregó que en nosocomio solamente tuvo contacto con el personal de la salud. 

En cuanto a cómo se contagió de coronavirus, comentó que su mujer es trabajadora sanitaria y que ella había contraído primero la enfermedad y que también estuvo internada, pero que ya recibió el alta hace días atrás. 

Giménez aseguró que ahora se encuentra bien, pero que deberá continuar con el aislamiento pero en su hogar. Allí permanecerá solo, por el plazo de 20 días. “Ahora lo que uno valora es abrazarle a las personas que más quiere, pero estoy tan cerca y no poder hacerlo”. 

Por último dijo que fue “una gran alegría” salir caminando desde el hospital y recordó que cuando llegó a ese lugar “daba dos pasos y se cansaba”.