Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/54111

Su ex pareja la dejó en coma y ahora la Justicia lo mandaría a convivir con ella

Fátima Aparicio se fue de Salta a Tucumán para intentar escapar de la tremenda violencia de su marido con quien tiene 3 hijos. En la mañana del 8 de mayo del año pasado él ingresó a su casa, se escondió en el baño de ella y la atacó con una maza. Luego intentó afixiarla. Siete veces la golpeó en la cabeza y ella perdió el conocimiento.

 

fatima-730x411.jpg

Despertó 15 días después en un hospital. Sobrevivió al brutal ataque y el hombre, Ernesto Rondón fue a la cárcel. Hoy él podría recuperar su libertad. Ella se salvó por sus gritos. Un vecino llamó a la policía y así logró evitar el asesinato.

 

En el momento de la internación Fátima tenía edema pulmonar, coágulos en el cerebro y múltiples fracturas. Dos meses atrás la Justicia rechazó el pedido de domiciliaria de Rondón ya que el hombre pretendía vivir en la casa de la mujer que casi mata.

 

Sin embargo hoy se vence el plazo y el prisionero podría regresar al hogar de ella donde además hay tres menores.

 

«Hicimos todas las presentaciones en tiempo y forma desde marzo, pero la prórroga todavía no se firmó», le dijo a TN.com.ar Fátima. «Soy el sostén de mis tres hijos, no puedo dejar el departamento porque tengo que seguir trabajando», aclaró ella.

 

Hace una semana que ella decidió esconder a sus hijos. «Que le haga algo a mis hijos sería imperdonable para mí», explicó Fátima y aclaró que su hija de 8 años vive con terror y: «Camina de costado para poder mirar hacia atrás y ver si nos sigue alguien».

 

Una semana antes del brutal ataque ella escuchó un audio de su marido donde descubrió que la quería matar. Fue a presentar la denuncia: «Me mandaron a hacer pericias psicológicas, psiquiátricas y médicas, y dijeron que volviera cuando tuviera los resultados». Los resultados nunca llegaron, una semana después ella ya estaba en coma.

 

«Se me rieron en la cara, literalmente», afirmó angustiada.