Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/53071
Ovalada

Los equipos de rugby correntinos aguardan la autorización para volver a entrenar


 
En el marco de la emergencia sanitaria, el rugby es uno de los deportes en equipo que busca regresar paulatinamente a las canchas. Los clubes locales presentaron un lineamiento que parte del Protocolo UAR y esperan por el permiso oficial para entrenarse en sus instalaciones.


 


Existe una posibilidad a corto plazo para que el rugby correntino pueda regresar a las actividades en los clubes. Días atrás, los presidentes de Taraguy, Aranduroga y San Patricio visitaron la Secretaría de Deportes y entregaron un protocolo (que lo difundió la Unión Argentina de Rugby) para que con los permisos pertinentes, se pueda regresar a los entrenamientos y de a poco ir normalizando la actividad del rugby en la provincia.

aranduroga taragui.jpg

Pero a la espera de este permiso, los rugbiers mantuvieron sus trabajos físicos diarios, la mayoría siguiendo con programas que el mismo club entregó, dependiendo de la categoría y la posición en la cancha. Al respecto, el medio deportivo digital Mercado Deportivo viene realizando un relevamiento a diferentes deportistas, sobre su rutina en cuarentena. Entre ellos, varios jugadores de rugby correntino respondieron.

Desde Aranduroga, el centro César Jara sostuvo: “Estoy sorprendido como estoy manejando bien el aspecto mental en este encierro. Mi cabeza se mantiene activa porque sigo con actividades a pesar de la cuarentena. Lo físico primero me costó, pero retomé un ritmo de trabajo con una barra y pesas”.

Por otro lado, la experiencia “cebra” quedó en el pensamiento de Leandro Gándara, que dijo: “No haber iniciado el torneo tiene su sabor amargo, ahora hago ejercicios diarios siguiendo un plan con el plantel. El objetivo de mantenernos enfocados para lo que se viene y es importante mantener activa la cabeza. Juego mucho con mi hijo Felipe y en estos casos se valora lo esencial; se trata de sacar lo positivo de todo”.

En Taraguy, manteniendo la misma línea, el fullback Juan Martín Desimoni declaró al sitio especializado: “El trabajo se hace difícil mantenerlo, en momentos parece suficiente pero trabajamos varias veces por semana con el plantel. Trato de estar tranquilo con la ilusión que se termine pronto. Uno pierde motivación sin el rugby pero me metí en el estudio y pasé más tiempo con mi familia”.

Por su parte, el wing “cuervo” Joaquín De la Torre dijo: “En la parte mental estoy relejado, tratando que no me afecte la cuarentena. Y en lo físico me mantengo bien, por suerte con todo el plantel estamos haciendo entrenamientos virtuales, en particular tengo elementos en casa para entrenar”.

Por otro lado, San Patricio también se aprestaba para salir a la cancha y días antes del debut la pandemia paralizó todo. Por eso, el primera línea Marcelo González tuvo que seguir con la rutina casera: “Sigo un plan que mandaron los profesores, pero como vivo en departamento se complica un poco. Pero se intenta sobrellevar, sobre todo la cabeza. Igualmente creo que es un tema importante, sobre todo en los forwards, es la comida. Pero la vamos llevando bien”.

Asimismo, el wing Hugo Sandoval fue otro de los que declaró al medio deportivo MD, diciendo: “Estas semanas traté de enfocarme en mi familia y en mi trabajo. A mi edad se hace difícil mantener un buen estado físico pero me entreno una vez al día para estar a la altura cuando vuelva el rugby. Los más chicos vienen mejor preparados y hay que estar en condiciones”.

Fuente: Diario Epoca

Temas en esta nota

Rugby