Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/62847
Depilación definitiva

Cuando un tratamiento nos ayuda a quitar ciertos complejos

Ciertas partes bellas de nuestra piel, no lucen tan atractivas (al menos para nuestros ojos) cuando el vello se hace presente. Incomoda , molesta y trata incluso de ser ocultado, por quienes "sufren" injustamente debido a su aparición o crecimiento.

Dos cosas hay que decir al respecto: 
Primero que es normal que el vello exista. Y es lógico que también se manifieste a medida que pasan los años, en diversas zonas. Aún en aquellas que no crecían anteriormente.
Por otra parte, existen hoy maneras de quitarlo que garantizan una perdurabilidad y desde allí, la posibilidad de exhibir lo que antes no se mostraba.
En este punto vamos a detenernos, ya que los métodos de depilación prolongada o definitiva, son hoy las herramientas más utilizadas para afrontar esta realidad.
La luz pulsada intensa y el láser vinieron a solucionar hace unos años un problema estético que hasta entonces, contaba con técnicas que además de no solucionarlo definitivamente, muchas veces lastimaban la piel. 
Ambos tratamientos son rápidos , indoloros, ambulatorios. Inmediatamente post sesión se puede continuar con la vida habitual, ya que requieren de mínimos cuidados del paciente y tienen el plus de mejorar la calidad de piel en la zona tratada. 
En la actualidad, hombres y mujeres de todas las edades, incluimos adolescentes y en situaciones muy especiales ( bulling ) niños y niñas son quienes se acercan a la consulta buscando este procedimiento, que se utiliza en todas las zonas del cuerpo en donde exista pelo que esté molestando estéticamente 
Axilas, cavado, piernas , bozo y mentón, en el caso de las mujeres; y la zona pectoral, espalda, la barba que muchas veces se inflama generando foliculitis, para los hombres, además lo que siempre es requerido por deportistas , físicoculturistas o personas entrenan y desean lucir su musculatura sin vello.

Soraya 1

También aparecen zonas menos frecuentes  como el dorso de los dedos de manos o pies, naríz, orejas, patillas, nuca, zona sacra ( parte baja de la espalda) antebrazos o brazos.
Una sesión cada treinta días, de pocos minutos en el consultorio es lo indicado, para lograr paulatinamente el resultado pretendido.
La estética médica sigue dando respuestas. Y es una bella noticia saber que los pasos que se siguen dando, nos ayudan a vernos cada vez mejor.

soraya 2