Para ver esta nota en internet ingrese a: https://www.radiodos.com.ar/a/65591
La batalla de Fernando

Un hombre venció al COVID-19 luego de 57 días en terapia intensiva y 5 meses lejos de su casa

Fernando Raúl Vivas tiene 59 años y su vida dio un giro 180 cuando fue diagnosticado con coronavirus. Te contamos su batalla y el largo camino de regreso a su hogar.

Un hombre venció al COVID-19 luego de 57 días en terapia intensiva y 5 meses lejos de su casa

Fernando Raúl Vivas tiene 59 años. Los cumplió el domingo 23 de agosto en la Clínica Castillo Morales, en Córdoba, un centro de rehabilitación. Aunque Fernando ya no sabe qué día festejar..."si lo que dice el DNI o el día que salí de terapia intensiva". 

Fue el 26 de mayo que lo pasaron a una sala común. Atravesó, descalzo y en silla de ruedas, una especie de puente que formaron los trabajadores de la salud del Sanatorio del Salvador. Aquel día el paciente se llevó todos los aplausos porque realmente fue uno de los casos más preocupantes en aquella provincia, presentó un cuadro de gravedad extrema. 

Estuvo más de 50 días en terapia intensiva. Sedado, con respiración mecánica, con fallas en sus riñones, hígado, corazón.  Empezó con síntomas el 27 de marzo. No sabe cómo se contagió pero sospecha que pudo haber sido a través de un compañero de trabajo porque él no viajó a ningún lado. En ese momento recién se empezaba a palpitar este nuevo virus en Argentina. Primero fiebre, después dolor de cuerpo y finalmente dificultades para respirar. Así que el 30 activaron el protocolo y lo internaron. 

"Me hicieron una tomografía y vieron que tenía un pulmón y medio tomado, el hígado y los riñones afectados y algo a nivel cardiológico. Lo último que yo me acuerdo fue que 20 minutos después de ingresar a la clínica que me dijeron 'te vamos a tener que dormir porque hay que intubar; necesitás asistencia respiratoria'. Me desperté a los 57 días" recuerda Fernando en diálogo con Filo.News.

Vivas está casado con Silvana y tiene cuatro hijos de entre 13 y 35 años, dos de una pareja anterior. Eso le permite poder contarme qué fue lo que pasó en el Sanatorio del Salvador mientras él estaba en coma farmacológico. Se lo contaron cuando despertó y ahora él es el encargado de contármelo a mí. 

Del círculo íntimo de su familia se contagiaron su mujer y su hija más grande. "Mi señora dio tres veces positivo a los test de coronavirus. Mi hija 5, estuvo más de un mes con COVID-19. Por suerte ambas fueron asintomáticas pero recién cuando dieron negativo pudieron venir a verme" relató Fernando quien no corrió con tanta suerte. Seguramente sus enfermedades previas, hipertensión arterial, obesidad, hígado graso, influyeron. 

"Salgo del COVID y entro a los 17 días en una neumonía aguda por KPC (Klebsiella Pneumoniae Carbapenemasa), la bacteria intrahospitalaria que principalmente está en los respiradores. Los riñones no tenían la oxigenación suficiente para eliminar todas las toxinas. El hígado tampoco estaba trabajando. Así que me hacen diálisis. Entro en una falla multiorgánica y comienzo a depender solamente del corazón. Así estuve 4 días...al borde la muerte. Lo único que funcionaba era mi corazoncito".

"En ese momento a mis familiares los llamaron para que se despidan. El jefe de guardia les dijo 'está muy grave, está dependiendo de su corazón nada más, nos entra en paro cardíaco y está tan débil que no lo vamos a poder sacar y lamentablemente ustedes no van a poder venir a verlo, así que les aviso'" contó Fernando que puede estar hablando conmigo gracias a un milagro. "Así fue durante 4 días. Les decían que yo estaba muy grave, con pronóstico reservado, pero todavía vivo".  

Poco a poco sus órganos recuperaron sus funciones. "Empezó a recuperarse el pulmón y los riñones" pero Fernando seguía con fiebre. "Después de varios análisis encontraron que un catéter de la diálisis me había provocado una infección y por eso levanté temperatura. Vuelvo a tener una infección pulmonar", contó. 

"Tras un shock de antibióticos logran reducir la cantidad de horas de respirador hasta que en 10/15 días me lo sacan por completo y para principios de mayo despierto”, detalló. 

Despertar con secuelas

Cuando Fernando llegó a la clínica con síntomas de coronavirus pesaba 90 kilos. Salió de terapia con 30 kilos menos. Perdió grasa pero también masa muscular. No tenía fuerzas para pararse ni para caminar solo. 

Estuvo más de 50 días dormido con las manos cerradas por lo que el dedo meñique de la mano izquierda y el dedo anular le quedaron un poco contraídos quizás por alguna lesión en el nervio.

Se levantó con una escara -por estar tanto tiempo en la misma posición- y sus cuerdas vocales se dañaron un poco. Se le nota una leve disfonía mientras hablamos por teléfono pero igual se siente la felicidad en su voz por haber vuelto a nacer. 

Cuando salió de terapia lo llevaron a una sala VIP donde permaneció durante 13 días. "A la mañana me visitaba mi hijo, a la tarde se quedaba mi hija y a la noche mi esposa". Con sesiones de kinesiología por medio recuperó fuerzas y empezó a comer solo. Con ayuda de una fonoaudióloga y un "aparatito" pudo decir sus primeras palabras. "Con muchísima más disfonía de la que tengo ahora", resalta. "Estuve 5 días con ese aparatito".

El 18 de junio, Fernando deja el sanatorio donde estuvo dos meses y 22 días y se va directo a la Clinica Castillo Morales, un centro de rehabilitación donde entre sesiones de kinesiología, terapia ocupacional, fonoaudiología, psicólogo y enfermero logra recuperar su independencia total: caminar solo, subir y bajar rampas y escaleras, etc. No fue rápido ni fácil, pasaron otros 2 meses y 10 días. En total fueron 5 meses fuera de su hogar. 

Finalmente se va el viernes 28 de agosto con un alta voluntaria porque ya extrañaba su casa. Los médicos accedieron bajo la promesa de que el paciente siguiera haciendo las rutinas de ejercicios en su hogar. 

Por último cerró la conversación con un mensaje de concientización a la gente. "Tengan mucho cuidado. No crean que es un invento del Gobierno, el periodismo y de los médicos. Existe. Te puede agarrar como a mí que me salvé de casualidad o asintomático como a mi familia pero el bicho está entre nosotros".

"Hay cuatro cosas que hacer para protegernos: usar barbijo, mantener la distancia social, lavarse las manos y no confiarse", me dijo y cortó. 

Coronavirus hoy en la Argentina 

La cantidad de muertos alrededor del mundo a causa de la pandemia de coronavirus, que se originó a fines del año pasado en Wuhan, China, superó el millón y los contagiados rondan los 32.750.000.

América es el continente que registra mayor número de víctimas y de enfermos a causa de coronavirus. A 200 días del primer caso en la Argentina y a seis meses del comienzo del aislamiento obligatorio, los infectados por COVID-19 en el país son 711.321 y 15.749 las víctimas fatales. 

Estados Unidos lidera el ranking de naciones con mayor cantidad de casos (alrededor de 7.200.000) y víctimas fatales (cerca de 208 mil). En cuanto a casos registrados, el segundo país en la lista es la India, que superó los 5,9 millones de contagios y registra más de 94 mil muertes, con lo que es el país asiático más afectado por el virus. El tercer lugar a nivel mundial lo ocupa Brasil, con más de 4.720.000 infectados y más de 141 mil muertes.

En Europa, el Reino Unido tiene la mayor cantidad de fallecidos: roza los 42 mil. En tanto, con aproximadamente 668 mil casos y más de 16 mil muertes, Sudáfrica es la nación más afectada en África.

Fuente: Filo News