Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/58969
Congreso de la Nación

Ana Almirón sobre Ley de Teletrabajo: “Estamos protegiendo el trabajo y ampliando derechos”  

Durante la sesión, la senadora nacional por Corrientes y presidente de la Comisión de Legislación propuso una “Ley de Contrato de Trabajo que esté atravesada, de principio a fin, por la perspectiva de género” para proteger derechos contemplando los “nuevos modelos de familia y las nuevas concepciones sobre maternar”. Ana Almirón destacó la aprobación de la Ley que regula el Teletrabajo para “garantizar derechos a trabajadores y trabajadoras, fija obligaciones a empleadores y protege el trabajo en todas sus formas”.

 

ana almiron.png


 
 
En la octava sesión remota, el Senado de la Nación convirtió en Ley la regulación el Teletrabajo en la Argentina. El proyecto obtuvo el acompañamiento de 40 senadores y senadores del Frente de Todos y aliados, siendo rechazado por el arco opositor. La normativa se implementará 90 días después de que termine el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio vigente. 

El otro tema central de la sesión, que se realizó este jueves 30 de julio y duró más de 6 horas, fue la reestructuración de la deuda pública emitida bajo legislación argentina que fue enviado por el Poder Ejecutivo al Congreso. 

La senadora nacional por Corrientes, Ana Claudia Almirón tomó la palabra durante la sesión para defender la Ley de regulación del Teletrabajo, que ya tenía la aprobación de la amplia mayoría en Diputados.

“Me enorgullece el camino que hemos elegido en esta crisis mundial, lejos de creer que era momento para restringir y achicar, entendimos que hoy más que nunca nuestros y nuestras compatriotas necesitan que no les soltemos la mano y que ampliemos el marco protectorio”, destacó la Legisladora nacional correntina. 

La Senadora del Frente de Todos indicó que con la ley sancionada “estamos cumpliendo el mandato constitucional de proteger al trabajo en todas sus formas y seguimos pensando esta pandemia en clave de ampliación de derechos”.

Ana Almirón también propuso una “Ley de Contrato de Trabajo que contemple la perspectiva de género”. En ese sentido, la legisladora nacional amplió: “Nuestras trabajadoras merecen una Ley de Contrato de Trabajo que esté atravesada, de principio a fin, por la perspectiva de género, donde se contemple los nuevos tipos de familia y las nuevas concepciones sobre maternar y paternar que hoy están vigentes, distintas a las formas de la década del 70”. También agregó la importancia de incorporar a las disidencias en esta reforma, ya que no cuentan con presencia en la actual normativa de trabajo. 

La legisladora nacional por Corrientes indicó que “la sociedad se merece que, en un tiempo no muy lejano, podamos avanzar hacia una actualización de la Ley de Contrato de Trabajo o por qué no al tan ansiado Código de Trabajo con perspectiva de género”.

Previamente el proyecto fue abordado por la comisión de Trabajo y Previsión Social del Senado; órgano donde tuvieron intervención representantes de los trabajadores y trabajadoras (CGT, CTA y sindicatos de base), de las instituciones que aglutinan las cámaras empresariales(UIA, IDEA, Argencon, ADEPA, CIPPEC); el Ministro de Trabajo de la Nación, Claudio Moroni en representación del Estado Nacional.

 
 

Los principales puntos de la nueva Ley de Teletrabajo
 
● Las personas que trabajen bajo la modalidad de teletrabajo gozarán de los mismos derechos y obligaciones que quienes trabajen bajo la modalidad presencial
 
● La remuneración de los teletrabajadores no podrá ser inferior a la que se percibe bajo modalidad presencial y los convenios colectivos deberán prever una combinación entre prestaciones presenciales y por teletrabajo.
 
● La jornada laboral debe ser pactada previamente por escrito en el contrato de trabajo, de conformidad con los límites legales y convencionales vigentes.
 
● Las plataformas y/o sistemas utilizados por el empleador a los fines del teletrabajo deberán desarrollarse de modo acorde a la jornada laboral, impidiendo su conexión fuera de la misma.
 
● Se establece el derecho a la desconexión digital. Eso implica que el teletrabajador tendrá derecho a no estar conectado a los dispositivos digitales y/o tecnologías de la información y comunicación fuera de su jornada laboral y durante los períodos de licencias. Tampoco podrá ser sancionado por hacer uso de este derecho.
 
● Las personas que trabajen en tareas de cuidado y acrediten tener a su cargo, de manera única o compartida, el cuidado de personas menores de 13 años, personas con discapacidad o adultos mayores que convivan con la persona trabajadora y que requieran asistencia específica, tendrán derecho a horarios compatibles con las tareas de cuidado a su cargo y/o a interrumpir la jornada.
 
● El cambio de una posición de trabajo presencial a uno de teletrabajo, salvo casos de fuerza mayor debidamente acreditada, deberá ser voluntario y el consentimiento tendrá que prestarse por escrito. Ese consentimiento será reversible en cualquier momento de la relación laboral.
 
● El empleador deberá proporcionar el equipamiento, las herramientas de trabajo y el soporte necesario para el desempeño de las tareas. Asimismo, tendrá que asumir los costos de instalación, mantenimiento y reparación de las mismas, o compensar por la utilización de herramientas propias de la persona trabajadora. 
 
● El trabajador será responsable por el correcto uso y mantenimiento de los elementos y herramientas de trabajo provistas por su empleador y deberá procurar que no sean utilizados por personas ajenas a la relación o contrato de trabajo.
 
● El teletrabajador tendrá derecho a la compensación por mayores gastos en conectividad y/o consumo de servicios que deba afrontar. Esta compensación quedará exenta del pago del Impuesto a las Ganancias.
 
● El empleador deberá garantizar la correcta capacitación en nuevas tecnologías, la cual se podrá realizar en forma conjunta con la entidad sindical representativa y el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación.
 
● Los teletrabajadores gozarán de todos los derechos colectivos, y serán considerados, a los fines de la representación sindical, como parte del conjunto de quienes trabajen en forma presencial.
 
● La representación sindical será ejercida por la asociación sindical de la actividad en la que los trabajadores presten los servicios. Quienes realicen teletrabajo deberán ser anexados por el empleador a un centro de trabajo, unidad productiva o área específica de la empresa, a los efectos de elegir y ser elegidas para integrar los órganos de la asociación sindical.
 
● La autoridad de aplicación dictará las normas relativas a la higiene y seguridad laboral en el ámbito del teletrabajo, para brindar una protección adecuada a las personas trabajadoras bajo esta modalidad. También determinará la inclusión de las enfermedades causadas por esta modalidad laboral dentro del listado del art. 6 inc. 2 de la ley 24.557. Los accidentes sucedidos en el lugar, jornada y en ocasión del teletrabajo se presumirán accidentes de trabajo conforme al art. 6 inc. 1 de la ley mencionada.
 
● Los sistemas de control destinados a la protección de los bienes e informaciones de propiedad del empleador deberán contar con participación sindical para salvaguardar la intimidad y la privacidad del domicilio de la persona trabajadora.
 
● El empleador también deberá garantizar la protección de los datos utilizados y procesados por la persona que trabaja bajo la modalidad de teletrabajo para fines profesionales, no pudiendo hacer uso de sistemas de vigilancia que violen la intimidad.
 
● En lo que respecta a las prestaciones transnacionales, se aplicará el contrato de trabajo respectivo de la ley del lugar de ejecución de las tareas o la ley del domicilio del empleador, según sea más favorable para la persona trabajadora. En el caso de contratación de personas extranjeras no residentes en el país se requerirá la autorización previa de la autoridad de aplicación. Los convenios colectivos deberán establecer un tope máximo.
 
● El Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación será la autoridad de aplicación de la nueva ley y deberá reglamentarla dentro de los 90 días. En el ámbito de su competencia se deberán registrar las empresas que desarrollen esta modalidad, acreditando el sistema o plataforma a utilizar y la nómina de personas que desarrollan estas tareas. Toda inspección de la autoridad de aplicación, de ser necesaria, deberá contar con autorización previa de la persona que trabaja.