Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/59314

Las vueltas de la vida

Aproveche el fin de semana para hacer eso que nunca hice: gracias a la insistencia de un par de amigos, me animé a meterle unos cuantos kilómetros en bicicleta, por espacios de poco tránsito, pero también de los otros.

Por alguna extraña razón, en tiempos de coronavirus, nos ponemos a realizar actividades que jamás hubiésemos hecho, en la vida normal anterior. Pero que hoy, o por sacarle el jugo o por miedo a perderlo todo, le metemos pata.

Eso hice, eh. Subí y avance sin rumbo fijo. Grande fue mi sorpresa al encontrar más gente de la debida en lugares indebidos para el amontonamiento. Y mucho más sorprendente, si considero que dicha juntada, angaú, no está permitida. Fulbitos, bailantas callejeras, gente sin barbijos...

A esto le sumo la otra noticia de los electro festejadores que le metieron pachanga sin importar que este prohibido. Esa actitud altamente condenable es, si se quiere, similar a  otras imágenes que encontré en el paseo ciclístico.

A la par, llegaron noticias no tan gratas para los que aman amucharse: las reuniones quedan suspendidas en todo el país, hasta nuevo anuncio. Entiendo que esto también incluye a lo que aún no se permite en materia de encuentros.

Junto con los avisos, ciertos titulares que hablan de un leve crecimiento de casos importados de covid en nuestra provincia, deberían al menos mantenernos con las antenas levantadas. Con los sensores arácnidos a flor de piel. Y con más tapabocas y alcohol que nunca.

Dicho de otro modo: deberíamos darle bola a eso que está pasando. Si no queremos que las vueltas de la vida nos lleven de vuelta a dónde alguna vez estuvimos. Aislados. Encerrados. Y sin pedaleo posible.

Temas en esta nota

Opinión Daniel Collinett